Inicio Crece respaldo para tipificar feminicidio en Brasil

Crece respaldo para tipificar feminicidio en Brasil

Por la Redacción*

La campaña a favor de la inclusión del feminicidio en el Código Penal brasileño ha ido ganando cada vez más apoyo entre instituciones y organizaciones sociales.
 
El Ministerio Público (MP) de Ceará, por ejemplo, se unió recientemente al movimiento con la demanda “Senado, incluya la ley de feminicidio en el Código Penal”, que busca crear conciencia y llamar la atención del Congreso Nacional sobre la necesidad de la aprobación del proyecto de ley.
 
La propuesta considera el asesinato de mujeres como homicidio calificado, aumentando consecuentemente su pena de prisión.
 
Las adhesiones a la campaña tienen en cuenta los altos niveles de violencia contra las mujeres cometidos en todo el país sudamericano, que demandan tomar medidas más rigurosas para inhibir estos actos, dar visibilidad al fenómeno y evitar que la justicia permanezca pasiva, pasando por alto la gravedad de este tipo de violencia.
 
En una entrevista con ADITAL, la procuradora del Ministerio Público del estado de Ceará, Elsuérdia Andrade, quien es coordinadora del Núcleo de Género Pro-Mujer del MP, que una vez incorporado al Código Penal, el feminicidio será juzgado de manera específica, siendo considerado un delito atroz, lo que involucra una pena más severa.
 
La Ley Maria da Penha, aprobada en 2006, trajo una gran disminución en el número de casos, pero las estadísticas han vuelto a presentar números alarmantes, lo que, para la procuradora, refleja la falta de políticas públicas más eficaces.
 
“La Ley Maria da Penha es maravillosa, pero no tiene las herramientas necesarias para ser eficaz”, dice y continúa: “El camino es la creación de políticas públicas para las mujeres, con el propósito que tengan asistencia social, psicológica y jurídica, que les garantice sus derechos y apoyo para enfrentar su respectivo caso”.
 
La campaña “Senado, incluya la ley de feminicidio en el Código Penal” se centra en una petición pública masivamente firmada, que será enviada al presidente de la Cámara Legislativa, Renán Calheiros, pidiendo la aprobación del proyecto de Ley Número 292/2013.
 
Si se aprueba, los homicidios de mujeres por motivo de género, como en los casos de violencia doméstica, violencia sexual, mutilación o desfiguración, serán considerados como delitos con uso de la tortura y/o medios crueles.
 
La pena por este tipo de delito entonces pasaría de 12 a 30 años de prisión, una sanción mayor que la aplicada al homicidio simple, que va de seis a 12 años.
 
Silvia Chakian Toledo, promotora y creadora del grupo para hacer frente a la violencia doméstica, del MP de Sao Paulo, dijo durante el lanzamiento de la campaña en agosto pasado, que ya no es aceptable ver sentencias (judiciales) cargadas de expresiones morales y argumentos tendenciosos que intentan echar la culpa a la víctima por los delitos cometidos en su contra.
 
Es todavía frecuente el intento de echar la culpa por su propia muerte a las mujeres victimizadas, con argumentos como “la legítima defensa del honor”, o el estado de fuerte emoción después de la provocación de la víctima.
 
Chakian Toledo sostuvo que el crimen contra las mujeres en el ámbito doméstico tiene que ser considerado como calificado, y por consiguiente, atroz.
 
La campaña cuenta con el apoyo de organizaciones sociales como el Instituto Patricia Galvão, el Centro Gaspar García de Derechos Humanos, El Sitio Web Compromiso y Actitud, la Defensoría Pública y los órganos judiciales.
 
La promotora Elsuérdia Andrade señala que la violencia contra las mujeres se atribuye también a cuestiones culturales, ya que muchos hombres las tratan como un objeto y dentro de ésa “lógica” se arrogan el derecho de tratarla como más les convenga
 
Ella recuerda que un gran número de casos de violencia son practicados en el ámbito familiar y en presencia de las y los hijos, lo que los hace mucho más delicados, debido a que estos menores de edad serán marcados por esa situación para el resto de la vida, y difícilmente el asesoramiento psicológico podrá borrar de su memoria, en forma definitiva, la escena de la violencia porque no es sólo un delito de asesinato, sino del asesinato de su madre a manos de su padre.
 
Análisis de datos realizado por el Instituto Avante Brasil muestra que, en 2012, el Datasus (Sistema de datos del Ministerio de Salud), que registra las estadísticas vitales de la población, documentó 4 mil 719 muertes de mujeres como resultado de agresión, o sea 4.8 muertes por cada 100 mil mujeres en todo Brasil.
 
En 2002 el número de muertes registradas fue 3 mil 867 muertes, lo que representa un incremento del 22 por ciento en el periodo.
 
Teniendo en cuenta sólo las tasas de crecimiento de tal barbarie, y proyectándolos, es posible predecir que para 2050, si nada altera esta situación en términos de prevención y castigo, habrá 330 mil muertes entre la población femenina. La proyección de muertes realizada por el Instituto Avante Brasil tiene en cuenta el número promedio de muertes en los últimos años.
 
Entre 2002 y 2012 hubo un crecimiento promedio anual de 1.93 por ciento, por consiguiente, si el número de muertes sigue creciendo al mismo ritmo, en 2050 serán registradas 9 mil 765 muertes de mujeres, para un total de 336 mil 274 muertes entre 1980 y el año 2050.
 
*Este artículo fue retomado de la agencia internacional de noticias ADITAL.
 
14/RED/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más