Inicio ¿Causa ginecológica o falta de humanidad?

¿Causa ginecológica o falta de humanidad?

Por Marta Guerrero

Andrea fue diagnosticada con una enfermedad denominada Linfoma de Burkitt. Esta enfermedad es un cáncer de origen linfático, es decir se origina en el sistema del mismo nombre compuesto por la médula ósea, vasos linfáticos, linfocitos y ganglios.

El linfoma de Burkitt se origina de una traslocación cromosómica (es decir, un cromosoma se “rompe” y cambia una fracción con otro). La traslocación se da entre el protooncogene mycC, un gen que codifica para una proteína reguladora del ciclo celular en cualquier célula normal, localizado en el cromosoma 8, y el cromosoma 14, 2 o 22.

En estos cromosomas queda mycC unido a las regiones que codifican para la generación de anticuerpos por lo que sólo se expresan en células productoras de anticuerpos, es decir en linfocitos, de ahí el nombre de linfoma.

Esta proteína entonces se expresa en cantidades enormes y en la mayoría de los casos no responde a genes que codifican para proteínas supresoras de tumor, o diciéndolo de otra forma, los controladores celulares que evitan la proliferación de tumores.

Las células quedan entonces programadas para crecer en forma desmedida y “desobedecer” cualquier orden de abortar el crecimiento.

Los linfocitos B malignos se pueden infiltrar en diversos tejidos formando crecimientos tumorales, de hecho el linfoma de Burkitt generalmente se caracteriza por la formación de neoplasias intraperitoneales o tumores en el vientre, o una variedad de la enfermedad que predomina en África generalmente presenta tumores en niños en el área de la mandíbula.

¿Por qué se originan estos cambios celulares? Por causas ambientales, las traslocaciones cromosómicas pueden darse por exposición a luz UV, a radiación, a ciertos virus o incluso por “accidentes mecánicos”.

En el caso de Andrea, la enfermedad tomó por sorpresa a esta jovencita de 21 años, madre de un niño de un año. Se dio cuenta de que algo no estaba bien porque empezó a crecerle el vientre de forma desproporcionada.

Se le diagnosticó un crecimiento tumoral y se le hizo una cirugía exploratoria en la que se le extirparon los ovarios, el apéndice y parte del tejido que sostiene los órganos dentro del tórax.

En todos estos órganos se encontró tejido tumoral, hecho que la Aseguradora ha tomado como pretexto para alegar que el padecimiento de Andrea es ginecológico, ¿por que no entérico (del intestino) o conjuntivo?

Porque por definición el linfoma de Burkitt se origina en los linfocitos B (histológicamente es inconfundible, “cielo estrellado”) que pueden infiltrar cualquier tejido.

Su póliza no ajusta el año. Durante siete años tuvo otro seguro y jamás enfermó, no hubo reclamaciones. Andrea realizó sus exámenes ginecológicos de rutina y en ninguno se detectó anormalidad alguna.

Ella lucha por su vida, nosotros por sus derechos. Tenemos la razón pero ellos (la aseguradora) tienen el poder y todo el tiempo del mundo para perderlo.

¿Se imaginan a cuántos no les dicen sus seguros; lo siento pero no procede? ¿Hasta donde se vale hacer negocios? Cualquiera sabe lo que es un Linfoma, por lo menos los médicos.

Esperamos que la justicia impere. Deseamos que Andrea se salve. Por favor.

2003/MG/MEL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content