Inicio Contaminación: daños irreversibles para la niñez

Contaminación: daños irreversibles para la niñez

Por Guadalupe Vallejo Mora

En nuestro país se calcula que cuatro de cada diez niñas y niños viven en atmósferas sistemáticamente contaminadas, y que 35 por ciento de las enfermedades que padecen se debe a esta situación, pues al menos once de las veinte principales causas de muertes infantiles están relacionadas de manera directa con la contaminación ambiental.

Según el informe alternativo Infancias mexicanas, rostros de la desigualdad, la interacción de factores como la pobreza, el estado nutricional y los efectos de la contaminación (exposición a plomo, ozono, plaguicidas y agua contaminada) causa un efecto irreversible en la infancia, mismo que se agudiza en aquellas poblaciones sin ningún tipo de protección, como la de las y los niños jornaleros agrícolas.

Cuando está expuesta al agua contaminada, los riesgos que tiene la población infantil de contraer algún tipo de enfermedad son muy altos. Se estima que en el país hay aproximadamente cuatro millones de niñas y niños sin agua intradomiciliaria, y que más del 80 por ciento del agua de abastecimiento para uso y consumo humano proviene de fuentes subterráneas, la mayoría de ellas con alta presencia de arsénico y fluoruros.

Una de las principales enfermedades causadas por la falta de higiene y la carencia o mal funcionamiento de los servicios sanitarios es la diarrea, la cual es la quinta causa de muertes infantiles, destaca el informe con base en información del estudio Contaminación del agua y efectos de la salud, realizado por la Secretaría de Salud.

Elaborado por la Red por los Derechos de la Infancia en México, coalición conformada en 2001 que en la actualidad agrupa a 58 organizaciones y redes temáticas de 13 entidades del país, el texto de 213 cuartillas resalta no sólo los efectos que la contaminación causa a la salud de las y los niños, sino algunas acciones que las autoridades mexicanos pueden poner en marcha para revertir esos efectos; asimismo, incluye testimonios de los propios infantes.

Tan sólo en el año 2000, 32 por ciento de los casos de infecciones intestinales, estimadas en un millón 623 mil 251, correspondieron a niñas y niños menores de cinco años, lo que significó el segundo lugar entre las primeras veinte causas de morbilidad en el país.

En cuanto a contaminación atmosférica, diversos estudios internacionales han demostrado que los problemas en la calidad del aire tienen especial impacto negativo en la población infantil, dando como resultado el aumento de los porcentajes de muertes por exposición a la contaminación del aire para la y los menores.

Basta recordar que en 2001 la SEMARNAT identificó 17 centros urbanos con problemas de emisiones de gases contaminantes.

INFANTES Y PLAGUICIDAS

En el apartado Exposición a plaguicidas, el informe asegura que 60 por ciento de los plaguicidas que se utilizan en México son perjudiciales para la salud y el medio ambiente.

Así, cada año alrededor de un millón 400 mil niñas y niños jornaleros agrícolas ponen en riesgo su salud a causa este veneno; en ese mismo lapso se registran seis mil intoxicaciones de menores. Asimismo, 16 por ciento de las muertes causadas por la exposición a estas sustancias se registra en este sector poblacional.

La exposición crónica de las madres gestantes que llevan a cabo actividades agrícolas deriva en que, en las áreas rurales, la prevalencia de anencefalia duplica la registrada en los sectores urbanos; además, además ellas tienen una posibilidad 20 por ciento mayor de que sus hijas e hijos presenten malformaciones congénitas en comparación con las mujeres no expuestas.

En Jalisco, el 13 por ciento de las intoxicaciones pediátricas se deben a plaguicidas; según el Programa Nacional de Jornaleros Agrícolas (2000) existe un aproximado de un millón 400 mil niñas y niños trabajando como jornaleras y jornaleros agrícolas cuya exposición a plaguicidas es alta.

Para contrarrestar los efectos nocivos de la contaminación en la infancia, el informe sugiere destinar los recursos necesarios para que las comunidades más vulnerables del país cuenten con servicios de agua potable, drenaje y servicios de salud pública.

Además, propone contar con un sistema de información que permita la recopilación de datos e indicadores que den sustento a la elaboración de políticas adecuadas para atender a la población infantil victima de riesgos ambientales y desastres naturales; fomentar modelos alternativos de mejoramiento ambiental y realizar un seguimiento de indicadores de salud ambiental de la infancia

05/GV/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content