Inicio » Coneval “maquilla” las cifras del hambre en México: experta

Coneval “maquilla” las cifras del hambre en México: experta

Por Anayeli García Martínez

En la última década las políticas federales de asistencia social implementadas por los gobiernos del Partido Acción Nacional (PAN), para paliar la pobreza han fracasado y lejos de buscar estrategias eficientes para combatir este problema el Estado lo minimiza, no lo reconoce y además lo oculta, asegura la investigadora de El Colegio de México Araceli Damián González.

En entrevista con Cimacnoticias, la especialista en pobreza urbana critica los recientes datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), según los cuales de 2008 a 2010 hay 3.2 millones más de pobres en el país y de manera paradójica disminuyó el número de personas sin acceso a servicios de salud, seguridad social, vivienda y educación.

Sin embargo, Damián González advierte que hay más pobres de los que muestran las estadísticas y señala que sólo el dos por ciento de los 112 millones 336 mil 538 habitantes tienen todas sus necesidades cubiertas y no son pobres, es decir, únicamente dos millones 246 mil mexicanas y mexicanos.

La coautora del libro “Pobreza en México y el mundo. Realidades y desafíos” afirma que aunque el Coneval indica que la pobreza pasó de 44.5 a 46.2 por ciento, la realidad es todavía más compleja.

METODOLOGÍA A MODO

–De acuerdo con el Coneval pareciera que México está dejando de ser un país pobre, ¿qué opinión tiene al respecto?

–El método de medición multidimensional que utilizó el Coneval tiene un problema metodológico que minimiza la pobreza y oculta el alza de ésta. Para ser pobre se tiene que ser pobre dos veces. No basta con ser pobre por ingresos, hay que tener alguna otra carencia en salud, seguridad social, vivienda o educación.

“El absurdo del Coneval es que si en las zonas rurales la línea de pobreza es de 44 pesos al día por persona, alguien que tenga 45 pesos –aunque el piso de su casa sea de tierra, no tenga seguridad social, ni servicios de salud– ya no es pobre porque no está por debajo del umbral de ingresos. Tiene que ser doblemente pobre para entrar en las estadísticas”.

–¿Esto significa que el número de mujeres y hombres en pobreza moderada y extrema es mayor al que presenta el Coneval?

–El 19 por ciento de la población en nuestro país (más de 21 millones) está en pobreza extrema. Son personas que tienen una cantidad de dinero que para lo único que les alcanza es para alimentos crudos, nada más. Es como si la gente comiera los alimentos crudos y (pues) nadie vive de esa manera.

“Cerca de una quinta parte de la población vive en pobreza extrema pero como el Coneval pide que, además de tener ingresos bajos, tengan otra carencia, sólo reconocen que hay 10.4 por ciento de pobres extremos, casi la mitad de la realidad. Metodológicamente se minima la pobreza al pedir que seas pobre por ingreso y por carencia social”.

–Sin embargo, oficialmente la pobreza extrema se redujo de 10.6 a 10.4 por ciento por la cobertura de programas sociales. ¿Cómo se explica esto?

–Los dos indicadores que explican por qué no sube la pobreza extrema es la ampliación en el acceso a los servios de salud y la seguridad social. La carencia en el primer indicador bajó del 40.8 al 31.8 por ciento entre 2008 y 2010, y la carencia en el acceso a la seguridad social pasó del 65 al 60 por ciento.

“El Seguro Popular se amplió muchísimo en estos últimos dos años y ellos consideran cubiertas a las personas que tienen el Seguro Popular aunque este sólo cubre dos tercios de las enfermedades que se presentan en los servicios de salud normales. La gente no tiene la misma cobertura que si tienen IMSS o ISSSTE.

“En el IMSS si te da cáncer o un problema del corazón, te atienden; en el Seguro Popular no están cubiertos. Se cubren con un gasto que se llama de ‘gastos catastróficos’, el cual no alcanza para la cantidad de gente que verdaderamente lo necesita.

“Además el Seguro Popular tiene criterios absurdos, por ejemplo, para las personas con hemofilia (enfermedad genética sanguínea) sólo están cubiertos aquellos que nacieron a partir de que Felipe Calderón es presidente de la República, de lo contrario no tienen derecho a ser tratados, y muchos de los servicios del Seguro Popular son así”.

28 MILLONES NO TIENEN PARA COMER

–¿Cómo se puede comprobar que la pobreza realmente creció?

–Hay un dato contundente: la carencia por acceso a la alimentación. Este indicador aumentó en dos años de 21.7 a 24.9 por ciento. En 2008 era una quinta parte de la población (23.8 millones de personas) sin acceso a alimentos y en 2010 se incrementó a una cuarta parte (28 millones de personas).

“Qué pobreza más extrema puede haber en este país. Cómo es posible que casi el 25 por ciento de la población se vaya a dormir con hambre y se diga que solamente hay 10.4 por ciento de pobres extremos.

“Tienen un discurso que oculta la realidad de la problemática social. No reconocen los errores de un método que está ocultando el aumento de las carencias sociales y, por el contrario, salen con cifras alegres de que la pobreza en México no aumentó a pesar de las evidencias y de la crisis económica de 2008 y 2009”.

–Al revisar las cifras se encuentra que ocho de cada 10 mexicanos tiene alguna carencia, ¿qué refleja este dato?

–La realidad cotidiana muestra que somos una sociedad dividida: 80.7 por ciento de la población tiene algún nivel de carencia y 19.3 no lo tiene. Estos últimos están por arriba de los umbrales, pero estamos hablando de umbrales mínimos, de 22 pesos para alimentos y 44 pesos para vivir.

“Por tanto, este 19.3 por ciento de personas que tienen cubiertas todas sus necesidades en la realidad llega ser del dos por ciento.

“Por ejemplo, una persona que vive en el medio rural y que necesita trasladarse, gasta 10 o 15 pesos para ir a trabajar y otros 22 pesos para comer, con eso se les fue su línea de pobreza y de alimentación. Aunado a esto hay que considerar que para no estar en rezago educativo piden primaria para las personas de 28 años y más.

“Todos sabemos que este nivel educativo es insuficiente para tener acceso a un salario que te permita vivir sin pobreza”.

CIFRAS ALTERADAS

Finalmente la también integrante del Sistema Nacional de Investigadores señala que desde 2002, en el sexenio de Vicente Fox, cuando la Secretaría de Desarrollo Social creó el Comité Técnico para la Medición de la Pobreza, se borraron los altos índices de miseria.

En 2002 se encontró que dos terceras partes de la población estaban en situación de pobreza, por lo que el Comité hizo ajustes en la medición y terminó diciendo que sólo afectaba al 50 por ciento de mexicanas y mexicanos.

Damián González critica que desde entonces y hasta 2010, 13 millones de personas más no cuentan con ingresos suficientes para solventar sus necesidades y tampoco con los servicios que el Estado debería proveer como son educación y salud.

11/AGM/RMB/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: