Continúan altas las cifras de muerte materna en Oaxaca

Mortalidad Materna
   En los últimos 10 años fallecieron 778 mujeres
Continúan altas las cifras de muerte materna en Oaxaca
Por: Soledad Jarquín Edgar
Cimac | Oaxaca.- 06/04/2005

En los últimos 10 años, la muerte materna ha cobrado la vida de 778 mujeres en la entidad, de acuerdo con cifras oficiales de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), pero la cifra podría ser mayor al considerar que existe un importante subregistro de los casos.

Según estadísticas de la SSO, entre 1995 y 2004, murieron en la entidad 778 mujeres durante el proceso de embarazo, parto y postparto, la mayoría de los casos se registró en comunidades rurales e indígenas, reportan diversas investigaciones.

La tasa de muerte materna en Oaxaca –más de 10 decesos por cada 10 mil nacidos vivios- se ha mantenido por arriba de la media nacional, a pesar a que entre 1995 y 2004, los fallecimientos registrados por la SSO disminuyeron de manera considerable. En 1995 fueron 102 mujeres las que murieron, en 2004, la dependencia estatal reportó 53.

La investigadora del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social –Istmo-, Paola Sesia, las muertes maternas se concentran mayoritariamente en municipios con población indígena.

En la investigación Mortalidad Materna en Regiones Indígenas, Sesia señala en 2002 las muertes maternas tuvieron una tendencia de concentración en municipios indígenas, al ocurrir el 43 por ciento del total de fallecimientos y en aquellos con presencia indígena donde se presentaron el 28 por ciento, de un total de 72 muertes registradas por la SSO.

Lo anterior, explicó la investigadora e integrante del Comité por una Maternidad sin Riesgos, muestra que el 71 por ciento de los fallecimientos se reportan en comunidades indígenas o rurales y sólo un 29 por ciento en aquellos municipios que no tienen presencia indígena.

Explicó que la investigación reveló entonces que el fallecimiento de estas mujeres se registró en instalaciones o zonas de cobertura del IMSS-Oportunidades y de la Secretaría de Salud, instituciones que atienden a población abierta, es decir, que carecen de seguridad social.

En particular, en los casos de municipios indígenas, no hubo una sola muerte que ocurriera en instituciones de seguridad social; en estos municipios, el IMSS-Oportunidades fue la institución de cobertura en donde ocurrieron más de la mitad de las muertes maternas, añadió la investigadora del CIESAS Istmo.

Por otra parte, otra investigadora Martha Castañeda, coincide con Sesia al señalar que el 90.6 por ciento de las difuntas –en el periodo 2000-2006- no tuvieron derecho a seguridad social, sólo estaban cubiertas por los servicios de la Secretaría de Salud o del IMSS-Oportunidades.

La mayoría de estas mujeres vivía en comunidades de difícil acceso y no tuvieron dinero para acudir oportunamente a un hospital, explica la investigadora integrante del Centro para los Derechos de las Mujeres Nääxwiin.

Castañeda indicó que las instituciones públicas no cuentan con la infraestructura necesaria para enfrentar esta realidad, como tampoco se dispone de los vehículos necesarios para el transporte en caso de emergencia y tampoco tienen dinero para cubrir los gastos de gasolina y honorarios de un chofer.

Así es que las mujeres con parto complicado se quedaron en su casa y murieron; las que lograron llegar a un hospital estaban ya muy graves o no fueron atendidas adecuadamente.

Entre los años 2000 y 2002 el 41.4 por ciento de estas mujeres murieron en un hospital, el 52.6 por ciento en su casa y el 6 por ciento restante fallecieron durante el traslado a una clínica o un hospital, agrega la investigadora.

Esta situación, concluye, nos habla de enormes rezagos y la imperiosa necesidad de invertir en transporte de emergencia y también en mejorar las vías de acceso. Además de la disponibilidad de personal médico especializado las 24 horas del día y todos los días del año.

2005/SJ