Inicio Celebran retiro de enmienda de EU contra avance femenino

Celebran retiro de enmienda de EU contra avance femenino

Por Miriam Ruiz

El intenso frío de menos tres grados centígrados no congeló los anhelos de un grupo de mujeres que se reunieron frente al edificio de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para alzar sus voces en nombre de todas las mujeres del mundo.

La noticia de que Estados Unidos había retirado la enmienda en contra de las mujeres empezaba a circular con rapidez, había júbilo, pero persistía la reprobación hacia el sistema de un país que “ha hecho todo para detener los avances de las mujeres”.

Con una botella de cola-cola en la mano y un plato de aluminio desechable lleno de centavos, la mexicana Elizabeth Plácido, representante de Elige, Red de Jóvenes por los Derechos Sexuales y Reproductivos, dijo que ese dinero era para devolverle a Estados Unidos parte de lo invertido en sus programas “convenencieros”.

La joven denunció con vehemencia, que “desde nuestro nacimiento los ajustes estructurales marcan nuestros cuerpos” y apuntó que sus vidas han sido marcados por la violencia que encuentra su máxima expresión en los feminicidios.

Dijo que toda su generación se encuentra a la fecha ante la imposibilidad de acceder a un trabajo formal, remunerado y digno. Tampoco cuentan con seguridad social, atención básica a la salud ni a los servicios de salud reproductiva.

¡Queremos la plataforma de acción y más! -en varios idiomas- fue el grito de lucha en la Primera avenida de la Gran Manzana que alertaba a los neoyorkinos y los invitaba a detenerse para escuchar, mientras una patrulla de la policía de la ciudad se mantenía a distancia para asegurar que la protesta no saliera de un reducido espacio marcado por vallas de madera.

Luego, otra mexicana tomó la palabra, Patria Jiménez, ex diputada perredista quien habló a nombre del movimiento lésbico de América Latina para demandar la inclusión de las lesbianas a la agenda, tras señalar que “nosotras no pedimos permiso para existir”.

“Nosotras no concebimos agendas ni inclusiones a medias” –dijo la representante del Closet de Sor Juana- al agregar que “ninguna mujer puede ser libre, hasta que todas sean libres”, apuntó tras lamentar que en 30 años no se haya logrado un respeto a la opción sexual, aunque “eso no significa que no hayamos ganado espacios”.

Luego vino otro grito de apoyo ¡para las lesbianas, todos los derechos ni más! ¡somos malas, podemos ser peores y Bush se jode, se jode!.

El viento helado, se confundía entonces con el viento de esperanza que empezaba a soplar tras la noticia –ya ratificada para entonces- de que Estados Unidos sí había retirado su enmienda en la cual negaba “nuevos derechos a las mujeres y el derecho al aborto”.

En representación de la Marcha Mundial de Mujeres, la colombiana Mariela Rivera hizo un llamado a favor de las campesinas y por la justicia económica, fue secundada por la precursora del movimiento la quebequense Diane Matte.

La falta de un altavoz o micrófono, no impidió que las voces se escucharan ni que hubiera traducción simultánea, estaban todas o al menos las representantes de las redes mundiales de Asia, Latinoamérica, el Caribe, Europa, África y Norteamérica. Tras ellas, como mudos testigos, los altos edificios de esta zona y la imagen viva de los rostros de todas las mujeres del mundo.

Thin Thin, es el nombre con el que se presentó la vocera de las mujeres de Burma, gobernadas bajo una junta militar por décadas para recordar que en ese país los militares tienen licencia para violar mujeres.

Llamó al secretario general de la ONU, Kofi Annan para que busque la liberación inmediata de Anne Sans Su Yi, Premio Nóbel quien no pudo asistir a esta conferencia por causa del arresto domiciliario al que la sometió la junta militar.

¡Queremos la plataforma de acción y más! ¡Queremos la plataforma de acción y más!, se volvió a escuchar de cada vez más mujeres reunidas frente a la sede de la ONU, todas unidas, sin doblegarse por el frío ni frente al imperialismo en su lucha por todos los derechos de las mujeres.

2005/SJ-MR/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content