Inicio Carecen niñas talento de becas escolares en zonas pobres

Carecen niñas talento de becas escolares en zonas pobres

Por Samara Del Toro, corresponsal

Proveniente de una familia de escasos recursos y de una colonia en la periferia de esta ciudad tamaulipeca donde la mayoría de sus habitantes se dedica a la recolección de basura, Paloma Marlene Noyola Martínez, de 11 años de edad, logró la puntuación más alta en matemáticas a nivel nacional, según los resultados de la prueba ENLACE.

De sonrisa tímida y voz suave, la niña resiente el fallecimiento apenas hace seis meses de su padre, por lo que a la pobreza de todos los días se suma la tristeza por la irreparable pérdida.

“Antes mi papá arreglaba cualquier cosa que fallaba en la casa, ahora no hay quien haga todo lo que él hacia”, cuenta Paloma como una forma sencilla de resaltar el vacío que dejó su padre, y agrega que pese a la tristeza ella no ha dejado de estudiar porque era algo que a su papá siempre le agradó.

Paloma Marlene es parte de un grupo de alumnas y alumnos destacados de la escuela primaria José Urbina López, en la colonia El Cambio, cercana al antiguo relleno sanitario de Matamoros. Ella obtuvo 921 puntos en el área de matemáticas de la Evaluación Nacional de Logro Académico en Centros Escolares.

El director de la primaria, José Guadalupe Hernández, explica que fue al revisar los resultados de la prueba ENLACE en la página web cuando se dieron cuenta de que en su escuela estaba la puntuación más alta en matemáticas no sólo del estado, sino del país y correspondía a Paloma, por lo que se notificó a las autoridades escolares de la zona.

CONDICIONES ADVERSAS

Paloma no tiene ningún familiar directo que sea profesionista, pero ella se ha propuesto terminar una carrera y una vez que pueda, construir una mejor casa para su madre, “con mucho jardín y de dos pisos”, dice emocionada.

Otras 10 alumnas y alumnos de la misma escuela, ahora estudiantes de sexto grado, también lograron calificaciones sobresalientes en matemáticas en la prueba ENLACE.

“Tenemos 10 estudiantes más con puntajes de 915 hasta 908”, indica Sergio Álvarez, profesor del grupo, quien destaca que el excelente desempeño de Paloma motivó al resto del alumnado.

El docente relata que las principales dificultades que enfrenta la escuela José Urbina López es la falta de recursos económicos. Detalla que la escuela es de difícil acceso, ya que cuando llueve es complicado llegar a ella, además de que carece de una adecuada instalación eléctrica.

A pesar de que el plantel cuenta con aire acondicionado, no se puede usar porque si se prende “se va la luz”, precisa Álvarez.

Hasta ahora la única alumna de esta primaria que ha recibido apoyo por su desempeño escolar es Paloma, ya que a fin de garantizar sus estudios recibió dos becas: una del municipio y la otra del gobierno del estado de Tamaulipas.

“Son de gran beneficio, ya que yo no tengo trabajo y ahora solamente recibimos apoyo de otra hija mía”, dice Guadalupe Martínez, madre de Paloma.

12/SDT/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más