Inicio Banca Azteca amenaza más de dos mil organizaciones de ahorro y crédito popular

Banca Azteca amenaza más de dos mil organizaciones de ahorro y crédito popular

Por Román González

Las nuevas reglas elaboradas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNB) y la nueva competencia que anunció la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para la operación de Banca Azteca amenazan la sobrevivencia de más de dos mil 500 organizaciones de ahorro y crédito popular.

Con ello, los grandes perdedores serán los más de 25 millones de connacionales que viven en poblaciones rurales menores a dos mil 500 habitantes, aseguró el director de la organización Alternativas y Procesos de Participación Social, Raúl Hernández.

Las organizaciones de ahorro y crédito popular, explicó el director de Alternativas, estarán en desproporcionada competencia con Banca Azteca –perteneciente a la familia Salinas Pliego-pues gracias a su gran respaldo económico puede ofrecer una gama amplia de servicios a sus clientes, mediante cerca de 900 sucursales distribuidas en las 220 ciudades más importantes del país.

A partir de esta situación, destacó Hernández, se complica aún más la situación de las organizaciones de ahorro y crédito popular que operan en nuestro país; en especial para aquellas que trabajan en regiones marginadas.

Además, insistió, se irá consolidando progresivamente el proceso de despojo que sufrirá el sector popular al perder el servicio que les proporcionaban esas instituciones tan valiosas; pero, lo que es peor, “perderán la posibilidad de orientar su desarrollo por medio de instituciones autogestivas que el propio sector popular controla y dirige”.

Respecto a las consecuencias, abundo el especialista, es previsibles que con esta nueva configuración un gran número de instituciones continuará operando al margen de la ley; con lo que quedarán expuestas a severas sanciones.

Igualmente es previsible que de manera progresiva irán desapareciendo muchas de ellas; tanto por la amenaza que representan las sanciones potenciales, como por la competencia de nuevas instituciones reguladas.

Raúl Hernández también explicó que sólo un grupo muy reducido de instituciones podrá efectuar las transformaciones requeridas, alcanzar el nivel de viabilidad y mantener el atractivo de sus servicios para sus socios y clientes. “Es de esperar que estas instituciones se ubiquen en el primer nivel de la Ley de Ahorro y Crédito Popular con actividades muy restringidas”.

De esta manera, concluyó, la competencia tan desigual obligará tanto a las Cooperativas de Ahorro y Crédito como a las Sociedades Financieras Populares a refugiarse en un nicho muy específico del mercado para sobrevivir.

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content