Inicio ¿Crees en los fantasmas?

¿Crees en los fantasmas?

Por Juana Eugenia Olvera*

¿Cuántas veces hemos oído esta pregunta? O la más común, de cuando era niña: ¿Crees en los "espantos"? En realidad, no se trata de creer o no creer. Es como el aire, no lo vemos, pero lo sentimos, o como la luz, la generamos, la empleamos, pero si no prendemos el foco no la podemos ver.

Sin embargo sabemos que hay casas donde se prenden y apagan las luces aparentemente a voluntad. Se abren y cierran puertas, ventanas, en fin un gran número de manifestaciones que a la lógica común son parte de la imaginación, pero conforme pasa el tiempo, se han vuelto mucho más constantes y motivo de estudio.

Una gran temporada tuve en mi departamento un fantasma, que si bien ni me espantaba, irrumpía cuando menos lo esperaba. En una ocasión mientras me duchaba, vi que pasó por mi baño y esto fue la gota que derramó el vaso.

Le había pedido que se fuera, que él debería estar en el plano que le correspondía, pero se iba y regresaba y a partir de aquí la lucha se intensificó. Poco a poco me fue llegando su historia.

Había sido un habitante de esta unidad que por algún conflicto con los miembros de una banda, lo habían matado y arrojado desde la azotea de uno de los edificios en construcción. Todo esto habría pasado hace más de 20 años más o menos.

Me preguntaba la causa del por qué había elegido mi casa para "vivir" y posteriormente supe que sus grandes amigos eran unos jóvenes que vivieron antes de mí en este lugar. Una de las curas que hice con una pequeña veladora blanca, y otras cosas, me mostró que no se quería ir, pero salió de aquí y tras unos años regresó, hasta que finalmente el año pasado pude retirarlo completamente.

En realidad los fantasmas no pueden lastimarnos, pero si les tenemos miedo entonces nutrimos su energía y el ideal es que si vienen a nosotros es porque necesitan nuestra energía para irse de este plano. Para mí los fantasmas son almas muy apegadas a la tierra, que ni siquiera se han dado cuenta de que están muertos.

Primero porque hay en el fondo de los seres humanos, una parte que sabe que la muerte es común, natural, necesaria, etcétera. Pero siempre creemos que los que mueren son los otros y que "yo no voy a pasar ese proceso".

Otra es que cuando se tienen riquezas, posesiones, los que son dueños de ellas, no se van al plano que les corresponde, sino que se quedan aferrados a ellas y muchas veces sufriendo cuando sus herederos dilapidan los bienes que les costó trabajo adquirir. Las muertes en accidentes, o las muertes violentas, también son las causas de su existencia.

Nuestro país se ha caracterizado en estos últimos años en generar miles de muertes violentas, y les aseguro que nadie ha hecho nada, para aliviar ese sufrimiento de las ahora almas que han de estar vagando cerca de los lugares donde fueron ejecutadas.

Si se encuentran lugares donde están enterrados, es porque sin duda alguno de ellos mandó una señal y alguien la recibió y creyó en ella.

Con cada movimiento de la tierra, salen seres que estaban atrapados y buscan la luz para ir al lugar que les corresponde y basta imaginar cuántos miles de seres se encontrarán atrapados desde antes de la conquista en nuestro territorio, pues sabemos que los aztecas eran buenos para generar guerras.

Luego desde la guerra de Independencia y todo lo que generó, la Revolución, la Cristiada, y tantas cosas que desconocemos.

¿Cuántas almas estarán atrapadas? Ahora vemos que muchos de estos temas forman parte del imaginario universal y se recrean en series de televisión, películas, literatura, ya forman parte de este acervo, pero no hacen nada para ayudar, lo único que generan es miedo, que es lo que menos debemos hacer.

En esta etapa en donde estamos viendo el cambio de energías que se están dando, será muy necesario que meditemos acerca de ellos y en la medida de nuestro poder, pidamos por estos seres que necesitan ir al lugar que les corresponda para continuar con su crecimiento espiritual y limpiar un poco de esas energías de dolor y sufrimiento, a fin de tener un país sano, armónico y equilibrado, libre del dolor y el sufrimiento para crear seres de acuerdo a él.

*Narradora oral, astróloga y terapeuta.

12/JEO/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content