Inicio » Candidatos de Sonora: somos más que embarazos y partos

Candidatos de Sonora: somos más que embarazos y partos

Ayer por la mañana recibí en mi domicilio particular una publicidad de parte de uno de los candidatos a gobernador del Estado. Eso no es nada extraño, son días de campaña y cada quien introduce las formas y estilos más inesperados a su plan de propaganda.

Lo que sí debo reconocer es que me quedé estupefacta cuando descubrí que la oferta electoral, venía personalizada, con mi nombre inserto en el lema de campaña. Luego de mi asombro, vi que dentro del volante tamaño doble carta, impreso por ambos lados a todo color, se incluía una carta, dirigida a mí, con mi nombre, y en un tono muy familiar.

Lo primero que hice automáticamente, es tratar de imaginarme cuánto costaría primero esa impresión tan fina, y luego cuánto más por individualizarla a cada una de las personas que son titulares de las casas.

Tan grande me imaginé la cifra que traté de responderme por qué ese candidato no invertía ese dineral en solventar tantas y tantas necesidades que tenemos las y los sonorenses, dado que el estado ha perdido tantos empleos, como en cientos ha crecido la cifra de pobres en los recientes seis años.

Según el especialista en estudios sobre pobreza, Mario Camberos, en 2000 la pobreza alimentaria alcanzó en Sonora al 10.6 por ciento de los sonorenses, la pobreza por capacidades al 23.1 por ciento y la patrimonial a poco más de la mitad de la población.

Por ello decidí fantasear acerca de lo que diría a ese candidato en el muy improbable caso de que lo tuviera enfrente. Si realmente estuviera al alcance como da la impresión al leer la propaganda en donde me tutea sin siquiera conocerme, concluí que si eso fuera posible, mis observaciones para él serían éstas:

Estimable señor Elías:

Recibí hoy su amable carta en la que afirma que cuenta con mi voto para el 5 de julio próximo porque “hoy, gracias a gente como tú, Sonora es nuestro orgullo”, y quisiera hacerle algunos comentarios al respecto.

Hasta hace poco tiempo, voté por la o el candidato “menos peor”, lo cual he decidido no hacer más. Esta vez he tomado la determinación de votar por las o los candidatos que favorezcan clara y comprometidamente a las mujeres.

Pero no me refiero que ofrezcan “ayudas” para las madres nada más. Hablo de las mujeres en toda la extensión de la palabra. Quiero votar por alguien que respete a los seres que representan la mitad de la población y poco más del 50 por ciento de la lista nominal que votará el próximo 5 de julio, en Sonora.

Quiero votar por el programa político que reconozca que las mujeres somos mucho más que madres, que vamos más allá de la función reproductora, y más aún, que debemos tener el control absoluto de esta parte de nuestra vida.

En este contexto y revisando las fórmulas de los partidos, veo que desafortunadamente ni usted ni sus compañeros y compañera de partido tienen una oferta clara para que las mujeres jóvenes, las maduras, las que por elección no son madres, las indígenas, o las lesbianas, puedan desarrollar su proyecto de vida, sin que su destino inevitable sea el tener hijas e hijos.

Le cuento que en Sonora hay muchas jóvenes que quisieran estudiar más allá de la preparatoria, las que ya están en la licenciatura quisieran poder acceder a una maestría y las que tuvieron la osadía y la posibilidad de terminar ese grado, anhelarían ingresar a un doctorado. Muchas de ellas, lo que menos tienen en mente es ser madres.

¿Usted cree que teniendo la maternidad obligada como única opción podrían realizar su proyecto de vida? Yo pienso que no. Por su parte, las mujeres que ya criaron a sus hijas e hijos, (y que éstos en su mayoría son mujeres y hombres adultos productivos), las cuales desean empezar a desarrollarse como profesionistas, y algunas seguir estudiando, ¿tendrían opciones universitarias? ¿Se les presentaría la oportunidad de acceder a trabajos dignos con salarios bien remunerados?

Creo que una vez más la respuesta es no. Por ello le digo, señor candidato, que de acuerdo a su plan que contempla cinco ejes de desarrollo, no veo en su oferta nada para las mujeres. En un pequeño punto del Eje 3, se enuncia un “Programa Integral de apoyo a la mujer”.

¿Qué significa eso? No se sabe, como nunca se sabe nada para las mujeres. Nuestras necesidades no se limitan a apoyos para embarazo y parto.

No es suficiente con pequeñas becas para los hijos de las madres en situación precaria. Eso es sólo un conjunto de paliativos para combatir la pobreza, ordenados internacionalmente por compromisos contraídos por México, no es ninguna propuesta nueva, son las obligaciones ya contraídas.

O sea, no hay oferta para las mujeres, sigue sin haber nada auténticamente pensado, construido para, y a partir de sus propios requerimientos.

Hay más. No creo poder votar por candidatos de su partido que cuando fueron diputados locales, y que hoy aspiran a ser representantes en el ámbito federal, votaron iniciativas a espaldas de las propias afectadas, las mujeres.

Su compañero promotor de la reforma constitucional al artículo primero dijo defender la vida a ultranza y poco le importó la vida de 47 pequeños que tenían todos los derechos, consagrados en legislaciones locales, nacionales e internacionales, pues murieron en la forma más descabellada, atrapados y abandonados a su suerte, en un incendio reciente, del que seguramente usted tiene conocimiento.

Da la impresión de que su compañero sólo atendía a peticiones particulares, que su gesto fue hipócrita y que poco tenía que ver con velar por la vida de los más desprotegidos, al pasar por alto la regulación que obligaría a respetar el derecho de los infantes a gozar de un ambiente digno y seguro. Yo no votaría por él.

Tampoco podría votar por una compañera de su partido, que hoy aspira a ser diputada, que ocupando la dirección del DIF estatal, nada hizo para defender los tres Centros de Desarrollo Infantil con que contaba esa institución, y que eran modelo a nivel nacional, de centros educativos donde las y los niños recibían educación inicial integral, que los preparaba para recibir en forma adecuada los siguientes niveles de educación.

Muchas de las madres afectadas por el cierre, salieron en estampida a buscar alguna de las 28 deficientes “casas de apoyo” con que se sustituyeron los centros. En otros casos dejaron de trabajar por falta de un lugar seguro dónde les cuidaran a sus pequeños.

Otras más, tuvieron que acudir a la prestación que tienen como trabajadoras afiliadas al IMSS: las guarderías subrogadas del instituto.

Su compañera de partido no dijo nada, se calló, como hoy se encuentran mudas las sonrisas de 47 niñas y niños que murieron cruelmente devorados por el fuego en la guardería ABC, el pasado 5 de junio, y que muchos de ellos, estaban ahí, pues sus madres no tenían otra opción.

No podría apoyar a personas de su partido que nada han hecho para defender las conquistas de las trabajadoras. El cuidado de las y los hijos no es un lujo, es una necesidad de las jóvenes que deben salir a ganar el salario con el que muchas de ellas, como único sostén, proveen a su familia de lo necesario.

Dudo mucho que otorgara mi voto a un equipo de políticos que nunca me han invitado, ni a otras mujeres cercanas, a discutir la política social dirigida a nuestro sector. Nunca he visto que nos traten de otra forma que no sea como hembras reproductoras.

No veo por ningún lado la oferta para los seres pensantes que somos. Conformamos un grupo social con toda la capacidad productiva intelectual y económica, que para mi gusto, los políticos de su partido no han sabido aprovechar.

No quiero ni pensar las atrocidades que harían como parte de los congresos local y federal.

Lo siento, señor Elías, mi voto irá para las y los candidatos que realmente piensen en mí y que me lo demuestren.

Reciba un cordial saludo

09/SNE/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: