Inicio » Conciliación de dos mundos Oriente y Occidente en un cómic

Conciliación de dos mundos Oriente y Occidente en un cómic

Por Coralie Faure

El cómic Persepolis, de Marjane Satrapi, pone en duda la idea de que la mujer Iraní es una mujer sometida.

Al contrario, en un país donde la inteligencia y la fuerza política del país fueron eliminados (millares de personas ejecutadas), las mujeres son las primeras actrices de una revolución discreta y cotidiana, decididas a emanciparse y cambiar las cosas.

Persepolis es un cómic histórico que se desarrolla en el Irán contemporáneo y autobiográfico realizado por una mujer Iraní, que logró ser una mujer libre en un mundo muy hostil.

Merjane Satrapi, quien hoy vive en París, tenía 10 años en 1980, cuando la historia inició. Es una niña cultivada, curiosa y rebelde que creció en Teherán, en un ambiente familiar muy progresista cuyo padre sostenía que “un hombre no puede ser machista con la mujer que ama”.

El cómic es narrado por alguien con una mirada justa y verdadera, una niña decepcionada por la hipocresía y el consenso de los adultos.

En 1979, tuvo lugar una revolución que llamaron más tarde islámica, así inicia la historia. Con dibujos sencillos, estilizados y eficaces, Marjane Satrapi cuenta la reacción de la niña frente al cambio radical que vivió de una escuela laica y mixta, a la escuela islámica con la imposición de la religión y el pañuelo.

En el segundo tomo, tiene lugar el largo periodo de 4 años de guerra contra Irak que conllevó un endurecimiento del régimen en el que al interior de los muros, la gente intenta vivir “en una nube de felicidad”, pero afuera, enseñar su muñeca, reír fuerte o llevar tenis nike (símbolo del occidente) es muy reprimido.

Llevar el pañuelo es todo un arte para las mujeres, Marjane Satrapi describirá más tarde como las Iraníes consiguen distinguirse con la vestimenta austera.

A sus 14 años, la adolescente que es demasiado liberal, representa un peligro y es enviada a Europa por primera vez, donde vive el exilio y se enfrenta a la discriminación que la lleva incluso a esconder su nacionalidad (que hoy reivindica).

El último tomo del cómic presenta la reflexión de una Marjane adulta, y occidentalizada de regreso en Teherán. Con más distancia, describe el absurdo de dos mundos que se enfrentan.

En la Republica Islámica, las imágenes recuerdan el sacrificio de los mártires de la revolución que invaden las paredes en las calles y el occidente es el símbolo de la decadencia.

En occidente, la nueva religión es la de la felicidad superficial permitida por el consumo; ahí, el Irán es el sinónimo del mal y los Iraníes son vistos como una población “integrista” y “terrorista”.

De alguna manera, Marjane Satrapi concilia en ella misma los dos mundos, el oriente y el occidente.

06/CF/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: