Inicio Corporación Dermo-anti-estética

Corporación Dermo-anti-estética

Por la Redacción

Recientemente ha salido a bolsa una de las firmas referentes en cirugía estética, al menos en España.

Su salida ha sido polémica, puesto que los cabezas pensantes de los publicistas, de nuevo, utilizaron el reclamo sexista para celebrar este evento.

Tuvieron los chicos de la publicidad la brillante idea de disfrazar a 50 modelos de enfermeras minifalderas y con tacones de aguja y de llevarlas al edificio de la bolsa para hacer la presentación. En medio de todas ellas, por supuesto, aparecía el presidente de la empresa, como no podía ser de otro modo.

Las reacciones no se hicieron de esperar. Es obvio que las mujeres ya no estamos calladas cuando ocurren estas cosas.

Primero fue el sindicato de enfermería el que exigió una disculpa pública por frivolizar con su profesión.

Después ha sido el Consejo General de la Enfermería, máximo órgano de representación de las más de 220 mil enfermeras y enfermeros existentes en el Estado español, el que ha iniciado una serie de acciones de todo tipo para exigir una rectificación pública. También han pedido por carta amparo a diferentes ministras y ministros del Gobierno del Estado.

Así, día tras día se han ido sumando a la exigencia de disculpa pública por parte de esta empresa personalidades del mundo de la política, así como la Federación de Consumidores en Acción, que la ha denunciado ante el Instituto Nacional del Consumo, y el Instituto de la Mujer por entender que dicha escenificación fue atentatoria contra la profesión de la enfermería en particular y contra la imagen de la mujer en general.

Si tenemos en cuenta que esta empresa en su línea de trabajo habitual ya utiliza a las mujeres en su publicidad para ofrecerles un cuerpo perfecto, y esto en sí mismo ya es atentatorio, podemos imaginar la poca importancia que le dan a la mujer en su integridad para poderse permitir este tipo de escenificaciones.

Esta empresa, como cualquier empresa, se nutre de beneficios, pero en este caso, los beneficios son generados retocando y remendando el cuerpo de las personas, en su mayoría mujeres, a quienes les venden la perfección de sus cuerpos, estén como estén.

Fomentan la autoestima de las mujeres únicamente en su aspecto, no en los valores que puedan tener y, lo que es peor, este tipo de empresas pueden poner en peligro la vida de las mujeres.

Es cierto que la sociedad en la que vivimos fomenta la importancia de la apariencia muy por encima de los valores personales como el esfuerzo, el trabajo o la honestidad, pero si además le añadimos actitudes ofensivas hacia las mujeres, como es el caso, estamos en un momento en el que cabría pararse y reflexionar sobre el mundo que estamos construyendo, sobre todo para nuestras niñas.

Bulimias, anorexias y otras enfermedades que alteran los hábitos alimentarios de nuestras niñas y jóvenes, son en parte, consecuencia de este tipo de actividades que nos pretenden vender un modelo de mujer perfecta y no les importa que niñas, incluso en plena formación de sus cuerpos, pasen por sus quirófanos para retocarles ésta u otra parte de su cuerpo, aun en pleno crecimiento.

La falta de respeto a las mujeres y al derecho a cuerpos imperfectos, es lo que a ellos les permite ganar dinero. ¿Hasta cuándo?

05/TM/GM


[email protected]

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content