Inicio Con llamados contra EU inició el Foro Social Mundial

Con llamados contra EU inició el Foro Social Mundial

Por Miriam Ruiz

Las mujeres se llevaron la tarde de inauguración del Cuarto Foro Social Mundial (FSM), en la cual la premio Nobel de la Paz Shirin Ebadi arremetió contra las políticas estadounidenses.

La abogada iraní Shirin Ebadi alertó a decenas de miles de mujeres y hombres reunidos en los terrenos industriales de Nesco para actuar contra las medidas de combate al terrorismo que se usan desde el pasado 11 de septiembre y la ocupación afgana e iraní.

“Algunos Estados, incluyendo Estados Unidos, consideran legítimo tomar medidas que violan la legislación internacional sobre derechos humanos. Esto es notable en el caso de los prisioneros detenidos en la base americana de Guantánamo”.

En el caso de Iraq “el poder efectivo debe transferirse tan pronto como sea posible al pueblo iraquí. Debe permitírseles tener su destino en sus propias manos y explotar la riqueza de su país por ellos mismos para el beneficio de la población dijo la reformista, reconocida la defensa de los derechos de las mujeres y los niños en Irán.

La primera mujer musulmana que recibió el Premio Nobel de la Paz llegó con un pantalón y saco azul, sin velo, para recordar también las violaciones de derechos humanos que ocurren todos los días en los “territorios ilegalmente ocupados por Israel desde 1967”, y pedir apoyo para los acuerdos de paz en Palestina apoyados en las resoluciones de la ONU.

Y reitero que las mujeres en el mundo son las que sufren mayor violencia económica y en los conflictos.

Antes, la nonagenaria capitana participante en el movimiento de independencia hindú, Lakshmi Seghal, dijo que “hoy se vive una nueva forma de imperialismo”, como vivió la India hasta el siglo XX.

“Pero ahora es un enemigo callado”, señaló la militar vestida con un sari sedoso y blanco al criticar la globalización, donde “las mujeres son las primeras en ser contratadas y las primeras en ser despedidas”.

La luchadora contra el colonialismo británico, dijo: “Si yo volviera a empezar otra vez, lo haría con la misma fuerza y empuje espiritual”.

Mientras que la escritora y activista Arundhati Roy, mujer de rasgos muy delicados y activista contra las grandes presas en India, dijo que debatir las posibilidades del neoliberalismo o el imperialismo es tan absurdo como “debatir los pros y contras de la violación”.

“No hay país que no haya tenido un misil sobre su territorio o un cheque del Fondo Monetario Internacional”, dijo, y recordó que hace un año, mientras miles de activistas se reunieron en Porto Alegre, para pensar Otro Mundo Posible, George Bush y sus colaboradores hacían lo mismo en la Casa Blanca.

Así, hay quien habla de proyectos para las nuevas ciudades americanas y quien defiende la necesidad de un imperio para un mundo ingobernable, donde quieren “orden al costo de la justicia y disciplina al costo de la dignidad”.

Y aunque para muchos asistentes es suficiente con reunirse a dialogar, Roy consideró que “para ganar algo tenemos que concordar en algo aunque sea pequeño” y pidió dejar de criticar la ocupación de Iraq, “para convertirnos en la resistencia de Iraq”.

Roy, autora de El Dios de las Pequeñas Cosas, que obtuvo el premio Booker en 1997, propuso ante activistas de todo el mundo un cierre a todas las compañías cómplices de la ocupación en Iraq.

Dos hombres participaron también: Chico Whitakeer, el brasileño que impulsó el FSM en Porto Alegre, y el ex primer ministro V.P. Singh, quien envió un mensaje leído.

Rock pakistaní y danzas africanas fueron el aperitivo de la tarde en el FSM.

EL PAIS DE LAS GRANDES MARCHAS

Hogar de la sexta parte de la humanidad, la India ha visto grandes movilizaciones. Pero la llegada a la inauguración del FSM fue algo distinto ante la procesión de mujeres descastadas, maestros filipinos, jóvenes europeos con trenzas y mechas que cambian la comodidad por la ecología. Miles de activistas de base y también especialistas con diversos postgrados en defensa del medio ambiente o derechos humanos provenientes de cada continente.

De las 100 mil personas registradas hasta el día de hoy, de acuerdo con el comité organizador, más de 40 por ciento son mujeres.

“Descastemos el sistema de castas”, era la consigna de las mujeres dalit, que al lado de otras mujeres más privilegiadas y con mayor educación, pidieron aumentar la representación femenina en el Parlamento hindú, mientras que otras, las trabajadoras sexuales, bailaban al tiempo de llamar a la protección contra el VIH.

04/MR/GMT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más