Inicio Avances serios en derechos femeninos para afrontar el Sida

Avances serios en derechos femeninos para afrontar el Sida

Por la Redacción

La batalla global contra el VIH/ Sida fracasará si no se consiguen avances serios en los derechos de las mujeres en los países más pobres, de acuerdo con el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA).

La falta de equidad entre mujeres y hombres es uno de los factores que influye en la diseminación del VIH/Sida en las mujeres y cada vez más ese padecimiento adquiere un rostro femenino, reprodujo el portal Mujereshoy.

El número total enfermos de Sida en el mundo es de 39,4 millones de personas y casi el 50 por ciento de esa cifra es de mujeres. Los mayores incrementos se registraron en Asia y Europa Central.

Entre los países especialmente afectados se encuentran China, Indonesia, Vietnam, Ucrania y Rusia mientras que en África Oriental, Camboya, Tailandia y Brasil ha disminuido el número de casos.

En el Informe sobre la epidemia mundial de SIDA 2004, dado a conocer esta semana por el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida ONUSIDA se destaca que los derechos de las mujeres son fundamentales.

La lucha contra el Sida debe concentrarse en las mujeres, es decir, mejorar la educación escolar para niñas y combatir la violencia sexual.

La violencia contra las mujeres es un mal que afecta a todos los países del mundo, pero está aumentando la epidemia de Sida en el mundo subdesarrollado, donde mujeres y niñas, muy a menudo, no tienen el poder para negarse a la actividad sexual ni exigir el uso de condones.

El este de Asia experimentó el mayor crecimiento de casos de esa enfermedad en mujeres en los últimos dos años con el 56 por ciento. Europa Oriental y Asia Central le siguieron, con 48 por ciento. En el Caribe, el área más afectada del mundo después del África Subsahariana, las mujeres jóvenes corren dos veces el riesgo de enfermar que los hombres de su edad.

En muchas partes del mundo, enfatizar que el matrimonio y las relaciones monógamas de largo plazo son un factor que protege del Sida resulta falso, porque las mujeres no tienen poder de decisión sobre las condiciones para realizar el coito.

Esa estrategia, apoyada por el paquete de medidas para prevenir el Sida en Estados Unidos, podría resultar contraproducente ya que la condición de estar casada incrementa de hecho en algunas zonas el riesgo de contraer el VIH/Sida, indican algunas investigaciones.

Un estudio realizado en varias zonas de Kenia y Zambia detectó, por ejemplo, que entre las adolescentes, la enfermedad del VIH/Sida fue 10 por ciento mayor en las casadas que para aquellas que mantenían una actividad sexual sin haber contraído matrimonio. Un hallazgo similar se presentó en Uganda.

Las mujeres casadas en algunos países africanos corren más riesgo que las solteras frente al VIH, porque las jóvenes suelen casarse con hombres mucho mayores por razones económicas, y es más probable que esos maridos hayan tenido otras relaciones y que hayan estado expuestos al VIH, según el informe.

En Latinoamérica y el Caribe, donde la expansión del Sida parece estar estrechamente vinculada al factor de la pobreza. más de un millón 700 mil personas es portador del virus del Sida y de ellos unos 95 mil fallecieron en 2004.

En el mismo período, se registraron 240 mil nuevos casos y en los dos últimos años, se ha registrado una acelerada expansión del virus entre las mujeres, de 520 mil a 610 mil casos.

Los datos de ONUSIDA muestran que, con 440 mil nuevos casos, la enfermedad es la principal causa de muerte entre personas de 15 a 44 años en el Caribe.

En cinco países caribeños, Bahamas, Belice, Guyana, Haití y Trinidad Tobago, la prevalencia nacional sobrepasa el 2,3 por ciento. Por tal razón, el Caribe se ha convertido en la segunda región más afectada en el mundo, después del África Subsahariana.

De acuerdo con ONUSIDA, en el 2010 la esperanza de vida en el Caribe, en particular en países como Haití y Trinidad Tobago, no sobrepasará los diez años, si no se invierten enormes recursos para combatir la propagación de la enfermedad.

En países como Guatemala y Honduras, la prevalencia nacional del VIH en las personas adultas supera el 1 por ciento, pero en otros, como Brasil, una incidencia más débil oculta el hecho de que se están gestando graves contagios.

En Brasil, ONUSIDA relaciona los factores pobreza y falta de controles sanitarios mientras que destaca una clara correlación entre una condición socioeconómica inferior y una prevalencia del 7 por ciento de seropositivos entre los profesionales del sexo en las ciudades de Santos y Sao Paulo, mientras que el porcentaje alcanzaba hasta el 18 por ciento entre profesionales del sexo en las favelas, y al 23 por ciento entre las mujeres iletradas.

La presencia del VIH/Sida en Argentina se concentra en las zonas urbanas de las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, y se calcula que un 65 por ciento de ese mal se registra en la capital y sus suburbios. No obstante, la mayoría de los nuevos casos se ha registrado entre las personas más desfavorecidas y las menos instruidas del país.

En Venezuela, se registra uno de los más importantes avances del Sida con 170 mil casos y se concentra en las zonas urbanas y turísticas.

Si bien en Costa Rica las relaciones sexuales entre hombres constituyen el factor principal de propagación, no es menos cierto que en la gran mayoría de los países latinoamericanos el aumento de la enfermedad tiene denominadores comunes como la pobreza, uso de drogas inyectables y otros comportamientos de alto riesgo, además de un escaso acceso a los tratamientos retrovirales.

2004/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content