Inicio » Aun a costa de su vida, Gladis Lanza mantiene su lucha feminista

Aun a costa de su vida, Gladis Lanza mantiene su lucha feminista

Por Yunuhen Rangel y Anayeli García
feminicidio82archivocimac

Acusada de “terrorista, disidente política y comunista”, Gladis Lanza Ochoa es una de las activistas más reconocidas de Honduras, pero también una de las más amenazadas, ya que ha padecido arrestos, torturas y persecuciones; incluso en una ocasión sufrió un atentado con bomba… y no obstante, advierte que no piensa dimitir a sus convicciones feministas.   
 
Militante de las causas sociales, admiradora de la antropóloga mexicana Marcela Lagarde y entusiasta de la política, Gladis critica a su país: “¿Qué es lo que hay ahora? Leyes, instituciones, Derechos Humanos, pero no hay acciones reales que nos garanticen todos esos derechos. Entonces, estamos en un avance de escritos, de muchos escritos, pero realmente un resultado de eso no hay”.
 
En entrevista con Cimacnoticias, la activista centroamericana cuenta cómo ha sido su lucha y afirma: “Con sólo oír hablar a las mujeres y oír lo injusta que ha sido la vida con todas nosotras, hay razón de seguir adelante en esto. Es una lucha interminable, sí, pero tiene una razón que aprendí desde niña: la justicia. Eso es lo más importante”.
 
Desde muy joven Gladis se integró a la lucha sindical, luego se lanzó al activismo político y ahora como feminista. En su momento fue una férrea crítica de las dictaduras latinoamericanas, se caracterizó por su defensa de los Derechos Humanos (DH), y en algún punto de su historia comenzó a apoyar la causa de las mujeres, tema que hoy es imprescindible en su vida.
 
Esta trayectoria le ha dado un lugar como feminista hondureña y líder del Movimiento de Mujeres por la Paz Visitación Padilla, agrupación que ha empujado la promulgación de una Ley de Violencia Doméstica, una Ley de Igualdad, reformas penales en materia de feminicidio, y la creación de juzgados de violencia familiar y refugios para mujeres.
 
Como si fuera poco, también ella y el movimiento de mujeres ha documentado las violaciones a los DH durante y después del golpe de Estado contra el presidente Manuel Zelaya, perpetrado en 2009.
 
Gladis nació en un hogar donde su madre era el sustento y su padre un personaje cercano, pero ausente porque tenía otra familia. Esa fue la razón que la hizo borrar sus apellidos paternos.
 
“Mi papá ya murió bastante mayor y me preguntaba por qué había tomado esa decisión. Yo le contestaba que estoy orgullosa de los dos apellidos de mi madre porque ella fue una heroína”, cuenta.
 
El padre de Gladis fue un hombre importante y su madre una joven humilde, así que ella creció en medio de esa división de contextos. “Después de todo eso, crecí, estudié. Hubo un problema con mis estudios porque yo quería ir a la universidad y mi papá decía que ya era suficiente con lo que ya había estudiado.
 
“Mi mamá, que era una conspiradora de primera, desde niña me había enseñado, se sentaba horas con todos nosotros y nos contaba la historia de Honduras. Decía que era impresionante cómo el gobierno norteamericano se va apoderando del país y del pensamiento de la ciudadanía.
 
“Ella era una mujer que leyó mucho, sólo cursó tercer o cuarto grado, pero sabía mucho, no había libro que cayera en sus manos que no leyera”.
 
La educación fue la primera batalla ganada de una larga historia de luchas. En la década del 60 se creía que las mujeres nacieron para cuidar a sus maridos, su casa y sus hijos, pero aún así ella logró convencer a su padre y entrar al bachillerato; después comenzó a laborar en una empresa del Estado y allí se adentró al sindicalismo.
 
Cuando tenía 22 años de edad, su sindicato ofreció becas para estudiar en México. Gladis fue una de las primeras en apuntarse y se aventuró a la odisea de salir de su país, aun cuando fue tachada de reclutarse al comunismo. Estar en este país sembró más dudas que certezas.
 
Desde antes sospechaba de los manejos turbios de su agrupación gremial: “El sindicato promovía cosas que no me parecían justas, sabía que había corrupción en los dirigentes y yo empezaba a plantear cosas diferentes. Creo que por eso me dieron la beca, para que me callara. Me ‘despacharon’”.
 
A su regreso a Honduras, Gladis comenzó a promover cambios y logró ser dirigente de la sección sindical de Tegucigalpa. “Me convertí en una dirigente nacional, pero ahora me doy cuenta de que en esos años tenía un lenguaje y conducta evidentemente machistas, y pienso que por eso me aceptaban, tuve que masculinizarme para que me aceptaran porque había mucha discriminación”.
 
A finales de años 70, ya como madre y esposa, viajó a Cuba a estudiar pero cuatro años después regresó a su país y tuvo que permanecer en la clandestinidad porque en 1982 las guerrillas y las revueltas sociales estaban en pleno apogeo.
 
Vivió refugiada por un año, pero en 1985 la policía política la capturó y la torturó; fue condenada a 33 años de cárcel pero la presión del sindicato y las influencias de su padre la sacaron de prisión.
 
La persecución era por su activismo político, la defensa de la empresa energética donde laboraba y por su defensa de los DH. Para 1989 la situación era la misma y la represión se recrudeció.
 
Por esa época en su casa pusieron una bomba, pero logró salvar la vida. “Fue dramático, la casa quedó inservible, el carro igual, la casa se partió. Yo tenía las piernas heridas”, recuerda.
 
Sobre ese episodio agrega: “Se hicieron movilizaciones muy grandes, se denunció pero jamás se supo quién puso la bomba. Ellos saben, yo también, pero es claro que ese ‘escuadrón de la muerte’ sigue ahí. Ese escuadrón es el que me sigue”. En ese momento decidió que no podía parar a su lucha.
 
Las amenazas en su contra han llegado hasta la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que le ha brindado medidas de protección.
 
Años antes, en 1984, al calor del caos social comenzó a trabajar el Movimiento de Mujeres por la Paz Visitación Padilla y aunque Gladis estaba en otros espacios se acercó a las mujeres para escuchar las historias de abusos y violaciones que padecían y sobre las infecciones de transmisión sexual propagadas por los soldados norteamericanos.
 
“Empecé a incorporarme a la lucha del movimiento de mujeres sin separarme del sindicato. Aquí estoy, ya posicionada. Sé que ésta es mi lucha, estoy comprometida con la lucha de las mujeres, he crecido mucho con ellas. He aprendido más de ustedes que ustedes de mí, pero ustedes ni se dan cuenta”, dice orgullosa.
 
En enero próximo, el Movimiento Visitación Padilla cumplirá 30 años de lucha, justo el día que tomará posesión el nuevo gobierno hondureño.
 
Al respecto, Gladis afirma que el movimiento está listo para continuar trabajando, aunque lamenta que de los presidenciables, Xiomara Castro sea la candidata con menos oportunidades por ser la esposa del presidente derrocado.
 
13/YRyAG/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: