Inicio ¿Cuál es la situación de los derechos sexuales y reproductivos en El Salvador?

¿Cuál es la situación de los derechos sexuales y reproductivos en El Salvador?

Por Marta Sigarán, corresponsal

El Salvador comienza su acercamiento a los temas de salud sexual y reproductiva tras su participación en la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (El Cairo, 1994), en la cual decidió firmar la aprobación del Programa de Acción, pero no sin antes colocar algunas reservas que hacían referencia a los conceptos “familia”, “derechos reproductivos”, “salud reproductiva”, “planificación de la familia”, y al término “individuos”.

Tras 17 años de la firma de El Cairo, de retirar recientemente estas reservas y algunos esfuerzos en la creación de políticas de salud que promuevan el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva, El Salvador aún se encuentra muy lejos de percibir verdaderos adelantos.

Los cambios considerables en el tema sólo se pueden ver reflejados al contar con políticas públicas efectivas que modifiquen las estadísticas.

Por el momento El Salvador sigue presentando desconocimiento en los temas de salud sexual y salud reproductiva, y algunas cifras alarmantes principalmente en la población adolescente y joven.

En el país centroamericano hay más de 500 mil madres adolescentes, sólo 28 por ciento de la población joven sexualmente activa utiliza un método anticonceptivo, y sólo 31 por ciento se ha hecho alguna vez la prueba del VIH, según la más reciente Encuesta Nacional de Salud Familiar (FESAL) 2008.

El Ministerio de Salud insiste en la existencia de políticas dirigidas a las y los jóvenes sobre sexualidad y reproducción, pero en su mayoría se refieren a servicios y derechos de jóvenes embarazadas, postergando la prevención o dirigiendo campañas de prevención y control de riesgos, enfocadas a infecciones de transmisión sexual y VIH, basadas principalmente en la abstinencia y enfocadas en ciertos grupos poblacionales.

Cristina Duarte, quien trabaja con políticas municipales de género para la Alianza por la Salud Sexual y Reproductiva, narra cuál es la situación que vive El Salvador.

“Todavía hay muchos miedos, mitos, tabúes y desinformación respecto al tema, que limitan los adelantos. El tema principal es la educación sexual y se debe apostar a que desde el Ministerio de Educación exista un impulso de los derechos sexuales y reproductivos”, explica.

Para la representante de la Alianza, la clave para un verdadero adelanto está en la educación y desde temprana edad con un enfoque específico para cada etapa en la vida de las personas.

“En 2008 se firmó Prevenir con Educación, un esfuerzo del Ministerio de Educación para dar a conocer los derechos sexuales y reproductivos a las y los jóvenes y educar en salud sexual y reproductiva, pero ese compromiso no se ha sido asumido, la educación que reciben los jóvenes sobre salud sexual está orientada a la visión reproductiva y con el ciclo reproductivo de las mujeres, y no es un abordaje desde las edades tempranas sino que sólo se tocan los temas para adolescentes”, advierte Duarte.

Otro de los principales obstáculos para un verdadero adelanto en el tema parecería ser la forma de ver los derechos sexuales y reproductivos, completamente desligados de los Derechos Humanos. Muchos defensores de Derechos Humanos se oponen a los derechos sexuales y reproductivos, apunta la activista, y lo califica como “doble moral”.

“En el país el abordaje al derecho a la educación sexual no es integral, no se dan a conocer todos los derechos sexuales y reproductivos, no hay una verdadera información educativa, y además está sesgada por las visiones religiosas de las personas que imparten esa educación sexual”, concluye Duarte.

El Salvador no cuenta con un documento que presente estadísticamente los adelantos en el tema. La Alianza por la Salud Sexual y Reproductiva está trabajando una investigación que compara los adelantos según todos los tratados internacionales a los que el país está suscrito.

Sin embargo, acciones como la penalización del aborto terapéutico, ético y eugenésico realizada en 1998, sancionándolo con prisión de cuatro a ocho años, dejan ver marcados retrasos en el tema.

Es una responsabilidad del gobierno asumir compromisos para dar avances concretos. Para la Alianza una de las principales apuestas en el tema sería la creación de una Ley de Salud Sexual y Reproductiva y una Ley de Educación Sexual Integral, que además permita cambios en la currícula y formación de las y los docentes.

11/MS/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más