Inicio Brecha de género

Brecha de género

Por Lucero Saldaña

Midiendo la brecha de Género en el ámbito mundial, se puede decir que ningún país ha logrado la eliminación de esta distancia que separa las posiciones y condiciones entre los hombres y las mujeres.

De acuerdo con un informe del Foro Económico Mundial, presentado recientemente en la capital británica, nuestro país está en el último lugar de los países latinoamericanos incluidos y a la cola entre 58 del total de naciones estudiadas.

En cinco áreas críticas los países no están permitiendo capitalizar la totalidad del potencial de la mitad de sus sociedades, dejando a un lado sus propios recursos humanos en cuanto a la asistencia educativa, la salud y el bienestar, las oportunidades laborales, la participación económica y el empoderamiento político.

Aquellos países que han logrado alcanzar los mejores lugares son los países nórdicos, siendo Suecia el mejor ubicado y avanzado de todo el mundo, siguiendo Noruega, Islandia, Dinamarca y Finlandia. Los cinco criterios fueron reconocer las disparidades en el sueldo, acceso al mercado de trabajo, al poder político a la educación y a la salud.

En cambio en los últimos lugares se ubican Egipto, Turquía, Pakistán, Jordania, y Corea del Sur, seguidos de la India y México. El propósito no es sólo de conocer su ubicación, sino de que sirva de guía para plantear políticas basadas en el aprendizaje de las experiencias de aquellos países que han tenido grandes resultados en promover la igualdad entre las mujeres y los hombres.

Cuantificando el tamaño de la brecha en cada categoría, el estudio guía para realizar las reformas necesarias en las áreas prioritarias.

En las pasadas tres décadas, hemos acelerado el paso para alertar en la necesidad potenciar a las mujeres, a través de medidas que incrementen su igualdad política, como el sistema de cuotas, también en el área de la educación, sin embargo, en el área de la salud, muchos países ven su lado flaco, incluyendo el nuestro. El género tiene que ver en el caso de que ambos el hombre y la mujer realicen su completo potencial.

Por lo que el factor del género ya no representa solo el complemento del desarrollo, sino el centro para la práctica del desarrollo. Después de la reunión de Beijing y, los muchos años de trabajo, más de cien países han anunciado nuevas iniciativas para modificar el estado de la mujer.

En el 2000, se comienza a hablar del concepto de transversalización, promoviendo la necesidad de progreso al buscar la igualdad real. Aunque la radiografía aún es crítica, en tanto no coincidan los cambios que se hagan en las leyes o políticas de estado con los cambios que se realicen al interior de los hogares.

Por ello, aunque en México ha habido avances sigue contando con niveles de pobreza y desigualdad mayores a los que corresponden a un país con su nivel de desarrollo, una de las explicaciones de ello es la discriminación, entendida como la situación en la que por prejuicios, las personas reciben un trato desfavorable, por pertenecer a la categoría mujer.

Es inadmisible que se piense que por falta de leyes en nuestro país, la delincuencia, junto con los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez, y en todo el territorio se incremente, lo es por la falta de aplicación de las mismas, de la impunidad y la falta del estado de derecho.

Por ello solicitamos una reunión de trabajo con el Presidente Vicente Fox, junto con el Secretario de Gobierno, y el Procurador General de la República, para que le expongamos nuestras propuestas sobre el tema de los feminicidios, y dejémonos de echar culpas y eludir responsabilidades.

Sabemos que en México, se discrimina más a las mujeres, el acceso no igualitario al mercado laboral por discriminación tienen efectos sobre el ingreso y el bienestar, que permea una cultura machista y una cuarta parte de la población considera que se le puede pedir un examen de embarazo a una mujer al solicitar empleo; como uno de cado cinco mexicanos considera que es natural que a las mujeres se les prohíban más cosas que a los hombres, lo anterior basado en la encuesta sobre discriminación que se conoció recientemente.

Si todavía hay 20 personas de cada 100 que piensan que las mujeres tienen menos capacidad que los hombres para ejercer cargos importantes, que una cuarta parte cree que las mujeres son violadas porque provocan a los hombres; de qué manera una ley cambia automáticamente las mentalidades, sino tenemos conciencia de lo que significa entre los individuos como entre las naciones el respeto al derecho ajeno es la paz.

* Sedadora [email protected]

2005/LS/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content