Inicio Cuando las mujeres gobiernan

Cuando las mujeres gobiernan

Por Lucero Saldaña

¿Por qué será que siempre que se acercan las elecciones es cuando en las conversaciones sobresale el tema de la democratización, del tipo de gobierno que queremos y el que no tenemos? Puede ser que para la mayoría de la población la democracia se refiere a lo electoral, al traspaso de mando de gobierno y, por lo tanto, a una visión reducida del ejercicio ciudadano.

Para el movimiento amplio de mujeres ésta es una preocupación permanente que se expresa a lo largo de una propuesta que tiene que ver con diversas visiones y adscripciones políticas, y a veces partidistas, para sumar fuerzas y negociar candidaturas, situación que se vuelve complicada en el diseño de alianzas estratégicas y de largo plazo que conllevan la construcción del sujeto político mujer.

Este implica una cohesión ideológica, filosófica y política basada en la ciudadanía plena, en la que se dé el reconocimiento y la inclusión de las demandas de las mujeres, la distribución equitativa del poder y de las representaciones en todos los niveles y, por supuesto, un modelo con la trasversalización de la perspectiva de género.

Sin embargo, este discurso tiene sus grandes diferencias. En esta dirección, se puede señalar que las políticas de la igualdad y de la paridad son las más plausibles, y que su éxito depende de que las mujeres se constituyan en ese sujeto político colectivo con base en la necesidad de construir una identidad política contingente.

La desigual participación política de género en el mundo tiene sus especificidades; en Italia, tanto en los ámbitos nacional como local, la presencia de las mujeres es exigua minoría; en el Parlamento, desde la posguerra hasta hoy, persisten disparidades de género en todos los órganos de gobierno y de representación, así como la marginación de las mujeres en la política con relación al contexto social.

En Perú, la incorporación de las cuotas electorales en la legislación ha permitido una mayor presencia de mujeres en los cargos públicos, tal como se ha implementado en varios países de Latinoamérica.

El sexo ha sido siempre una variable fundamental relacionada con la actividad política en el sentido de que los hombres son más activos, rasgo que se repite en prácticamente todos los tipos de participación política, sea en las instituciones, en las organizaciones o en la participación individual.

En México, el ámbito de gobierno al cual tienen menor acceso las mujeres en cargos de representación popular como funcionarias gubernamentales son los gobiernos municipales, representando sólo el 3.7 por ciento de ellos. La paradoja es que el espacio municipal es el que está más cercano a las mujeres en su condición de amas de casa y gestoras sociales.

En Argentina, las mujeres han participado en la vida pública a través de mecanismos informales en la búsqueda de mejores condiciones de vida que las que prevalecían en las viviendas populares y en la ciudad; hoy tienen una representación importante y fortalecida en el Parlamento mientras en el mundo árabe la política presenta fricciones con lo democrático, lo religioso, la sociedad civil y las mujeres, quienes se piensan supeditadas a lo patriarcal.

A pesar de que el movimiento feminista egipcio se considera pionero en la articulación del movimiento árabe, en las últimas décadas se ha producido una regresión que ha reducido la participación de la mujer egipcia en la vida política y social del país. En Argelia, el nuevo régimen ha implementado un agresivo sistema político, ideológico y económico que tiene por objetivo excluir a las mujeres de lo público.

En Palestina, muchas mujeres combaten tanto en la defensa de su pueblo como en la de sus propios derechos por el hecho de ser mujeres. En Rumania, a las mujeres se les ha dejado a merced del mercado, con políticas altamente desiguales. En China ha habido una transferencia del feminismo occidental francés y angloamericano con un proceso de aculturación de su política de apertura.

Dignos son de reconocimiento los recientes triunfos tanto de la socialista Michelle Bachelet, que se ubica como la primera mujer electa mediante sufragio universal en el Estado chileno y como la sexta latinoamericana que alcanza la conducción de un gobierno, y de Ellen Johnson en Liberia, primera mujer jefa de Estado electa en África. En Asia, han gobernado en Filipinas y Sri Lanka mujeres, mientras que en Europa lo han hecho en Gran Bretaña, Dinamarca y Holanda, como reinas que han mantenido funciones simbólicas y representativas.

En Finlandia, la presidenta ha obtenido el 46 por ciento de los votos en una primera vuelta, y a finales de enero contenderá en la segunda vuelta, lo cual significa que actualmente hay seis jefas de Estado: a las de Chile, Liberia, y Finlandia se suman las de Filipinas, Irlanda, y Letonia; y hay siete jefas de gobierno: en Alemania, Nueva Zelanda, Bangladesh, Sao Tomé y Príncipe, Mozambique, Canadá y Bahamas.

Los avances logrados por las mujeres y el incremento de la participación política femenina es ya un objetivo de desarrollo ampliamente reconocido y constituye uno de los cuatro indicadores dentro de los objetivos del Milenio para analizar el progreso alcanzado con relación a la igualdad de género; no obstante la escasa representación actual en los cargos políticos, el incremento de la participación femenina transformará el tipo de decisiones que se tomen y generará el cambio de percepción necesario para realizar avances mucho más genuinos para su condición de ciudadanas con derechos plenos.

lsladana.spri@senado.gob.mx

*Senadora por el Partido Revolucionario Institucional

06/LS/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más