Celebran dominicanas Día Internacional de la Mujer en plena crisis

Especial - 8 de Marzo Día Internacional de la Mujer 2004
    Demandan mejor calidad de vida y mayor participación
Celebran dominicanas Día Internacional de la Mujer en plena crisis
Por: Mirta Rodríguez Calderón
cimac | Santo Domingo.- 10/03/2004

Gritos enardecidos, canciones, letanías, reclamos y exigencias llenaron de "voces de mujeres frente a la crisis" dos de los parques más céntricos de la capital dominicana en una celebración del Día Internacional de la Mujer, que reunió a más de un millar de congéneres de toda la zona del país, incluidas sus áreas agrícolas.

Las campesinas clamaban por semillas, mientras que los grupos organizados en parajes y poblados requerían leche para sus hijos e hijas, atención médica y energía eléctrica.

Muchas dieron elocuente testimonio de carencias y frustraciones, de sus pequeños negocios quebrados y de cómo el imparable deterioro económico de la nación repercute en sus vidas y la de sus familias, con un inaudito incremento de la violencia de género.

Justo el 8 de marzo, mientras las integrantes del Centro de Solidaridad para el Desarrollo de la Mujer (Ce Mujer) y la Confederación de Mujeres del Campo, entre otras fuerzas, se concentraban en las conmemoraciones, uno de los dos diarios más importantes encabezó con el asesinato de una tenienta del ejército y de su marido, cometido por malhechores en presencia del hijo de la pareja.

Un día antes otro titular daba cuenta de un hombre asesinado por su mujer, pero la cifra de feminicidios supera en mucho estos otros crímenes.

La violencia es un gran problema para el país caribeño de sólo 8.5 millones de habitantes. El año pasado 121 dominicanas fueron ultimadas, 101 de las cuales perecieron por la furia de agresores que antes fueron sus compañeros sexuales; algunos de ellos se suicidaron.

La crisis de las dominicanas alcanza "diversos niveles de dramatismo" y, en ciertos casos, el paraje llega hasta el hambre. Las mujeres concentradas significaron cómo han puesto en práctica estrategias de sobrevivencia que van desde hacer croquetas y otros platos con la cáscara del plátano –muy utilizado en la mesa familiar– hasta utilizar nuevamente pedazos de tela para sus días de menstruación o rehusar los pañales luego de enjuagarlos.

La solidaridad con el vecino pueblo de Haití, las demandas de mayor participación política y la inclusión de las mujeres en las candidaturas por la presidencia en las próximas elecciones de mayo, incitaron también expresiones muy vigorosas en las concentraciones de Santo Domingo, capital de una nación en la que se redujo 30 por ciento el poder adquisitivo en menos de un año, tiene cada día apagones de entre 5 y 14 horas (según la categoría económica de los residentes) y los medicamentos y la comida han cuadriplicado su costo.

En el aspecto político, la campaña electoral en marcha se libra entre el actual presidente Hipólito Mejía, que aspira a reelegirse a pesar de figurar en las encuestas con sólo 16 por ciento de la popularidad, el ex presidente Leonel Fernández, que cuenta con más de 60 por ciento de las preferencias, no obstante que en su gobierno se privatizaron las empresas con notables daños para la nación y ocurrieron otros desastres financieros, y el otro candidato de partidos mayoritarios es un seguidor del fallecido ex presidente Joaquín Balaguer.

El temor de gran parte de la población de un posible fraude durante el proceso electoral del 16 de mayo también fue señalado por las mujeres en décimas y otras expresiones artísticas: "yo creo que los políticos –coreaban– debieran recordar, que el pueblo es quien quita y pone, al presidente que va". La realidad puede ser otra, sin embargo.

El festival cultural Voces de Mujeres Frente a la Crisis reunió a centenares de mujeres y algunos hombres "a pesar de la crisis".

04/MRC/GBG