Inicio Cifras inexactas en Muerte Materna originan políticas públicas inadecuadas

Cifras inexactas en Muerte Materna originan políticas públicas inadecuadas

Por la Redacción

Los países latinoamericanos  que tienen problemas para identificar, registrar y contabilizar las defunciones maternas, pueden tener cifras mayores a las reportadas y, por tanto, sus políticas públicas no serían las  adecuadas para detener su problema de Muerte Materna (MM), alertó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).
 
Así lo explica el organismo en una de sus publicaciones más recientes, titulada “Hacia la armonización de las estimaciones de mortalidad materna en América Latina”, donde advierte que las estadísticas nacionales sobre MM se alejan considerablemente de las estimaciones internacionales, realizadas por expertos en salud.
 
Según cifras gubernamentales, reportadas por las naciones a la Organización Mundial de la Salud (OMS), se registró un total de 5 mil 959 defunciones maternas en América Latina durante 2013.
 
Dicho valor es “sustancialmente menor” que las 8 mil 810 calculadas por el Grupo Interagencial de Estimaciones de Mortalidad Maternal (MMEIG por sus siglas en inglés) o las 7 mil 530 muertes estimadas por el Instituto para la Métrica y la Evaluación de la Salud (IHME, por su nombre en inglés) para el mismo período.
 
El MMEIG está compuesto por miembros de OMS, los Fondos de las Naciones Unidas para la Infancia y Población, respectivamente, (Unicef) y (Unfpa) y el Banco Mundial, junto con otras agencias y asesores, mientras que el Instituto forma parte de la Universidad de Washington y se especializa en generar información confiable sobre temas de salud.
 
NIVELES ALTOS, INFORMACIÓN POCO CONFIABLE
 
Cepal recuerda que al firmar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, las naciones se comprometieron a garantizar el derecho de las mujeres de dar a luz sin poner en riesgo sus vidas, toda vez que estas muertes constituyen una de las más grandes violaciones a sus Derechos Humanos, sin embargo en varios de los países de América Latina y el Caribe la MM permanece en niveles altos.
 
Lo anterior podría relacionarse, entre otras cosas, con que los países no cuentan con información confiable que les permita implementar políticas y programas que se ocupen de esta problemática.  
 
“El medir la mortalidad materna no es tarea fácil, debido a problemas tanto en la recolección como en el procesamiento de los datos y a la falta de documentación suficiente para determinar el grado de confiabilidad de las cifras oficiales”, advierte la Cepal.
 
Como ocurre con otras estadísticas de salud, los países con mayor incidencia de mortalidad materna son justamente aquellos con más graves problemas de fiabilidad y exactitud de los datos, ya sea porque cuentan con sistemas de salud menos desarrollados o porque carecen de mecanismos confiables para identificar, registrar y contabilizar las defunciones maternas.
 
Adicionalmente, cada país cuenta con un arreglo particular para la producción de cifras oficiales sobre nacimientos, defunciones y causas de muerte.
 
ESTADÍSTICAS VITALES Y SUBREGISTRO
 
Cepal señala que países de la región han optado por utilizar información proveniente de los sistemas de Estadísticas Vitales (nacimiento, defunción, muerte fetal, casamientos y divorcios), pero estos sistemas nacionales carecen de cobertura total, por lo que muchas muertes no están registradas, dando lugar a la sub-enumeración.
 
Al utilizar las Estadísticas Vitales también se corre el riesgo de una mala clasificación de las defunciones maternas ya que, “incluso si los sistemas de registro son cabales, una fracción importante de estas muertes son reportadas incorrectamente y, por consiguiente, se registran como no maternas”.
 
MUERTE TARDÍA, SIN REGISTRO
 
A estas fallas de registro se suma que la definición de MM no incluye las defunciones maternas tardías, es decir aquellas que tienen lugar después de 42 días de terminado el embarazo pero antes del año, ni aquellas originadas por secuelas de causas obstétricas directas.
 
A nivel regional se ha detectado que los países que no incorporan las muertes tardías en sus estadísticas son Argentina, Brasil, Colombia, Cuba, el Ecuador, Honduras, México y Panamá.
 
Ante la falta de armonización en estadísticas de mortalidad materna, Cepal les propone a las naciones una nueva metodología para la creación de estas estadísticas, y recuerda que para reducir la MM  hay que priorizar la mejora de la atención sanitaria a las mujeres y la consecución del acceso universal a los servicios de salud reproductiva: planificación familiar, prevención de embarazos no planificados, atención de calidad en el embarazo y el parto y atención obstétrica de urgencia.
 
15/AZM/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content