Inicio Culto al cuerpo o al dinero

Culto al cuerpo o al dinero

Por Fabiola Calvo

La migración de mujeres colombianas a Estados Unidos o Europa por razones económicas es uno de tantos fenómenos productos de la crisis de un país construido sobre las riquezas naturales que las multinacionales y los sucesivos gobiernos de Estados Unidos aprovechan en grado máximo.

Pero no voy a hablar de entregas, entreguismos o neocolonialismos; voy a referirme al cuerpo, a los cuerpos, a la casa en la cual habitamos, ésa sobre la cual los amantes del bisturí y otros construyen sus fortunas. Desde Francia, España, Inglaterra o Estados Unidos viajan colombianas a su país porque para ellas resulta más económico someterse a operaciones estéticas con resultados por los cuales nadie responde.

Es cierto que ellas toman la decisión, pero también lo es que esa manera de ver la estética es una consecuencia de las multinacionales productoras de artilugios para el embellecimiento, y de la forma en que se manejan la información y la publicidad con el afán de sacar rentabilidad al cuerpo.

La cultura del culto al cuerpo forma parte del culto al dinero y no del amor al cuerpo. Escribe la feminista colombiana Juanita Barreto que “el cuerpo, los cuerpos, mi cuerpo, el cuerpo de los otros y el cuerpo de las otras; tantas veces nombrado y sometido a tantas y tan diversas explicaciones.

“El cuerpo tan cercano a quien lo nombra en tanto sin él sería imposible el pensamiento e imposible también la construcción de una identidad, y al mismo tiempo tan distante en cuanto al pensarlo y al nombrarlo pareciera que pudiese existir como materia, como síntesis de procesos orgánicos e inorgánicos, como independiente del espíritu, del alma, de lo psicoafectivo, de lo cognoscitivo, de todo lo imperceptible, lo no palpable que lo alimenta.

“El cuerpo, esa expresión visible -en cuanto materia- de lo humano, es la cuna en la que se mecen y se expresan los deseos, las sensaciones, las percepciones, las emociones, los pensamientos, las ideas y los sueños de los seres humanos”.

Una tarea urgente y permanente es el trabajo sobre la identidad, el reconocerme y admitirme en la búsqueda constante de esa quimera que llamamos felicidad, y no como un estado permanente, sino como la vivencia de momentos que nos llenan en el amor para mí y el que puedo dar.

El trabajo de apoyo relacionado con la migración se convierte, en la mayoría de los casos, en la búsqueda de la supervivencia. Eso demuestra la experiencia de las colombianas.

Aún no resolvemos las necesidades terrenales, no resolvemos nuestros problemas en casa, cuando aparecen otras novaciones. El científico Ian Pearson cree que en el 2050 se podrán descargar los datos del cerebro humano a una computadora, y antes del 2020 las máquinas sentirán.

Después de leer Un mundo feliz, de Aldous Huxley, puede que todo sea posible, máxime cuando seguimos, y parece que seguiremos durante mucho tiempo, inmersos en el mundo del capital, ése que describió el proscrito Carlos Marx como algo que todo lo convierte en mercancía.

Leí la noticia en el diario El Tiempo de Colombia, que la tomó del periódico The Observer. También la encontré en Internet en Terra, en un apartado denominado En los negocios lo que importan son las ideas. Parece que la interpretación sobra.

Pero la preocupación no viene por los avances de la tecnología, sino por los intereses que llevan implícitos y mientras ignoramos al servicio de quién estarán. No hemos podido resolver la terrenalidad de nuestro cuerpo, pero ya nos están hablando de la eternidad del cerebro. ¿Dará más dinero que las poco éticas operaciones estéticas?

*Periodista

05/FC/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content