Inicio » Crónica a corazón abierto

Crónica a corazón abierto

Por Marta Guerrero González

Andrea Altamirano de Notholt (Andy) murió el día veinte. Ni siquiera cumplió el mes de haber llegado a la ciudad. Venía con el vientre inflamado y sus veintiún años rebozados de juventud y de alegría.

No sentía dolor, o por lo menos eso decía, cuando le dijeron antes de operarla que lo suyo era cáncer. Sus enormes ojos azules lo aceptaron posponiendo el miedo para jugar con su bebé de un año. La pesadilla empezaría al día siguiente.

El doctor Jorge Kunhardt, Director Médico del Instituto Nacional de Perinatología, se entregó a la tarea de salvarla; fue su ángel de la guarda, su amigo y confidente; le procuró los mejores (en todos sentidos) médicos puesto que el Linfoma de Burkuitt no tenía nada que ver con la ginecología y la obstetricia.

Junto con Rafael Padilla Longoria, Fernando Quijano, José A. Rojas Jiménez, Yolanda Vázquez, Montiel, Peggy, Moreno, Villalobos, Serrano, todo el equipo internista del hospital ABC (maravillosos, sin excepción) y por último con el cardiólogo López Velarde quien asistiría dos de los tres paros cardiácos del final de la vida de Andy. Kunhardt se resistía a perderla.

Ese sentimiento era generalizado, Andy viviría después de recibir quimioterapia, José Clemente Díaz Maqueo se encargaría por completo ya que es Oncólogo Hematólogo.

Andy siempre preguntaba si ya se había arreglado lo del seguro, era lo justo, lo legal, lo que correspondía. No le pudimos decir que ya estaba todo arreglado.

Carlos Hank no estaba en México y no podíamos avisarle del mal trato que nos estaba dando el director médico de Interacciones, Carlos Figueroa, cuando él sabe que el sistema linfático lo tenemos por todo el cuerpo y si bien a la jovencita le afectó los ovarios, también lo hizo con el colon, el apéndice, epiplón, pleura y pared muscular.

El origen de este linfoma son los linfocitos B exclusivamente, jamás son de origen ginecológico. Esa es la verdad pero Figueroa tiene el poder de retrasar el pago o llevar el asunto a otra instancia, que para el caso es lo mismo. Espero que Hank aparezca pronto y ponga orden en su aseguradora.

Mientras tanto, los padres de Andy volvieron a Cancún, con los restos de su única hija. El nietín y mi hijo Max tendrán que empezar su nueva vida desde la falta de la mujer que amaban.

En veintiocho días Andrea nos enseñó la paciencia, el valor, la entrega, a sonreir y dar las gracias siempre, pero sobre todo nos enseñó a quererla más. En memoria la abrazamos. En el corazón está.

2003/MG/MEL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: