Inicio Canadá, país de primer mundo, pero políticamente masculino

Canadá, país de primer mundo, pero políticamente masculino

Por Isabel Inclán/corresponsal

Mujeres como Indira Gandhi, en la India, Violeta Chamorro, en Nicaragua, Michaelle Bachelet, en Chile, la vicepresidenta del gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, y otras líderes políticas en Gran Bretaña y Alemania, son tan sólo ejemplos de que la política también es para las mujeres y de que éstas pueden llegar a las altas esferas de poder, incluyendo la Presidencia de una nación.

Actualmente, son dos las mujeres que aspiran a la Presidencia de un país latinoamericano, mientras otra líder se disputa la elección interna para la candidatura demócrata en Estados Unidos.

La senadora Hillary Clinton, esposa del ex presidente estadounidense Bill Clinton, se encuentra como una de las favoritas para ser la candidata del Partido Demócrata a la Presidencia de la Unión Americana.

La Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, es la candidata oficial a la Presidencia de Guatemala, mientras que la esposa del actual presidente de Argentina, Néstor Kirtchener, Cristina Fernández, encabeza las encuestas preelectorales que la podrían llevar a suceder a su esposo en la Presidencia de ese país sudamericano.

En este panorama femenino de la política internacional de primer nivel, Canadá no ocupa un lugar ejemplar. Pese a que en este país nórdico de primer mundo los derechos de la mujer están garantizados en las leyes jurídicas y sociales, en el Parlamento Federal la proporción de diputadas federales no rebasa el 20 por ciento y sólo ha habido una primera ministra (por sustitución).

NO ES EVITA, PERO VA A LA CABEZA

La primera dama argentina, Cristina Fernández de Kirchner, candidata del Partido Frente para la Victoria, mantiene una intención de voto de entre el 45 y el 50 por ciento, lo que le permitiría ganar las elecciones presidenciales de octubre en la primera vuelta, según encuestas divulgadas.

Para la consultora OPSM, la esposa del presidente argentino Néstor Kirchner ganará los comicios del 28 de octubre próximo con el 45.3 por ciento de los votos.

Los sondeos del consultor Hugo Haime indican que Fernández tiene una intención de voto del 49.1, mientras los estudios de opinión elaborados por Analogías señalan que la senadora obtendrá el primer lugar en las elecciones con alrededor del 50 por ciento.

De ganar, la primera dama se convertiría en la primera presidenta de Argentina elegida por el voto directo de la ciudadanía y en la cuarta de América Latina.

DE LA PAZ A LA PRESIDENCIA

La líder indígena Rigoberta Menchú, candidata a la Presidencia por el partido de centro-izquierda Encuentro por Guatemala, asegura que dará una sorpresa en las elecciones del próximo 9 de septiembre.

Según los sondeos de intención de voto publicados por la prensa local, Menchú ocupa el cuarto lugar, con 5.5 puntos a su favor, alejada por más de 27.5 puntos de Álvaro Colom, del partido Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), que está en la primera posición.

La candidata comentó a los periodistas que valora los estudios de opinión, pero que se pierde en los números, pues prefiere más la realidad.

DINASTÍA CLINTON

Como esposa de un presidente y como senadora, Hillary Clinton ha demostrado un aplomo político. Ahora como precandidata presidencial está utilizando todas las ventajas de ser asesorada por un ex presidente para ganar la candidatura y, eventualmente, la Presidencia.

La encuesta de USA Today/Gallup, realizada a 1 mil 012 adultos, mostró que un 48 por ciento apoya a Clinton entre los demócratas o independientes con inclinación a votarlos, contra el 26 por ciento que cosecha Barack Obama. El apoyo para el ex senador John Edwards es del 12 por ciento.

USA Today informó que estos datos muestran que Clinton avanzó 8 puntos porcentuales y Obama perdió 2 con respecto a los resultados de una encuesta del mes pasado. Enfrentados ambos candidatos, Clinton supera a Obama por un 59 por ciento contra un 36 por ciento.

CANADÁ, POLÍTICAMENTE MASCULINO

Avril Phaedra Douglas Campbell, mejor conocida como Kim Campbell, del Partido Conservador, se convirtió en la primera y única primera ministra de Canadá, al gobernar entre el 25 de junio y el 4 de noviembre de 1993, tras la renuncia de Brian Mulroney.

De manera circunstancial, esta conservadora se convirtió en la segunda mujer en sentarse junto a los líderes del Grupo de los Ocho (la primera fue la británica Margaret Thatcher).

Paradójicamente, el Partido Conservador, actualmente en el poder, es el que menos mujeres tiene en el Parlamento de Ottawa.

El Partido Liberal ha demostrado mayor apertura hacia las mujeres en la política. No hay que olvidar la fuerte presencia de Sheila Copps en la contienda interna contra Paul Martin, quien se convirtió en primer ministro.

Durante los 17 últimos años que gobernaron los liberales hubo presencia femenina en los ministerios, como Inmigración, Patrimonio y Derechos de la Mujer.

Ruby Dhalla, diputada federal por el Partido Liberal, dijo a Correo que se ha avanzado, pero aún nos hace falta más. Las mujeres somos el 50 por ciento de la población en Canadá, pero en el Parlamento sólo ocupamos un 20 por ciento.

Agregó que hay que trabajar más en este sentido, las mujeres deben estar representadas en 50 por ciento. La joven diputada destacó que el líder de su partido, Stéphane Dion, anunció que en la próxima elección federal un 33 por ciento de los candidatos liberales serán mujeres.

Ya es un gran avance, pero falta más, preciso Dhalla.

La diputada de origen hindú añadió que es muy importante que las mujeres de diferentes etnias alcancen estos cargos de elección popular, porque nuestra propia experiencia puede ayudar a la política en el futuro.

Concretamente, dijo que para que haya más mujeres como diputadas (MP, MPP o concejales) es necesario que participen en política: Debemos identificar a las mujeres líderes, reclutarlas y hacerlas que participen en política, en campañas. Sólo si las mujeres vienen, podremos elegir más mujeres.

Finamente, consideró que Canadá tardará quizá unos diez años antes de tener una primera ministra electa popularmente.

El opositor Partido Neo Demócrata (NDP, en inglés) ha demostrado también mayor sensibilidad hacia el lado femenino de la política. Olivia Chow, esposa del actual líder nacional, Jack Layton, fue concejal de Toronto y ahora es diputada federal.

Alejandra Bravo, de origen chileno y militante de este partido, ha sido dos veces candidata a concejal por el Distrito 17. Sandra González es candidata del NDP para las elecciones provinciales de octubre próximo.

Alexa McDonough fue líder nacional de este partido y es la crítica de asuntos internacionales en el Parlamento. La actual líder del Partido Verde es una mujer, Elizabeth May.

Estos son sólo algunos ejemplos de cómo las mujeres han ido ganando terreno en la política local y nacional de Canadá.

Sin embargo, como las cifras lo demuestran, la política canadiense debe ser más coherente con sus principios femeninos.

07/II/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más