Inicio Ciudad y delincuencia

Ciudad y delincuencia

Por Lucero Saldaña

Ante el incremento de la delincuencia en las ciudades, existen estudios, sobre todo desde principios del siglo pasado en los que las palabras claves son: delincuencia, ciudad, contribuciones geográficas y seguridad urbana.

Dado que por el crecimiento de la ciudad, se establecen las tensiones entre las diferentes zonas, entre las que explicita el cerco al que se ve sometido el núcleo central por la zona que se califica de transición o de deterioro o decadencia, abre un amplio campo para el análisis de las disfunciones sociales.

El análisis sobre la competencia del suelo, los guetos de las zonas centrales de las ciudades y los conflictos que se generan, las apropiaciones, degradación y usos de las zonas residenciales del centro a la periferia, son implicaciones que tiene la actividad delictiva para las ciudades.

Uno de los ámbitos en los que se han centrado una mayor cantidad de investigaciones es la cuestión de género, especialmente la condición de mujer como factor de riesgo, asimismo han estado en el centro de los análisis los jóvenes como autores de actos criminales y también como víctimas, además de las características étnicas; la tercera edad como factor que incide en la construcción social del miedo y en el aislamiento social y político de las personas ancianas, así como la homosexualidad.

La construcción social del miedo, los impactos de las agresiones en el ámbito doméstico, la incidencia de la iluminación en el sentido de seguridad, los elementos simbólicos como constructor de seguridad o inseguridad o la apropiación colectiva de los barrios son temas con los que se deberían diseñar los planes y metas tanto de investigación de los delitos como de planeación para el desarrollo urbano.

Una investigación sobre el impacto de la victimización en los ciudadanos ha cobrado interés.

El miedo a la delincuencia causa graves daños a la salud, inclusive la muerte. Lamentables casos como el de la actriz Mariana Levy, hija de Talina Fernández, que indirectamente fue víctima de la propia inseguridad del Distrito Federal. En varios estudios se registra un número significativo de referencias que hacen mención a la delincuencia en uno de los sectores económicos más susceptibles al impacto del miedo y es el turismo.

En líneas generales concluyen que la concentración de jóvenes y adolescentes de familias monoparentales y una alta concentración étnica, requieren el desarrollo de políticas específicas para los barrios o colonias en crisis.

La respuesta al problema del delito se ha estructurado desde una perspectiva técnica antes que como ejercicio político. Muchos dan a la estadística de los casos, un carácter de medida objetiva del comportamiento de la delincuencia, en lugar de considerarlo como una evaluación subjetiva de las prioridades de los servicios policiales.

Este puede ser un ejemplo de los casos de mujeres asesinadas y desaparecidas en Ciudad Juárez, Chihuahua, en donde ha habido una guerra de cifras y que no se considera al fenómeno como un problema social en conjunto, sino casos individuales.

La cantidad de hechos producidos en un espacio determinado, el número de autores que provienen de un mismo territorio, la capacidad del territorio como emisor de señales de interés para la actividad delictiva o la distancia que separa el lugar del hecho de los lugares de residencia de los autores, entro otras. Plantean que la criminalidad es lo suficientemente intensa cuando el lugar es lo suficientemente atractivo.

Esto puede verse en Chiapas, en la frontera con Guatemala, con las bandas delictivas denominadas Maras Salvatruchas, que se han internado en otros Estados donde empiezan a tejer redes de apoyo para sus ilícitos.

En el Distrito Federal hemos tenido referencias de casos de mujeres ancianitas asesinadas, en este sentido, se plantea el interés de analizar estos impactos desde las perspectivas que superen los análisis cuantitativos, y considerar que la tercera edad es el grupo de la población que también sufre de violencia en el ámbito doméstico.

Hay que desarrollar espacios de debate y trabajo cooperativo multidisciplinario, a la realidad de las ciudades y de su ciudadanía, exigiendo el concurso del urbanismo, la geografía, la sociología, la psicología social, la ecología, la pedagogía, el derecho y otras, en función de utilidad pública para desarrollar políticas activas.

*Senadora: [email protected]

2005/LS/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content