Inicio Conferencia de Nairobi

Conferencia de Nairobi

Por María de la Luz González

En julio de 1985, diez años después de la Primera Conferencia de la Mujer, la comunidad internacional se reunió nuevamente en Nairobi para evaluar los avances logrados en esa década, que se había declarado como el Decenio de la Mujer 1975-1985, durante la cual la situación de las mujeres, si bien había registrado algunos progresos, se mantenía sin cambios fundamentales.

En el encuentro se destacó el informe presentado por la Secretaría General de la ONU cinco años atrás sobre la situación de las mujeres en mundo: representaban la mitad de la población, aportaban aproximadamente dos terceras partes de las horas trabajadas, incluyendo labores domésticas y otros servicios no remunerados, pero recibían sólo una décima parte del ingreso mundial y poseían cerca del uno por ciento de las propiedades (valores, acciones, bienes raíces).

La mayor parte de los logros citados por los países se encontraban plasmados en el papel: regímenes jurídicos que reconocían la igualdad entre hombres y mujeres, reconocimiento del derecho al voto y legislación para impulsar el acceso de la mujer a puestos públicos.

Aunque en un gran número de países se habían formulado leyes contra las distintas formas de discriminación y explotación femenina, éstas seguían sin cumplirse, según se desprende de los informes presentados.

Por ejemplo, entre los logros más importantes sobre la situación ocupacional de la población femenina, se destacó el aumento significativo de mujeres con empleo remunerado, pero se reconoció que en ningún país se había logrado obtener para ellas un ingreso promedio similar al del varón.

Una cifra significativa daba cuenta de una situación, que casi 20 años después se mantiene prácticamente sin cambios: las mujeres percibían, en promedio, un salario por hora equivalente a menos del 75 por ciento del obtenido por los hombres, lo que se atribuía principalmente a su concentración en actividades de menor remuneración.

Un análisis de Laura Frade Rubio, integrante de la organización Milenio Feminista, presentado hace unos días en la Secretaría de Relaciones Exteriores, destaca que dos décadas después las mujeres siguen participando en las actividades económicas menos remuneradas en mayor medida que los hombres.

En materia de educación, la conferencia de Nairobi identificó el analfabetismo como un problema mayor en las mujeres que en los varones, proporción que se mantiene a la fecha en la mayoría de los países en desarrollo, pese a las políticas de equidad aplicadas por los gobiernos.

En el caso de México, la delegación nacional informó que el porcentaje de mujeres que sabían leer y escribir era de 84 por ciento superior al promedio de América Latina, y que se había incrementado sustancialmente el número de niñas inscritas en los niveles de enseñanza básica, superando también los indicadores de la región.

Reconocía, sin embargo, que sólo el 13 por ciento de las mujeres entre 20 y 24 años asistían o estaban inscritas en el nivel superior de enseñanza, cifra que era inferior al promedio de Latinoamérica, situación que no ha podido superarse pues de acuerdo con informes de diversos organismos internacionales México no ha logrado la equidad de género en este rubro.

Entre los avances a escala global, la conferencia de Nairobi registró la incipiente creación de mecanismos institucionales para la mujer. En México se había creado la Comisión Nacional de la Mujer.

Sin embargo, al menos en el caso mexicano, la creación de estos mecanismos no ha impactado de manera decisiva en el diseño y aplicación de políticas públicas con perspectiva de género, debido a que se trata de órganos consultivos, sin facultad de decisión, por lo cual se ha planteado su desaparición, a fin de crear una Secretaría de la Mujer.


05/LG/GM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más