Inicio Candidatos Vacíos

Candidatos Vacíos

Por la Redacción

Ninguna novedad es que los candidatos a la presidencia municipal de Benito Juárez representan la aridez intelectual de nuestro municipio, especialmente Chacho García Zalvidea (antes PAN ahora PVEM). Resulta inevitable dudar de su discurso verde-ecologista; había de buscarse precisamente a un publicista poco ético (Alazraki) para que le hiciera una campaña de mercadotecnia especializada, y digo que es perfecto Alazraki porque es un verdadero experto en comercializar productos inútiles y superfluos, aunque aún no ganado una sola elección en este país.

Y aquí entra el tema inevitable del discurso político de Chacho y el resto: las mujeres. Aparentemente después de que Fox comenzó a mencionarnos en el discurso a las chamacas y los chamacos, algunos han aprendido la lección.

Ahora saben que hay que dirigirse a las mujeres, que en Quintana Roo son ellas quienes representan el 55 por ciento del padrón electoral, que son ellas las que asisten a los mítines políticos y las que ejercen una influencia cada vez más poderosa en el voto de hijos, hijas y esposo, especialmente en la clase obrera y media. Entonces, el discurso se dirige a ellas, a la violencia intrafamiliar, a la alimentación y la educación, temas nodales para el 80 por ciento de las mujeres mexicanas, los que más les atañen y les conmueven.

La pena es que ninguno de los políticos se ha atrevido a estudiar y comprender el tema de género; trienio tras sexenio ninguno se ha comprometido verdaderamente con el problema que dan por llamar “de las mujeres”.

Parece que se ha ido generando una visión simplista de la problemática y se ha concluido que el tema del género atañe exclusivamente a las mujeres y que los hombres no tienen nada que hacer al respecto, a no ser aceptar u oponerse a estos planteamientos y sus respectivas reivindicaciones.

Chacho, por ejemplo, en una entrevista en que le pregunté su posición frente al aborto se declaró en contra de la despenalización y a favor de la prohibición por su fervor religioso, aunque al calor de las preguntas admitió que si una hija suya tuviera que abortar él la llevaría a una clínica al extranjero para hacerlo.

Por otra parte, Rodrigo Tello (PAN) se presentó a un debate sobre los temas de género y política, en medio de una discusión sobre la importancia de evidenciar las iniquidades sociales y políticas que discriminan a la mujer maya.

El candidato inspiradísimo aclaró que hay que seguir la lección de los chinos, y que lo ideal es que nos llevemos bien sin crear diferencias, la armonía es la clave dijo; quisiéramos ver cómo haría el candidato con las (en promedio) cuatro mujeres que son severamente golpeadas o violadas en Cancún a diario, para que ellas entiendan que no hay albergues para atenderlas, ni justicia, ni tipificación de estos dos delitos, ni cumplimiento de las condenas, pero que sería ideal que ellas se tomen un tiempo para un cursito de Tai chi y meditación budista para superar la iniquidad de género.

Tenemos que recordar que se ha planteado directa o veladamente por algunos dirigentes políticos y sociales que no es prioritario abordar a fondo el tema de género en el debate nacional o estatal, debido a que existen otras prioridades estratégicas que es necesario resolver, como podría ser el caso de las reformas constitucionales que se encuentran en un impasse, la reforma fiscal o el tema agrario.

No quiero decir con ello que en efecto éstos no sean temas cardinales para ir resolviendo la problemática nacional; todo lo contrario, considero que en la medida que los mismos no se resuelvan, el país caminará los principios del Siglo XXI con un solo pie. Pero resulta clarísimo que mientras no se atiendan estos problemas que descomponen el tejido social, poco se puede esperar de la futura formación ética y moral de hijas e hijos productos de estas familias violentas o de mujeres y niñas sexualmente agredidas.

Mientras existe una creciente simpatía masculina por la causa de la igualdad de derechos para las mujeres, y en tanto que algunas instituciones han sido obligadas a adoptar medidas que promuevan esta igualdad, persiste una brecha entre las ideas aceptadas por los hombres de la política y su comportamiento real.

No obstante, el espacio ganado, aún no se ha dado un salto de calidad de la teoría a la práctica y muchas concepciones se asumen dientes pa´afuera.

No basta con que al momento de escribir un documento o un pronunciamiento se utilice un lenguaje “incluyente” en donde se pone, por ejemplo, “los y las” mientras en la práctica estos mismos dirigentes, que se autodefinen en favor de los derechos de “la mujer”, en el espacio privado del hogar continúan utilizando prácticas que evidentemente desdicen el discurso. Seguimos esperando a un candidato que sepa dialogar con nosotras, que tenga un proyecto práctico para, por ejemplo, el tema de la violencia ¿quién dice yo?

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más