Inicio Cuotas ayudan a las priistas a aparecer “poquito” en política

Cuotas ayudan a las priistas a aparecer “poquito” en política

Por Guadalupe Cruz Jaimes

A través de la negociación con gobernadores y jefes del partido, las mujeres priistas “pelean” porque se respeten su militancia, escalafón y antigüedad en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y puedan contender en las elecciones intermedias 2009, que se llevarán a cabo el próximo 5 de julio.

Así lo informó a Cimacnoticias María de Jesús Huerta, presidenta del Organismo Nacional de Mujeres Priistas (Onmpri) en Nuevo León, quien competirá por una diputación local en el distrito 5 de su entidad.

“Las priistas llegan a las candidaturas peleando por derechos, nuestra militancia, nuestra antigüedad, escalafón, ponernos en negociación con los gobernadores, los jefes del partido para poder llegar: ha sido muy difícil”, aseguró.

María de Jesús Huerta refirió que en algunos estados sí se cumple la cuota, pero en otros no, como en Coahuila donde no va ninguna mujer para candidata a diputada federal. En Aguascalientes, por ejemplo, de 11 candidaturas a diputaciones locales y 5 candidatos a la presidencia municipal ninguno de los contendientes es mujer, según datos de la página Web del partido en la entidad.

De igual modo, en Durango el PRI avaló a los candidatos a diputaciones federales para los cuatro distritos electorales sin elegir a ninguna candidata, ello se debe entre otras cosas a la falta de voluntad política, “ellos siguen diciendo que no estamos preparadas y ponen a la amiga de ellos”, mencionó.

Para que la realidad se transforme “las mujeres debemos acceder al poder, pero al poder completo” y para lograrlo se requieren políticas públicas que apoyen a las mujeres como las cuotas de género sin las que ellas no llegarían a las dirigencias, aseguró la candidata a diputada local en Nuevo León, quien lideró la Secretaría de la Mujer de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP).

La priista afirmó que no es posible construir un país democrático sin las mujeres en el poder, se deben escuchar las voces, ideas y los pensamientos de las mujeres, capaces y sensibles como Beatriz Paredes, dirigente nacional del PRI, quien fue postulada en segundo lugar de la cuarta circunscripción para una diputación federal.

Al igual que Mercedes del Carmen Guillén Vicente, (hermana de Rafael Sebastián, identificado por la Procuraduría General de la República (PGR) como el subcomandante Marcos), quien en sus primeros años en la política formó parte del Frente Juvenil del PRI y desde entonces ha permanecido en las filas de ese partido.

A decir de María de Jesús Huerta, lideresa del tricolor, las mujeres tienen una “gran capacidad de escuchar y encontrar soluciones, cualidades necesarias para generar políticas públicas y programas sociales que beneficien a todas y todos los mexicanos. Además somos más difíciles de manipular y más honestas”.

Entre los objetivos del Onmpri está lograr que las mujeres tengan lugares en los cargos de representación popular, espacios que siguen siendo ocupados por varones, en la mayoría de los casos.

Un ejemplo es el estado de Guanajuato, donde de 29 candidaturas a las presidencias municipales sólo fue electa una mujer, Petra Barrera Barrera, para contender por el municipio de Santa Catarina, según información publicada en el sitio Web del PRI estatal.

Mientras que en el Estado de México las mujeres militantes del PRI que han sido electas son Elvia Hernández García, candidata a diputada federal por el distrito IV en Nicolás Romero, Cuautitlán Izcalli. Así como Azucena Olivares Villagómez, candidata a presidenta municipal por la Convención de Delegados del PRI en el municipio de Naucalpan y María Elena Barrera Tapia, candidata priista a la presidencia municipal de Toluca.

La participación de las mujeres en cargos de elección popular representa un logro para las mujeres en la política, porque hasta hace unos años, en entidades como Nuevo León, “en los ayuntamientos no había ninguna mujer, ellos tenían las planillas completas, ahora ya con las reformas a la ley electoral se han ganado espacios”, mencionó María de Jesús Huerta.

“Decían que no había mujeres, aún en las zonas urbanas, pero ahora con la ley va a haber mujeres a fuerzas” y en este proceso “las cuotas nos han ayudado a aparecer un poquito en el firmamento de la política, si no estuvieran no apareceríamos”, refirió.

LOS OBSTÁCULOS

Además de la falta de voluntad política, los obstáculos que frenan o limitan los alcances políticos de las mujeres están “las mismas mujeres, que a veces no entendemos que necesitamos hacer escalafones que hoy yo subo y mañana tú, a hacer alianzas y negociaciones para obtener lo que queremos, señaló Huerta.

El día que aprendamos a negociar vamos a ser las mujeres las que estemos en el poder. Los señores todo negocian: ahora vas tú, después va el otro y nosotras no, por el contrario cuestionamos por qué va ella y no yo.”, aseguró.

Y refirió que ésta no es una problemática de las militantes del tricolor sino de todos los partidos. Sin embargo, ésta es sólo una de las dificultades que enfrentan, porque aún tienen que demostrar a los hombres que ellas tienen igual o mejor capacidad para ocupar los mismos cargos que ellos.

“Porque todavía nos dicen que no estamos preparadas y sí lo estamos, además nos gusta participar en la vida política del país. Cuando llegábamos a los municipios y les decíamos a los señores va a entrar una mujer al PRI, y nos respondían: ‘si vienen las viejas nosotros nos vamos, ellas no saben’”, relató.

Y añadió: “en mi tierra hubo un señor que dijo: ‘no hay mujeres’ y le respondí ¿no hay o no las quieren ver? La realidad es que quieren seguir viendo a los hombres ocupen esos lugares”.

Otra cuestión “lamentable”, dijo, que aún en el siglo XXI “estamos con que llega al poder la novia, la amiga del gobernador o del presidente del partido y no las mujeres con capital político”.

Es triste para las mujeres que trabajamos en la vida política del partido tener que enfrentar a las novias, hijas, sobrinas, hermanas de los políticos, “ellas están arriba sin que sean militantes del partido ni tengan carrera política. Y nosotras que estamos trabajando en las bases nos dicen has escalafón, cola, méritos, aunque tengas toda la vida haciendo méritos, seguimos en la cola”, indicó la candidata priista.

“Y a ellos no les importa que hable, que esto se conozca, porque son los reyes y sólo dicen ¿cuál es el problema? Son misóginos, no existimos, somos transparentes. Y está situación no sólo se da en mi partido si no en todos los partidos políticos”, manifestó.

No obstante, señaló que las mujeres del PRI a través de su trabajo, compromiso y lealtad con los colores de su partido van a llegar a ocupar los cargos de decisión. Así como lograron en Nuevo León la creación del ONMPRI, en una estado donde los militantes no querían que existiera.

“Ha sido muy difícil derribar esas creencias, pero lo estamos logrando y para ello se requiere el compromiso de todas”, concluyó la priista.

09/GCJ/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content