Inicio » Cumbre Borrascosa (Segunda Parte)

Cumbre Borrascosa (Segunda Parte)

Por la Redacción

La siguiente es la continuación de la reseña de los doce mitos sobre el hambre, de acuerdo a un libro con ese título.

Mito 7: El libre mercado es la solución para aliviar el hambre.

Realidad: La historia reciente demuestra que la ecuación “El mercado es bueno y el gobierno es malo”, está lejos de ser la solución. El ajuste automático de los precios a partir del equilibrio entre oferta y demanda, es un sueño que sólo puede operar exitosamente si el ingreso está distribuido equitativamente.

El problema del hambre no se remedia promoviendo al mercado, sino a la capacidad adquisitiva de los consumidores, y en esa tarea es el Estado la instancia responsable, mediante políticas que contrarresten la concentración de la riqueza, que impulsen una equidad fiscal genuina, y una reforma agraria capaz de revertir la pobreza en el campo, y la ineficiencia de la producción agrícola causada por el latifundismo.

Las recientes modas globalifílicas defensoras de las privatizaciones y las desregulaciones indiscriminadas, ya demostraron que no sólo no alivian los problemas sino que en muchos casos los agravan.

Mito 8: El libre comercio internacional es la solución para aliviar el hambre.

Realidad: No existe ningún caso de un país del tercer mundo que al abrir sus fronteras a la importación y exportación de bienes, haya solucionado el hambre de su pueblo. Incluso, las injusticias han aumentado.

Brasil incrementó sustancialmente sus exportaciones de soya para surtir los inventarios japoneses y europeos. El resultado fue que el hambre también se disparó, de un tercio a dos.

Los acuerdos como el Tratado de Libre Comercio (TLC) han propiciado una competencia de precios que impacta directamente en el ingreso de los trabajadores, pues los países se pelean no por abaratar sus exportaciones o incrementar la calidad de éstas, sino por disminuir los costos de producción mediante la reducción de los salarios.

Desde 1994, el TLC provocó una pérdida de 250 mil empleos en Estados Unidos, en tanto que en México se han perdido millones de plazas, y la tendencia continúa agravándose.

Mito 9: Los hambrientos, lo están demasiado como para preocuparse por pelear por sus derechos.

Realidad: El bombardeo de imágenes de gente hambrienta, famélica y enferma ha provocado que se pierda de vista un punto crucial: la falta de comida hace de la supervivencia diaria, una lucha muy dura y difícil de librar.

Si la gente pobre fuera realmente pasiva, de hecho ya habría muerto de hambre.

Donde el hambre y la miseria son parte de la vida cotidiana se está librando una verdadera batalla política.

Mito 10: Incrementar la “ayuda” de los países ricos hacia las naciones pobres coadyuvará en el combate del hambre.

Realidad: Casi toda la “ayuda” de los países ricos trabaja directamente contra el hambre. Pero eso no ha logrado cambiar la injusticia que los gobiernos provocan al responderle únicamente a las elites económicas, que en realidad los controlan.

Paradójicamente, la deuda externa para los países del tercer mundo le ha dado argumentos al FMI, al Banco Mundial y a los partidarios del neoliberalismo para recortar el gasto social, y “ahorrar” ese dinero para cosas más importantes, como el IPAB en México.

Mito 11: “Nosotros los que comemos estamos bien gracias a la pobreza y el hambre de la mayoría”.

Realidad: El mayor peligro que enfrentan los sectores acomodados de la sociedad es el hambre de la mayoría de la población. La pobreza y la injusticia son las causantes directas, junto con la ineficacia del Estado, de la inseguridad, la violencia, la inestabilidad, las devaluaciones, la inflación, las guerras y el deterioro general de la calidad de vida de todos.

Mito 12: Acabar con el hambre significaría acabar con la libertad

Realidad: No existe ninguna razón teórica o práctica para afirmar que las garantías individuales deban ser canceladas como solución al problema del hambre.

En contraste, el principio de libertad se confirma y se asegura en tanto el individuo tenga una mínima seguridad económica. Esa es la garantía más sólida de la libertad para todos.

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: