Inicio Barbaridad, que Estado no considere la ciencia en sus decisiones

Barbaridad, que Estado no considere la ciencia en sus decisiones

Por Odett Guadalupe Sosa Ramón

Es una barbaridad que el Estado mexicano, junto con la política, trabajen a espaldas de la Ciencia y la Tecnología en estas épocas de crisis, que les huya constantemente y no la utilicen en trabajar para dar nuevos supuestos y alternativas ante temas como la interrupción legal del embarazo (ILE), o la diversidad sexual y de género.

En ello coincidieron Juliana González, filósofa de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); Linda Manzanilla Naim, arqueóloga de la UNAM y profesora del Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH); José Ramón Cossío Díaz, abogado mexicano, ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), y Enrique Florescano Mayet, historiador mexicano, durante la mesa debate sobre la Ciencia en México, Cuatro visiones, un mismo compromiso, llevada a cabo el pasado viernes en esta ciudad.

El debate fue presentado por el Foro Consultivo Científico y Tecnológico, el Consejo Consultivo de Ciencias de la Presidencia de la República y el Instituto de Ciencias y Tecnología del Distrito Federal, con la moderación del doctor Adolfo Martínez Palomo, profesor emérito del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav).

“La Ciencia jurídica, debe o debería, tomar un papel muy importante en la toma de decisiones del Estado, sin ella nos vemos incapaces de presentar una crítica para resolver problemas que atañen a la nación, y lo peor de todo es que si no se toma en cuenta como herramienta indispensable, seremos incapaces de presentar soluciones para defender nuestros derechos y exigir a las autoridades el debido respeto a ellos, destacó el Ministro José Ramón Cossío Villegas Díaz.

Es indispensable que la Ciencia Jurídica se consulte con otras disciplinas para resolver los problemas nacionales, temas complicados que requieren un sustento científico como lo es el aborto antes de las 12 semanas de gestación, crisis económica o problemas de migración y derechos humanos. ¿Quién dará los diagnósticos de los problemas, las propuestas y soluciones? ¿Sino los propios científicos?, preguntó el también abogado.

En cuanto a sus avances dentro de la Ciencia, el investigador Enrique Florescano destacó que la ciencia es más democrática hoy, pues incluye temas de debate que antes era imposible estudiarlos como el marxismo, migración, temas en cuestión de diversidad sexual y de género; hoy el papel que ha venido desempeñando la mujer así como a los problemas que le atañen, es considerado uno de los puntos primordiales en cuanto al estudio y análisis dentro de la Historia, cuando antes no lo eran, señaló.

¿Qué hay que hacer para que la Ciencia mexicana tome un lugar primordial en las distintas materias que atañen a nuestro país? La única respuesta es la lucha, si seguimos dispersos en nuestras propias disciplinas como científicos y no recurrimos a los grupos de trabajo para dar propuestas y soluciones nos rezagarán cada vez más, dijo la también ex directora de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, Juliana Gónzalez.

Es erróneo pensar, señaló la filósofa Juliana González, en que la ciencia no puede contribuir a la economía, la política y los derechos humanos de las y los mexicanos.
Por eso fue tan importante, recordó la investigadora, que luego de una votación en el Consejo Nacional de Autoridades Educativas, se consiguiera, tras una ardua lucha, que la Filosofía permaneciera dentro de las disciplinas obligatorias en la Reforma Integral de Educación Media Superior (RIEMS).

Barack Obama, presidente de los Estados Unidos, señala la especialista, ha abierto una nueva puerta para la ciencia tras la que no se esconde la religión ni las ideologías. El mandatario ha puesto fin a una prohibición que impedía el avance científico en un terreno con un extraordinario potencial para la medicina del futuro. “Quisiera escuchar en mi país un discurso igual o mejor que el del presidente Obama”, dijo.

Con respecto a ello, la arqueóloga Linda Manzanilla puntualizó la importancia de promover la participación activa de las y los estudiantes de todos los niveles en la investigación, precisar la normatividad de Investigación, consolidar los Centros e Institutos de Investigación como el Cinvestav y la UNAM, así como su integración funcional con los programas académicos.

Las y los participantes destacaron la participación activa de la Ciencia en México y alentaron a la juventud interesada por la ciencia en cualquiera de sus ramas a seguir el camino, pues tanto científicos de ciencias sociales tanto de humanidades tienen una labor indispensable para el desarrollo íntegro del país.

09/OSR/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content