Inicio » Consecuencias de un aborto inseguro

Consecuencias de un aborto inseguro

Por Hilda Soria

Las consecuencias de un aborto inseguro pueden ir desde problemas menores que no requieren hospitalización como las hemorragias, los cólicos sin fiebre o ciertas infecciones que son complicaciones mucho más graves y potencialmente mortales.

Una complicación muy común es la infección la cual es ocasionada cuando entran bacterias en el útero o cuando quedan restos de tejido y si esto no es atendido oportunamente puede provocar enfermedades serias como la esterilidad e incluso la muerte.

Otra consecuencia es la perforación del útero que ocurre cuando un instrumento quirúrgico o cualquiera de los que suelen usarse en la práctica del aborto inseguro lo atraviesa.

Cuando se ingieren hierbas, medicamento o drogas para provocar el aborto, se pueden presentar serias complicaciones tóxicas.

Es normal que se presente sangrado después de la interrupción del embarazo pero, si el sangrado es más abundante que el de la menstruación o persiste más de tres o cuatro semanas posteriores a la interrupción del embarazo, se necesita una evaluación médica.

Después del aborto se debe cuidar que no se presenten síntomas como fiebre, escalofríos, dolor muscular, abdominal, pélvico y de espaldas, cólicos, sensibilidad a la presión en el abdomen, así como una hemorragia prolongada o abundante.

En caso de presentarse estos síntomas algunas veces esto ocasiona el shock, cuyos síntomas son el pulso acelerado, piel sudorosa, desmayo, mareo, flujo vaginal fétido, cansancio, debilidad y demora de seis o más semanas en la reanudación de los periodos menstruales.

Otra de las consecuencias que se presentan son las psicológicas como el estrés, depresión, insomnio y nerviosismo todas estas causadas por un gran sentimiento de culpabilidad pero ¿será cierto?


Consecuencias psicológicas directamente por el aborto no hay, existen consecuencias psicosociales, porque se culpabiliza a la mujer por decidir sobre su cuerpo, ya que socialmente se le exige realizarse a través de ser madre.

El estrés, la depresión y el nerviosismo no son problemas directamente psicológicos y no tienen nada que ver en ese momento con niveles hormonales ni a escala fisiológico relacionados con el tipo de procedimiento abortivo, sino con toda la carga social que se le da a la mujer como productor de vida.

Además, no existe evidencia científica que demuestre que esto es cierto. Por el contrario, muchas mujeres experimentan alivio después de practicarse un aborto. Las depresiones severas después de un aborto son poco frecuentes.

Las mujeres que no experimentan sentimientos de culpabilidad son las que lo hacen porque ya tienen una mejor auto estima porque están informadas y porque tienen un proyecto de vida.

De acuerdo con un estudio estadounidense realizado con 247 mujeres en 1985 y otro de 283 en 1989 se reveló que las mujeres con expectativas bajas reportaron mayores quejas físicas, peor estado emocional, y, además, anticiparon consecuencias negativas más severas y demostraron mayores niveles de depresión.

También se revelo que al bajar las expectativas de poder afrontar la tensión con afirmaciones infundadas, como que el aborto puede tener efectos psicológicos severos a largo plazo, puede a su vez afectar la capacidad real de las mujeres para afrontar la experiencia del aborto, por la formación de un tipo de círculo vicioso.

2005/HS/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: