Convocan a capitalinas a un paro de labores domésticas

Especial - Trabajo del Hogar
    Mañana jueves, Día Internacional del Trabajo Doméstico
Convocan a capitalinas a un paro de labores domésticas
Por: Román González
cimac | México, DF.- 21/07/2004

La presidenta de la Comisión de Equidad y Género de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), Maricela Contreras, convocó a todas las capitalinas a realizar un paro de actividades domésticas mañana jueves, Día Internacional del Trabajo Doméstico, como parte de la primera acción que permita negociar con cada familia, la distribución de las actividades del hogar.

Datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), revelan que en promedio, la población femenina con pareja dedica a la semana 39 horas con 48 minutos a las labores del hogar, contra las escasas nueve horas de los varones.

En conferencia realizada en la sala de prensa de ese recinto legislativo, Contreras destacó que las mujeres dedican más tiempo al cuidado de las niñas, niños enfermos o discapacitados. "Una de cada dos mujeres cuida de los familiares y destina 23 horas y 48 minutos a esta actividad", acotó.

Aún más, la integrante de la fracción parlamentaria del Partido de la Revolución Democrática (PRD), dio a conocer que el lavado y planchado de la ropa, la preparación de alimentos, el aseo de la casa y de trastes es realizado por más del 90 por ciento de las mujeres, destinando para ello 27 horas semanales.

En contraste, sólo el 18.4 por ciento de los varones apoya la preparación de alimentos; 9.8 por ciento participa en la limpieza de la casa o en el lavado de trastes y 8.5 por ciento lava o plancha la ropa, destinado sólo ocho horas para todo ello.

Ante esta situación, la perredista se pronunció por la generación de políticas de Estado que contrarresten la doble jornada de trabajo que realizan las mujeres que carecen de seguridad social, como la creación de guarderías, cocinas y lavanderías populares, lo que incidirá también en beneficio de los hombres solteros o divorciados con hijas e hijos.

Solicitó asimismo al Congreso de la Unión presupuesto etiquetado para el gobierno del Distrito Federal, para la instauración de centros de atención a las personas adultas mayores, así como las mujeres trabajadoras que tienen que atender el hogar.

Maricela Contreras dijo que pese a que las labores del hogar representan un desgaste físico y mental para quien lo realiza –en su mayoría mujeres-, éstas no reciben remuneración alguna, amén de que su labor no es reconocida ni valorada en su verdadera dimensión.

UN POCO DE HISTORIA

Estudios especializados en la división sexual del trabajo, señalan que las normas sociales han delegado a las mujeres las tareas domésticas y a los varones las que están fuera del hogar.

Fue a partir de la década de los años setenta, cuando el movimiento feminista introdujo la reflexión sobre la contribución de las mujeres a la economía de los países a través del trabajo doméstico.

En este contexto, durante el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, que se llevó a cabo en la ciudad de Bogotá, Colombia, en julio de 1981, las participantes expusieron de manera detallada la problemática que enfrentan las mujeres dedicadas al trabajo y al servicio doméstico.

Ahí se advirtió el no reconocimiento de este trabajo; la doble jornada que debe enfrentar la mujer; las deplorables condiciones en que la población femenina de los sectores populares debe desarrollar estas labores y la ausencia de seguridad social para las amas de casa, entre otras problemáticas.

Los puntos anteriores fueron retomados en el II Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, que se realizó en Lima, Perú en 1983, en donde además se plantearon las formas de inserción de la mujer en el mercado de trabajo; las dificultades y barreras objetivas que enfrenta; la percepción que las mujeres tienen con relación al trabajo asalariado; la vida doméstica y la división del trabajo; así como las formas de lucha y de participación.

Fue durante este Encuentro cuando se aprobó la propuesta de instaurar el 22 de julio como el Día Internacional de Trabajo Doméstico, con el objetivo de impulsar una reflexión constante con respecto a las implicaciones que tienen las labores del hogar en todos los sectores de la sociedad.

En esta fecha se invita a las amas de casa y a las trabajadoras domésticas de todo el mundo a que no realicen sus actividades como una forma de evidenciar el valor de su trabajo.

2004/RG/GV