Inicio Credibilidad de Fox

Credibilidad de Fox

Por la Redacción

De regreso a México, el tiempo me da para emitir algún punto de vista en relación con Fox y sus decires. El cotilleo y las distracciones de colegas por los asuntos palaciegos y andanzas de la familia real, que tanto tropieza en su afán de agradar y da tan amplio margen para la bulla vana, quizás, en verdad son babosadas o el entretenimiento del pueblo. Antes se le llamaban cortinas de humo.

¿Quién tumbó a la monarquía francesa? ¿Quién a los zares? ¿Cuál es la causa más común de descontento de un pueblo? A todas las preguntas les calza la respuesta: el hambre. Que es una forma de injusticia cruda, es un fenómeno que da respuesta a los abusos de poder, a la corrupción, a la imposición, el despojo y el mal gobierno.

Transición, crisis, terrorismo, recesión. El efecto dominó se suma a nuestros problemas económicos. Por eso cada minuto cuenta, cada palabra anota un tanto y cada acción ingresa a la cuenta de la confianza o al terrorismo de la incertidumbre.

En muchas columnas antes, durante y después apoyé el cambio, voté por Fox y puse todo mi entusiasmo en el cambio para México. Creí sinceramente que era posible, que no habría desilusión. Millones pensaron lo mismo. Antes no había queja por destacar las babosadas que distinguían en frescura y naturalidad al candidato Fox. Lo sentíamos confiado, tranquilo, incluso feliz.

Hoy la lectura es otra, el presidente se divierte, se la pasa bien. Desde luego está en su pleno derecho. La felicidad es un bien al que todos deberíamos acceder, incluso nuestros 40 millones de pobres. La diferencia, evidente, es que Fox no emana la confianza de la campaña. No ha limpiado la casa, no ha metido a la cárcel a los pillos que nos robaron y, bueno, la lista es enorme.

Parece que las cosas se hacen sobre la marcha, que no hay una estrategia, ni una valoración de prioridades agendadas en estricta exigencia de resultados. Es importante el que nos rindan cuentas del pasado, pero también del presente.

Señor presidente, se lo digo con todo respeto y sin ira: usted es el responsable. Usted seleccionó su gabinete, es también usted, quien lo defiende contra viento y marea.

Un juez no encontró culpable a Jorge Carrillo Olea, yo le aseguró que es responsable porque bajo su gobierno, por llamarlo de algún modo, el Poder Judicial secuestró, robó, amagó, torturó y sembró el dolor y el miedo en Morelos. El general Domiro, está libre y ascendido, pero es el responsable de, por lo menos, permitir que un hombre se acercara y matara a Colosio. Cabal está libre y probablemente siga así.

Usted odiaba la tibieza y, sin embargo, a los campesinos ecologistas no los declaró inocentes. ¿Dejó en libertad a dos delincuentes? ¿Acaso los liberó sin convicción sólo por presiones? Usted dijo que no se dejaría presionar por nada, ni nadie. El secretario de la Defensa es de toda su confianza, o por lo menos debería de serlo.

Usted dijo, que en su gobierno ninguna persona o grupo gozaría de impunidad, nunca más 70 años de tapujos, complicidades y trapacerías. Usted dijo, que habría certidumbre.

Yo le pregunto, sin ánimo de molestarlo: ¿qué espera? Ya es ya, hoy es hoy. En mi opinión, no va a conseguir dinero sin garantías, instituciones fortalecidas, justicia ¡Certidumbre!

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content