Inicio Cancún es México

Cancún es México

Por Cecilia Lavalle*

Hace unos días, en el noticiario radiofónico “Enfoque Radio”, conducido por David Romero, su entrevistado hizo una declaración que lejos de preocuparme me asustó.

El presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún, Rodrigo de la Peña, afirmó que se realizaba una intensa publicidad para mostrarle al mundo lo lejos que se encontraba Cancún de Ciudad Juárez. Precisó que la idea es deslindar a Cancún de lo que sucede en esa ciudad fronteriza. Más aún, dijo que los esfuerzos están dirigidos a separar “la marca Cancún de la marca México”.

Y puedo entender que las y los hoteleros, por voz del presidente de su asociación, busquen con esa estrategia cuidar a la empresa turística, sustento económico de todo Cancún, pilar en la economía de Quintana Roo y pieza clave en la economía nacional. El problema es que se equivoca el camino. Y para muestra está precisamente Ciudad Juárez.

Hace unos diez años las mujeres llamaron la atención a lo que sucedía en Ciudad Juárez. Distintas asociaciones civiles, feministas y no, acompañaron a las madres y familiares de mujeres asesinadas o desaparecidas para exigir justicia y señalar que estaban asesinando mujeres en Juárez sin móvil, sin pretexto, sólo porque podían hacerlo sin consecuencia alguna.

No las escucharon. Y, peor que eso, gobierno, iniciativa privada y buena parte de la sociedad juarense negaron, minimizaron y justificaron una y otra vez los crímenes que siguieron sucediéndose en Ciudad Juárez.

El gobierno en turno no le dio la menor importancia, dijo que se trataba de crímenes pasionales. Fin de la discusión. El procurador de justicia en turno dijo que las mataban por putas. Fin de la discusión. Líderes empresariales dijeron que la prensa hacía mucho escándalo por una cuantas muertas, que Ciudad Juárez era una ciudad segura y próspera, y que la mala publicidad afectaba sus negocios. ¿Fin de la discusión?

Ahora Ciudad Juárez tiene una sociedad devastada por el crimen y la impunidad. Ahora el crimen, organizado y desorganizando, tienen el control de la ciudad. Ahora el cierre de negocios y empresas tiene casi paralizada la economía local.

Durante muchos años los empresarios juarenses se dedicaron una y otra vez a desmarcarse de la “zona” del crimen, en lugar de sumarse a las exigencias de justicia. Se dedicaron a ignorar o esconder la basura debajo de la alfombra hasta que la basura llegó a sus casas y sus negocios.

Nos guste o no, Ciudad Juárez es México y Cancún es México y Acapulco es México y Vallarta es México y Torreón es México y Reynosa es México y Tamaulipas es México. Del río Bravo al río Hondo todo es México.

Y lo digo no con espíritu de arrebatado patriotismo. Lo digo con espíritu pragmático.
O me van a decir que en Cancún no hay células del crimen organizado, no hay crímenes sin justicia, no hay feminicidios, no extorsionan a empresarios.

En Cancún las desigualdades sociales son brutales. Las asociaciones civiles hace años que vienen denunciando feminicidios, trata de mujeres, explotación sexual infantil. En Cancún, la defensora de los derechos humanos Lydia Cacho prendió las sirenas de alerta con la publicación de “Los demonios del edén”. En Cancún se tuvo que construir el primer refugio en el estado para mujeres y niñas víctimas de violencia.

¡Cancún es México! Les guste a los empresarios hoteleros o no. Les parezca bueno para el negocio o no.

El camino no es deslindarse, no es invertir en una estrategia publicitaria que diga “aquí-no-pa-sa-na-da”.

El camino es contribuir a limpiar la casa profundamente, y no esconder la basura debajo de la alfombra. Hacer eso, más temprano que tarde contamina todo. Ciudad Juárez da esa lección de manera muy dolorosa. Asegurémonos de no repetir ese camino.

*Periodista mexicana en Quintana Roo, integrante de la Red Internacional de periodistas con Perspectiva de Género.

Apreciaría sus comentarios: [email protected]

10/CL/LR/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content