Caso Kavanaugh, ¿de qué lado está la justicia?

INTERNACIONAL
POLÍTICA
   Acusado de acoso dirigirá máximo tribunal de justicia
   
Caso Kavanaugh, ¿de qué lado está la justicia?
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Leticia Puente Beresford
Cimacnoticias | Nueva York, EU.- 15/10/2018

La designación de Brett Kavanaugh como ministro de la Corte Suprema de Estados Unidos apenas se digiere. Parece increíble que, tras la acusación que le hizo la doctora Blasey Ford, en forma pública y cara a cara, de haberla atacado sexualmente en su juventud, ese hombre haya logrado el importante cargo en el sistema de justicia del país.

Por eso, la revista “Time”, en su edición del 15 de octubre, le dedica a la doctora Ford un artículo, titulado “Her lasting impact” (Un largo impacto), así como la portada, que muestra su cara dibujada con frases.

En esta era de apertura, en la que se rompió el silencio sobre los crímenes sexuales contra las mujeres con iniciativas como #MeToo, el país y el mundo entero pudieron conocer, por voz de la víctima, la conducta criminal de quien tomará decisiones sobre la ley y los delitos desde el más alto tribunal del país.

Ella denunció, expresó su verdad, justo cuando Kavanaugh comparecía ante el Senado, previo a la votación para decidir si le concedían el cargo de magistrado. Con el respaldo absoluto del presidente Donald Trump (quien tampoco está exento de señalamientos sobre crímenes sexuales), este hombre, de 53 años, fue consejero del  expresidente George W. Bush y es impulsor de las posiciones republicanas más conservadoras.

Ella, de 51 años, no titubeó al denunciar al sujeto, porque está absolutamente segura de que el funcionario la asaltó sexualmente. Fue en 1982, dijo, cuando ambos eran estudiantes de preparatoria y él la atacó durante una fiesta.

La impotencia, la indignación y el sufrimiento acumulados durante tantos años se reflejó en el rostro de la académica, pero convertidos en un acto de valentía y liberación. Y su imagen dio la vuelta al mundo, como síntesis de lo que viven millones de mujeres víctimas de crímenes sexuales.   

En contraste, el FBI lo investiga, pero de manera “limitada”, como lo reconoce la misma agencia.

Al tomar el cargo, Kavanaugh estuvo acompañado de Trump, su promovente y defensor, y de tres mujeres: su esposa y dos hijas. Sonrisas, imagen idílica: la ley, la bandera, la biblia, la familia. Imagen ofensiva, sarcástica, para la víctima.

ELLAS LE CREEN A BLASEY

En esa confrontación entre el poderoso y la víctima, las opiniones se dividen. Una encuesta de Quinnipiac, citada en el artículo de Time, indica que 61 por ciento de las mujeres blancas cree que ella dijo la verdad y entre un 37 a 55 por ciento se opuso a la confirmación de Kavanaugh en la Corte Suprema.

Y de un 40 a 49 por ciento de hombres dijo apoyar al acusado de agresión sexual.

El resultado de la encuesta revela que detrás de actos de valentía como los de Blasey existe una sociedad que impulsa la lucha por los derechos de las mujeres, que promueve una discusión pública y que expresa una necesidad de cambio.  

Y es que las mujeres estadounidenses ya no son las mismas: se les ve más activas, lo que se refleja también en la posibilidad de que el próximo 6 de noviembre el sueño de muchísimas mujeres se vuelva realidad y sean mayoría en la arena política.

Es obvio que tienen obstáculos, pero están decididas a lograrlo, sobre todo las que pertenecen al Partido Demócrata, aunque hay también republicanas que luchan por ello.

LAS BARRERAS

El “Pew Research Center” publicó el pasado 20 de septiembre una investigación de Juliana Menasce Horowitz, Ruth Igielnik y Kim Parker, titulada: “Las mujeres y el liderazgo 2018”, en donde se consultó en línea a cuatro mil 587 adultos, sobre los principales obstáculos que tienen las mujeres para acceder a posiciones de liderazgo en la política y los negocios.

Seis de cada 10 entrevistados dijeron que las mujeres no lo logran porque tienen que probarse a sí mismas que pueden tener posiciones más altas que los hombres. El resto señaló la discriminación por género como una de las mayores barreras para las mujeres.

Un 47 por ciento dijo que muchos negocios aún no están listos para contratar mujeres en posiciones ejecutivas, mientras que un 45 por ciento dice que no están preparados para elegir mujeres para los altos puestos políticos.

Esta percepción, señalan las autoras del estudio, contribuye a que las mujeres se encuentren sub-representadas en altos puestos de la política y los negocios.

Y por lo menos siete de cada 10 mujeres dicen que la razón por la que hay menos mujeres que hombres en altos puestos de la política y los negocios es que tienen que hacer más, probarse a ellas mismas que pueden.

Sobre la discriminación de género, 23 por ciento de mujeres dicen que los votantes no están preparados para elegir mujeres y esa es una de las mayores barreras que enfrentan cuando incursionan en la política.

Por otra parte, los hombres, 31 por ciento en la encuesta, dicen que las mujeres simplemente no están interesadas en obtener puestos de liderazgo político.

Finalmente, la investigación señala que el acoso sexual hace más difícil que las mujeres tengan éxito en la política (38 por ciento) y en los negocios (42 por ciento).

Hoy nuestros ojos están puestos en las elecciones intermedias. De ganar los demócratas, han dicho que buscarán la reapertura del caso del magistrado Brett Kavanaugh, a quien apoya otro señalado por delitos sexuales. Las mujeres de América exigen justicia.

18/ LPB