Inicio » Campeche: negligencia médica contra niña en IMSS

Campeche: negligencia médica contra niña en IMSS

Como consecuencia del presunto mal diagnóstico que el médico cirujano pediatra Jorge Piña Quijano, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), hizo a Columba del Carmen Calvario Moo, de 10 años de edad, le extirparon la glándula tiroides y deberá medicarse para el resto de su vida para poder llevar una existencia más o menos normal, denunciaron la madre y el padre de ella.

A principios de este año, recordaron los progenitores, detectaron que en la parte inferior de la lengua su hija presentaba una protuberancia, por lo cual acudieron a su unidad de medicina familiar del IMSS donde, sin hacer los estudios necesarios, los médicos determinaron que se trataba de una ránula y decidieron operarla.

Tres meses después de la operación, la menor de edad empezó a presentar intolerancia al frío, piel brillosa, desproporción de cuerpo, aumento y disminución drástica de peso, fiebre y una serie de síntomas sin razón alguna, por lo que su madre y el padre volvieron a llevarla a la unidad médica.

En esta ocasión, sí se tomaron “la molestia” de hacerle estudios. El resultado llevó a determinar que lo que le habían extirpado era la glándula tiroides.

Según el padre de la niña, Eduardo Calvario Ibarra, Columba ingresó al hospital del IMSS el tres de febrero para una intervención quirúrgica, por una tumoración benigna debajo de la lengua.

Al final los médicos que operaron a Columba señalaron que todo salió bien, pero cuando regresaron tres meses después los médicos reconocieron que cuando la operaron se percataron que no era una tumoración sino una malformación de los vasos linfáticos y aún así continuaron.

Pero la odisea no acabó allá, tras haber constatado que su hija sufrió un mal diagnóstico, Calvario Ibarra interpuso denuncias tanto en la Procuraduría General de Justicia de la entidad (PGJ) como en otras instancias policiacas y de derechos humanos.

El delegado del IMSS en Campeche, José de Jesús Lomelí Ramírez, aseguró que no había ninguna queja en esta dependencia por un supuesto mal diagnóstico que realizara el médico Piña Quijano, por lo que exhortó a la madre y al padre de la menor de edad presentarse para dialogar sobre el tema y darle una solución para evitar llegar a otras instancias.

La presencia de este reportero y una reportera de otro medio fue la pauta para que por fin la familia de Columba fuera atendida por el delegado del IMSS, quien por espacio de 40 minutos dialogó con ellos en privado.

Al concluir la reunión, el padre de la menor de edad comentó que el IMSS se comprometió a brindar toda la ayuda necesaria a la niña, muestra de ello es que fue canalizada a un médico endocrinólogo para su atención hasta el próximo 15 de octubre para determinar el tipo de tratamiento que se le brindará.

Calvario Ibarra afirmó que continuará con las demandas que interpuso en contra de la dependencia por un mal diagnóstico hecho a su hija.

Entrevistado por este reportero, Lomelí Ramírez reconoció que el problema fue que los médicos no realizaron los estudios en su momento “y se nos escapó el diagnóstico”.

Señaló que Columba antes de su operación fue valorada por diversos médicos, como otorrinolaringólogos y pediatras, los cuales determinaron que el padecimiento de la pequeña era una ránula, pero resultó ser una mal formación de la glándula tiroides.

Como justificación, dijo que esta mal formación se da en uno de cada mil personas, “Columba nos deja una gran enseñanza, de ahora en adelante se realizarán las pruebas necesarias para no caer en la misma situación”.

A pesar de que Lomelí Ramírez reconoció que el médico Jorge Piña Quijano extirpó parte de la tiroides y que ahora la paciente tendrá que tomar medicamentos toda su vida para suplantar la glándula, en tono de burla recalcó “esto no es un error sino una ventana de oportunidades para mejorar, si el día de mañana nos llega a tocar un problema similar se estudiará para diagnosticar una malformación de este tipo”.

Octavio Arcila Rodríguez, comisionado estatal de Arbitraje Médico, dijo que no ha recibido denuncia por parte de la madre y el padre de Columba del Carmen Calvario Moo en contra del médico Piña Quijano, pues interpusieron denuncia penal.

Subrayó que para que la Comisión pueda tomar cartas en el asunto, la familia de la menor de edad deberán retirar la denuncia que interpusieron para después presentarla a esta instancia. Dijo además que la dependencia a su cargo tiene ciertas ventajas con respecto al litigio judicial debido a que es ágil, confidencial, gentil e imparcial.

Sin embargo, Arcila Rodríguez señaló que la Comisión Estatal enviaría a la Comisión Nacional de Arbitraje Médico el caso, ya que la dependencia involucrada es de carácter federal.

La comisión realizaría una exhaustiva investigación con el expediente clínico en mano para no cometer ninguna injusticia e incluso dijo que podrían recurrir a especialistas endocrinólogos con la finalidad de indagar diversos veredictos y, en caso de alguna negligencia, al concluir todas las investigaciones será el juez quien determine la sanción.

07/GCPP/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: