Inicio Cuestionan ONG el laicismo de López Obrador

Cuestionan ONG el laicismo de López Obrador

Por Román González

A la ciudadanía nos gustaría saber dónde está el laicismo del jefe de gobierno capitalino, Andrés Manuel López Obrador. Habla mucho de ello, pero en la práctica diaria no la ejerce, aseguró la directora de la Asociación por el Desarrollo Integral de las Personas Violadas (Adivac), Laura Martínez Rodríguez.

Con el Ejecutivo local, lo que hemos visto hasta hoy es poca claridad, transparencia, y sí mucha manipulación respecto a asuntos como el de la iniciativa de Ley de Sociedades de Convivencia. “Hay mucho abuso del poder, con su cara de buena voluntad”, puntualizó.

Para Martínez Rodríguez, en el discurso, supuestamente tenemos un gobierno de izquierda, pero si analizamos las actitudes que muestra pareciera que estamos en un gobierno de derecha.

Prueba de ello, aseguró la directora de Adivac, es que su propuesta –de López Obrador—de que sea consultada una iniciativa que fue ampliamente analizada en foros durante más de dos años, quiera que nuevamente se opine.

Por su parte, Raymundo Sandoval, colaborador del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Prodh), dijo que el ejercicio del plebiscito, referéndum y la consulta, tiene como objetivo consultar sobre las decisiones de gobierno, referidas más a políticas públicas.

Con ello, explicó, no pueden ser objeto de consulta los derechos humanos de ninguna persona.

Consideró que el asunto es desviar el interés. Además, de que panistas, incluso algunos perredistas, están divididos en torno al apoyo de la iniciativa y están justificándose con algunas cuestiones de procedimiento, “los prejuicios y la falta de información que tienen respecto a la iniciativa”.

En esta, dijo, nueva Asamblea no hay una posición unificada en torno a la iniciativa, pues efectivamente, aunque el PRD es mayoría, no hay una única posición; quizás esa división está causando falsas percepciones, tanto del Ejecutivo local como de otros factores políticos.

Sandoval explicó que la iniciativa abarca otro tipo de sociedades, no sólo incluye a las lesbianas y homosexuales, sino también posibilita que grupos de amigos o personas con intereses o necesidades comunes puedan ser beneficiadas, al estar compartiendo un espacio físico común.

Concluyó que esta iniciativa no debe estar sujeta, como lo estuvo en la Asamblea anterior, al juego político de los partidos políticos, “no puede estar sujeta a concertacesión o desdeñarla, pues responde a un movimiento amplio de las organizaciones sociales”.

2003/RGL/GMT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más