Inicio Balance de ONG españolas un año después del tsunami

Balance de ONG españolas un año después del tsunami

Por la Redacción

La Coordinadora de ONG para el Desarrollo (ONGD) de España dio a conocer hoy un informe que presenta el balance de trabajo de 23 ONGD a un año del tsunami que devastó el sureste asiático y dejó en situación de alta vulnerabilidad a mujeres, niñas, niños, ancianas y ancianos de la región.

De acuerdo con el informe, en lo que respecta a la valoración de la labor realizada, “las ONGD españolas realizaron un despliegue rápido y numeroso de medios y personal cualificado para atender a la población damnificada. Nunca antes las organizaciones se habían enfrentado a una emergencia de tal magnitud que abarcaba miles de kilómetros de costa -en 8 países del sureste asiático y en zonas de África Oriental- y con 2 millones de personas damnificadas”.

Al respecto, indica que “teniendo en cuenta los principios de universalidad e imparcialidad en la ayuda, se priorizaron las zonas más afectadas y donde la comunidad disponía de menos recursos, zonas apartadas de grandes núcleos de población rural y urbano-marginales, o minorías más vulnerables”, y que la reconstrucción ha sido lenta debido a “dificultades administrativas, logísticas y políticas en las diferentes zonas y países afectados”.

En lo que se refiere a los fondos recaudados, la Coordinadora destaca que el total fue de 79 millones de euros, de los cuales 69 millones provienen de fondos privados y 10 de fondos públicos, y reporta que “en este año -emergencia y primeros meses de reconstrucción- se han invertido 23 millones de euros. La cantidad restante está ya comprometida para próximos años en proyectos de rehabilitación y reconstrucción, y en prevención: preparación, mitigación y respuesta ante desastres”.

En el informe se asienta que las ONGD españolas han desplazado a un total de 180 cooperantes que han desarrollado su actividad junto con 2 mil 736 profesionales locales contratados sobre el terreno. Asimismo, indica que el país donde más organizaciones han trabajo en emergencia y trabajan actualmente en la reconstrucción es Sri Lanka (17 ONGD), seguido de la India (14), Indonesia (12) y Tailandia (7).

Dos tercios de las organizaciones tienen previsto permanecer en las zonas afectadas más de dos años para continuar las labores de reconstrucción y rehabilitación.

El documento afirma que la infancia ha sido el grupo de población más asistido, seguido de población vulnerable conformada por mujeres, pescadores, castas inferiores, agricultores, ancianas, ancianos y personas discapacitadas, y que los sectores en los que se intervino fueron mayoritariamente salud, alimentación y nutrición. También se trabajó en el desarrollo de las capacidades locales, en dar refugio a la población damnificada, en agua, saneamiento, y condiciones higiénicas, y en educación.

Finalmente, entre los obstáculos para realizar su labor, la Coordinadora detalla los siguientes: falta de coordinación y cooperación por parte de las autoridades locales; excesiva burocracia en los países afectados, lo que provocó ralentización en la ejecución de los programas y un ritmo lento en la adopción de acuerdos, y dificultades de acceso a las zonas más dañadas.

A estos factores se suma el elevado y diverso número de actores en la zona (gobiernos locales, agencias internacionales, ejércitos, compañías privadas, ONG locales e internacionales, fundaciones, etc), muchos de ellos sin cualificación, lo que complicó el trabajo de coordinación y la eficacia y rapidez de las acciones desarrolladas, al igual que los conflictos armados, la discriminación y la falta de comprensión de organismos financieros.

Asimismo, la Coordinadora da cuenta de algunas lecciones aprendidas; entre otras, que la participación de la comunidad está teniendo muchos efectos positivos, pues contribuye a la recuperación psicosocial y del tejido social. El fortalecimiento comunitario y la integración de los trabajos de las ONGD en las comunidades es fundamental.

Destaca también el trabajo de sensibilización e incidencia política en la labor humanitaria sobre el terreno; el trabajo de incidencia política ha sido muy positivo en el ámbito internacional y, sobre todo, en los países afectados, especialmente en cuestiones de género y de derechos sobre la propiedad de la tierra.

Finalmente, establece también que es “de vital importancia desarrollar programas de prevención, mitigación y preparación para futuros desastres y reducir al máximo los efectos que puedan producir. Es necesario presionar a los gobiernos para que adquieran planes de contingencia para toda la población, sin discriminaciones, y es fundamental llevar a cabo proyectos de medios de vida tradicionales para el desarrollo sostenible de estas regiones”.

05/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content