Inicio » Con trabajo y sin servicios 13 millones de mexicanas

Con trabajo y sin servicios 13 millones de mexicanas

Por Román González

Más de 13 millones de mujeres mexicanas padecen deficiencias en materia de seguridad social, ya que pese a ser parte de la población económicamente activa del país carecen de guarderías, capacitación, vivienda, pensiones y servicios de salud, entre otros.

Para el Estado, que debería garantizar un mínimo de servicios para el desarrollo e impulso de la clase trabajadora femenina, esto no aparece como una necesidad básica, sino como un recurso que bien puede ser prescindible para lo que es considerado como “un sector de la población”.

Cifras del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), revelan que de los 13 millones de mujeres que están en el mercado laboral formal, actualmente sólo cuatro millones 900 mil cotizan para tener derecho a una pensión, no obstante, de ellas poco más del uno por ciento lo logrará.

Al concluir el periodo ordinario de sesiones en la Cámara de Diputados, al menos 13 iniciativas de reformas legales a favor de los derechos de las mujeres quedaron pendientes para un periodo extraordinario o para la próxima legislatura, que comienza en septiembre venidero.

Entre ellas está la reforma a la Ley Federal del Trabajo, promovida por el secretario de Trabajo, Carlos Abascal, la cual en materia de derechos laborales de las mujeres sólo tutela aquellos que se vinculan con el ejercicio de la maternidad.

PENSIONES

La académica del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, María Luisa González Marín, aseguró a Cimacnoticias que para la población femenina es casi imposible obtener una pensión ya que son menos estables en el empleo a causa de la maternidad y los roles tradicionales que las mujeres “deben” desarrollar.

Esta situación, expresó, se agudizó después de que en el 2001 reformas a la Ley del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), que proporciona el 70 por ciento de las pensiones en el país, aumentaron de 500 a mil 250 las semanas de cotización para tener derecho a una pensión, lo que equivale a 25 años laborales ininterrumpidos.

Así, de 13 millones de mujeres que están incorporadas al mercado laboral formal, el 58 por ciento no cuenta con prestaciones laborales ni derecho a pensión, por lo que su vejez es incierta.

En su trabajo: Los Derechos de la Mujer y los Retos en el Mercado laboral, el académico de la Facultad de Contaduría y Administración de la Universidad Autónoma de Chiapas, Julio Ismael Camacho Solís, establece que la participación de la mujer en el terreno laboral ha estado caracterizada por una dualidad.

Es decir, explica, se ha procurado mantenerla en el hogar y, cuando es conveniente, se le ha ubicado en la parte inferior de la escala ocupacional. Con ello, las desigualdades sociales entre hombres y mujeres no están biológicamente determinadas sino socialmente construidas.

HISTORIA

Un estudio del comité ejecutivo del Sindicato Independiente de Trabajadores del Colegio de Bachilleres (SINTCB), señala que los derechos sociales conquistados por las luchas de los trabajadores, particularmente los de la seguridad social, son puestos en entredicho por los últimos gobiernos pro empresariales.

Asegura que bajo esos gobiernos, el Estado abandona sus obligaciones sociales, de modo que es posible afirmar que el sistema de seguridad social tiende hacia su destrucción y posterior reforma como sistema privatizado.

Esa tendencia deja de lado la esencia solidaria y en pro del bienestar colectivo de la seguridad social, sustituyéndola por una racionalidad mercantil y privada, que va contra los derechos sociales garantizados por la Constitución.

Pese a la rápida extensión de la seguridad social en México, desde su origen, las políticas neoliberales frenaron su crecimiento, de modo que en 1994 solamente el 40 por ciento de la población estaba dentro de ese sistema.

Durante el período 1992-1996, no sólo no creció la cobertura de seguridad social, sino que descendió. Según datos del propio Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), la cifra de asegurados disminuyó en 1.1 por ciento entre 1991 y 1994 y cayó en casi el 10 por ciento en 1995.

Además, se impulsaron reformas legales que abandonaron la concepción de seguridad social pública, solidaria e integral. La Ley del Seguro Social limitó la prestación de guarderías, promovió la contratación de servicios privados e introdujo cambios en el sistema de pensiones.

Para lograr que las mujeres se incorporen por igual que los hombres al mercado laboral, es necesario que tengan acceso a servicios que permitan esta situación.

Actualmente, las mil 163 guarderías del IMSS son insuficientes para cubrir la demanda de 350 mil mujeres derechohabientes.

2003/RGL/MEL

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: