Inicio » Chiapas: tres casos de violencia “doméstica” en los últimos días

Chiapas: tres casos de violencia “doméstica” en los últimos días

Por Manuel de la Cruz/corresponsal

En Chiapas, tres hechos de violencia, ocurridos en los últimos días, son ejemplo del incremento de la violencia en el hogar y en la pareja que, según el Ministerio de Justicia, ocurre en esta entidad del sur del país.

Un hombre asesinó a su pareja en presencia de la hija de ambos, de sólo 6 meses de edad; otro hombre intentó matar a su novia al sospechar que ella lo había infectado con VIH y un niño de siete años mató accidentalmente de un disparó en la cabeza a su hermanita de cuatro años.

El primer hecho ocurrió en Tuxtla Gutiérrez, capital del estado, donde la policía arrestó a un hombre que asesinó con exceso de violencia a una mujer y dejó tirada a una niña de seis meses en el charco de sangre.

El Ministerio de Justicia confirmó la detención de Rafael Alonso Mota Pérez de 34 años, quien mató a Matilde Pérez Hernández, el 10 de enero en la comunidad Chucamay en Ocozocoautla.

Según la autoridad judicial, Mota vivía en unión libre con Pérez, en una colonia de Tuxtla Gutiérrez y ante “sus sospechas de un engaño y cegado por los celos” le pidió con engaños que lo acompañará a un paraje desolado de esa comunidad situada a la salida del municipio.

Sin importar que la mujer de 29 años cargaba a la hija de ambos, el hombre sacó de sus ropas un arma con la que la apuñaló en más de una docena de ocasiones en todo el cuerpo.

El homicidio fue denunciado por algunas personas que acudieron ante los llantos de la niña.

La policía inició las investigaciones, que los condujo con el sujeto que al momento de su detención argumentó que sentía celos y sobre todo tenía sospechas de un supuesto engaño de su ex pareja.

El Ministerio dijo el fin de semana que el asesinato fue extremadamente violento y es una manifestación del incremento de la violencia domestica y conyugal en algunas zona de Chiapas.

La niña fue enviada a las instalaciones de Instituto de Desarrollo Humano en la capital chiapaneca en espera que algún familiar la reclame, mientras que Mota Pérez fue enviado al cárcel de alta seguridad el Amate en el municipio de Cintalapa en espera de su sentencia.

Por otra parte, también en Tuxtla, un hombre al que le diagnosticaron VIH/SIDA intentó asesinar de un disparo a su novia adentro de un hospital.

Las autoridades judiciales explicaron que Luis Coss, de 26 años de edad, sospechaba haber contraído la infección. Y después de acudir a que le practicaran estudios para determinar su estado de salud, en compañía de su novia Luisa Gutiérrez Figueroa, de 24 años, le confirmaron su sospecha: ambos estaban infectados. Coss sacó entonces una escuadra calibre 38 con 11 municiones con la que intentó matar a disparos a Gutiérrez.

Los empleados del hospital declararon que, por fortuna, un primo del muchacho que los acompañaba se dio cuenta de la situación y lo desarmó, dándole un golpe con la pistola.

El hombre cayó al suelo y acusó a su novia de haberlo contagiado porque antes de iniciar su relación de pareja la mujer había supuestamente ejercido la prostitución. Los 3 fueron detenidos por la policía para que sean interrogados con el propósito de deslindar responsabilidades.

Y en la misma ciudad, un niño de siete años mató accidentalmente de un disparó en la cabeza a su hermanita de cuatro años.

Según el Ministerio de Justicia, el incidente ocurrió la tarde del domingo cuando el menor de edad, que es hijo de un agente de la Policía Sectorial, tomó el arma de cargo que su padre dejó sobre la mesa donde se estaba consumiendo bebidas alcohólicas adentro de su casa.

Sin que el agente se diera cuenta de lo que estaba ocurriendo en su entorno “sus hijos comenzaron a jugar a policías y ladrones” con la escuadra 9 milímetros completamente cargada.

Señaló que el niño después de colocar el arma en la cabeza de su hermanita accionó el gatillo.

El disparó fulminó instantáneamente a la niña, quien cayó a los pies del menor de edad.

La detonación alarmó a los vecinos de esta familia, que llamaron a la policía para investigar lo que estaba sucediendo al interior de este domicilio ubicado al sur de la ciudad.

Los agentes encontraron a su compañero en completo estado de ebriedad, quien “no sabía lo que había pasado. En un intento por dar una explicación, dijo que se debió a un descuido”.

Las autoridades dijeron, a partir del testimonio de vecinos, que la esposa del policía se encontraba en una cantina bebiendo cerveza, por lo que no supo del hecho hasta que le avisaron de lo ocurrido.

El menor de siete años fue enviado a las instalaciones del Ministerio de Justicia, mientras que los padres fueron detenidos para que se determine en las investigaciones su responsabilidad.

08/MC/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: