Inicio Condena AI revisiones de hombres a mujeres presas

Condena AI revisiones de hombres a mujeres presas

Por la Redacción

La organización defensora de los derechos humanos, Amnistía Internacional (AI), pidió a las autoridades penitenciarias del estado de California que prohíban las revisiones que guardias varones hacen a mujeres y que les permiten tocar sus pechos y entrepierna sin supervisión.

En un comunicado AI advirtió que durante las revisiones los guardias tocan las partes íntimas de las reclusas, “lo que vulnera las normas internacionales, además de constituir una forma de violencia contra la mujer”.

La petición de la organización, con sede en Londres, fue hecha luego de que la prisión estatal de mujeres de Valley, la mayor cárcel de mujeres del estado, reinstaló esta práctica luego de haberla prohibido durante varios años luego de quejas de las reclusas, que eran abusadas sexualmente.

En California, como en muchos otros estados estadounidenses, las presas son generalmente vigiladas por guardias varones, práctica que vulnera las normas internacionales y que desde hace tiempo Amnistía Internacional lucha por combatir.

Las autoridades estadounidenses justifican esta práctica basándose en las leyes de igualdad de oportunidades del país, que disponen que tanto hombres como mujeres deben tener los mismos derechos en el empleo.

VIOLAN TRATADOS

Sin embargo, en algunas jurisdicciones estadounidenses se han limitado las funciones de los guardias varones en los centros de reclusión para mujeres sin violar por ello estas leyes.

“Los guardias varones deben tener prohibido llevar a cabo revisiones con o sin ropa de las presas y acceder habitualmente a las zonas donde éstas viven. Tales prácticas dejan un amplio margen para los abusos y violan el derecho fundamental a la intimidad y la prohibición de los tratos crueles, inhumanos o degradantes que disponen los tratados internacionales, como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, ratificado por Estados Unidos”, agregó Amnistía Internacional.

La práctica estadounidense ha sido criticada por los órganos de vigilancia de los tratados, como el Comité de Derechos Humanos, que vigila el cumplimiento del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos por los Estados y que en 1995 expresó su preocupación por el sistema que permite a funcionarios varones tener acceso a los centros de detención de mujeres en Estados Unidos, que “ha dado lugar a graves acusaciones de abusos sexuales contra mujeres y de violación de su intimidad”.

Asimismo, el Comité ha afirmado en una observación general sobre el artículo 17 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos sobre el derecho a la intimidad que las personas sometidas a registros corporales “serán examinadas sólo por personas de su mismo sexo”.

2003/MES/MEL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más