Inicio Colombiemos, ejemplo de auditoría civil contra la corrupción

Colombiemos, ejemplo de auditoría civil contra la corrupción

Por Sandra Russo

Rosario Ballestero Casas es muy joven. Proviene de las ciencias políticas, aunque en su curriculum hay un máster en economía y una especialización en crítica de la corrupción política.

Es colombiana y está al frente de la Red Colombiemos, una iniciativa que en gran parte se debe a ella y que trabaja en consonancia con el Poder Ejecutivo de su país, pero que ha logrado soportar incluso un cambio de mando de ese poder. Es decir, Colombiemos es una red civil que pretende imponerse, en tanto movimiento social y de conciencia, al gobierno de turno.

Esta tarde, Ballestero Casas fue una de las panelistas en el Foro Internacional de Mujeres contra la Corrupción que se realiza en esta ciudad argentina. En el panel de Ciudadanas en Acción, describió el contexto en el que está creciendo Colombiemos, que como ella dice, significa algo así como “ejerzamos nuestra ciudadanía como colombianos, y ya”.

Se trata de una red que se inserta en la estrategia presidencial de la lucha contra la corrupción. Desde l991, cuando se cambió la constitución colombiana, hubo nuevas herramientas para que los ciudadanos practicaran controles sobre los tres poderes del estado.

Hasta entonces, el sistema de democracia representativa no preveía este tipo de contralor. Se abrió un diálogo entre instancias públicas y privadas, y hubo que comenzar a aprovechar todo resquicio posible para ejercer la ciudadanía en el sentido más amplio posible.

El objetivo a largo plazo es crear una masa crítica de ciudadanos que sea capaz de aunar esfuerzos en la lucha contra la corrupción. Colombiemos se apoya en las tecnologías de comunicación. Cuenta con casi 12 mil miembros en 32 regiones, todos ellos ciudadanos y ciudadanas atentos a cualquier irregularidad o falla en los negocios y acuerdos entre el estado y el ámbito privado.

El Ejecutivo colombiano permite que los miembros de Colombiemos supervisen las diversas contrataciones para garantizar la transparencia de los acuerdos. Hacen reuniones anuales y han logrado además que el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial les rindan cuentas una vez al año. “No se fiscaliza al Estado, sino que se lo ayuda para que no se equivoque. Hemos cambiado el eje desde donde ver el problema”, sostiene Ballestero Casas.

Colombiemos supervisa el escenario entero del país, pero han surgido, una vez creada la red, iniciativas locales para aplicar ese mismo ejercicio de contralor en cada región y hasta en cada localidad. Cartaginemos, de Cartagena, es el primer ejemplo de esa concreción. Y van por más.

En el Foro, esta mañana, las organizadoras argentinas tuvieron la buena idea de hacer su propia rendición de cuentas, y anunciaron qué fundaciones, empresas o secretarías habían donado dinero para esta organización, y en qué se usó respectivamente cada partida de dinero, desde los abultados nueve mil dólares girados por el Global Fund for Women, hasta los tres días de hotel donados por un sindicato.

La transparencia empezó por casa.

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más