Cerca de 246 millones de infantes trabajan en el mundo: OIT

INFANCIA
    En su lugar, los gobiernos debería promover becas, sugiere
Cerca de 246 millones de infantes trabajan en el mundo: OIT
Por: Miriam Ruiz
cimac | México, DF.- 17/02/2004

Eliminar el trabajo que realizan en el mundo uno de cada seis menores de entre cinco y 17 años de edad beneficiaría sustancialmente el Producto Interno Bruto (PIB) de las naciones, de acuerdo con un nuevo estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

De acuerdo con Peter Dorman, autor del estudio Erradicar el Trabajo Infantil: Costos y Beneficios, sacar a las y los niños del trabajo y regresarlos a la escuela para el año 2020 implicaría un costo aproximado de 760 mil millones de dólares, mientras que los beneficios serían casi siete veces superiores, principalmente en los países pobres.

"Aunque en principio puede parecer un compromiso de enormes dimensiones, los costos planteados por el estudio palidecen frente a otros gastos que pesan sobre las economías de los países en desarrollo", explica en un comunicado la OIT.

El costo promedio anual de la erradicación del trabajo infantil es equivalente a 20 por ciento del gasto militar o a 9.5 por ciento del servicio de la deuda externa, indica el estudio.

La OIT estima que hay 246 millones de niños trabajadores en el mundo, de los cuales 179 millones están expuestos a las peores condiciones, lo que pone en riesgo su integridad física, mental y moral.

Dorman propuso en su estudio sustituir el trabajo infantil por transferencias monetarias, es decir becas y apoyos como los que en México otorga el programa Oportunidades.

Los gobiernos tendrían que invertir en la construcción de escuelas y maestros, administrar los programas de transferencia y eliminar el trabajo infantil, pero lograría incrementar la productividad con niveles educativos más amplios y reducirían costos en servicios de salud que genera el trabajo de menores.

Tan solo en América Latina tendría beneficios económicos de hasta 10 por ciento del PIB, según la investigación realizada de manera amplia en ocho países –Brasil, Senegal, Kenya, Tanzania, Ucrania, Pakistán, Nepal y las Filipinas– y con datos de otros 24.

Mientras que los hogares perderían los ingresos que genera el trabajo de sus hijas e hijos, tendrían acceso a programas encargados de combatir la pobreza. Todo lo anterior se calcula en un periodo de 20 años.

04/MR/GBG