Inicio » De los ataques a la CICIG, el proceso electoral y el Estado de derecho en Guatemala

De los ataques a la CICIG, el proceso electoral y el Estado de derecho en Guatemala

Por Sonia Gerth
genocidioguatemala07cesarmartinezlopez

Rosario Orellana es periodista en “La Cuerda”, una asociación feminista guatemalteca que publica un periódico del mismo nombre, donde es responsable para el área digital, e implementa la página web y las redes sociales.

Durante la visita “Misión feminista de Solidaridad El Abrazo”, de defensoras internacionales a Honduras, Cimacnoticias se entrevistó con Rosario a propósito de los ataques contra la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), el derrumbe del estado de derecho, y el proceso electoral en su país.

– Sonia Gerth (SG): Guatemala está pasando por una crisis profunda. Desde Cimac, hemos seguido los acontecimientos alrededor de la CICIG. ¿Cómo están con las apelaciones que se habían hecho a mediados de enero?

– Rosario Orellana (RO): Realmente ha sido una situación muy dura, va dando pasos de a poquito pero van con el objetivo de sacar a CICIG antes de tiempo. Como ustedes sabrán, ya se tenía pactado que estuvieran hasta septiembre de este año, que es cuando se cumplía el plazo. Desafortunadamente ellos están haciendo todas las acciones para causar tropiezos en el ejercicio de la CICIG en Guatemala. ¿A qué me refiero con esto? Por ejemplo, a inicios de enero, de hecho fue una de las notas que más se movió en esos días, intentó ingresar un investigador de CICIG, que venía de otro país, venía de vacaciones de fin de año y lo retuvieron 24 horas dentro del aeropuerto. Y finalmente, por seguridad también de ellos, por integridad física de los trabajadores del CICIG, decidieron retirarlos del país y, digamos pausar el ingreso del resto de personas que tenían que llegar a Guatemala. Por otro lado, el gobierno ha mantenido este tipo de acciones represivas, en donde no ha permitido el ejercicio de muchas investigaciones.

El 25 de enero nos dimos cuenta que el Ministerio Público, los mismos policías, retiraron su apoyo para la gente de CICIG. Entonces, las personas que trabajan para CICIG en Guatemala están literalmente desprotegidas por todos. Ya no hay policías que los acompañen, entonces sí es una situación que preocupa. Una forma lenta pero con pasos muy certeros, para desarticular la Comisión y para no permitir que se siga ejerciendo dentro de Guatemala.

– SG: Pero hasta ahora la Corte Suprema ha estado del lado de CICIG ¿no?

– RO: Sí. Ahí también hay una lucha de poderes entre la Corte Suprema de Justicia y la Corte de Constitucionalidad (CC). La Corte de Constitucionalidad ha sido la que más apegada a cuestiones legales ha estado, no quiere decir que apoye más a CICIG o que apoye más al gobierno, ¡no! Simplemente se ha pegado a lo que dictan los acuerdos, a lo que dictan las leyes, a lo que está en la Constitución, y de cierta manera ha logrado dejar que el proceso vaya un poco más despacio. Justo ahorita también hay una problemática porque se está pidiendo que se investigue a magistrados de la CC. Obviamente, si estos magistrados terminan siendo investigados, no pueden conocer todos los amparos, todas las cosas que se vayan presentando para seguir en el proceso de CICIG. Y es como desarticular todo lo que pueda beneficiar a CICIG. En estas últimas horas también se dio a conocer que la Corte Suprema dio su respaldo a estos magistrados, entonces estamos en esa pausa, y esperar a ver qué pasa, si los magistrados finalmente son o no investigados. Inmediatamente ellos al entrar a este proceso tendrían que inhibirse de conocer todos los procesos que siguen. Y entre esos evidentemente están todos los casos de corrupción, donde están diputados, en donde están involucrados otros personajes de la política en el país.

– SG: ¿Se podría decir que CICIG es una víctima de su propio éxito?

– RO: Sí. Creo que hay mucho que analizar de CICIG. Cuando llegó al país, fue una entidad que tal vez dio ciertas luces, dio ciertos pasos, sí causó una ilusión, porque era como una entidad ajena que te iba a permitir conocer cómo estaba la realidad de Guatemala, sin embargo, no se manejó de la mejor manera.

Entonces, pasó desapercibida mucho tiempo. Cuando llega Iván Velásquez (como nuevo Comisionado) en el 2014, él empieza a movilizarse junto con el Ministerio Público y otras entidades para trabajar a profundidad muchos casos. Sale todo lo de “La Línea” (caso de corrupción involucrando altos funcionarios del gobierno), salen un montón de situaciones que ya perjudican a las élites castrenses en Guatemala, y el problema ahí fue que, y eso lo digo a título personal, que pese al trabajo muy bueno que se estaba haciendo, todavía quedaban ciertos hilos sueltos. Y esos hilos, quienes estaban en contra, los iban a utilizar para irse en contra de la misma CICIG. Eso evidentemente no desbarata todo lo bueno que se hizo, pero sí complica los procesos, porque por ejemplo ahorita, que está en esa pausa, o en ese limbo de no saber si continúa o no, el hijo de Jimmy Morales, que es el presidente, está exigiendo que la Comisión deje su caso. Él tenía una buena cantidad de pruebas en contra. También salieron otros personajes que han sido polémicos por sus pleitos personales con la CICIG, berrinches en donde evidentemente ellos tenían un delito encima, la Comisión lo evidenció, y ellos no querían cumplir condena, respaldados por Jimmy Morales. ¡Salieron al lado de Jimmy Morales en una conferencia hablando! Eso ya te habla mucho de lo complicado que se torna el panorama tanto para la CICIG como para la población, y sí, regresando un poquito a tu pregunta, siento que fueron esos hilos que dejaron en años anteriores, de los que se está aprovechando la gente para atacarla.

– SG: ¿Pero se puede decir que dejaron una semilla en las entidades guatemaltecas que investigan estos casos?

RO: Desafortunadamente, tendría que decir que no. Por ejemplo, para mí Thelma Aldana (Ex Fiscal General) tendrá sus cosas y todo, pero fue una mujer que supo aliarse con la Comisión, y supo defender su puesto, pero en el caso ahora que está Consuelo Porras, los esfuerzos desvanecen. ¡Ella está como observadora de la crisis política en Guatemala! Entonces, pese a que sí hay una semilla ahí, están como tratando de machucarle, de echarle más tierra y más tierra encima para que no vaya floreciendo. Vemos un gobierno que está tratando de poner los pies sobre cada una de las flores que intenta salir de la tierra, con tal de no perder su poder.

– SG: Con todas las acciones de Jimmy Morales en este momento, abiertamente en contra de la Constitución y de todas las leyes ¿se puede decir que el Estado de derecho está derrumbándose todavía más?

– RO: Sí. Eso es un punto importante. Guatemala se ha construido a base de luchas de la población, y ha costado mucho. Hay muy poca gente con mucho poder. Y lo poco que se había logrado en tanto tiempo, Jimmy Morales lo ha venido a destrozar en el tiempo que tiene. Regresando al tema de CICIG por ejemplo, él en un inicio de su mandato, siempre fue muy cercano a ella, dijo que siempre la iba a apoyar. Pero sale el caso de su hijo, y automáticamente él salió un domingo del 2017 a las seis de la mañana en un video mal grabado diciendo: ‘Yo declaro non grato a Iván Velásquez’.

Entonces, ahí ya hablas de un presidente que lo único que quiere es seguir manejando su finca. Y sabemos que en Guatemala ni siquiera es Jimmy el que maneja la finca. Hay gente que está encima y detrás de él. Y ha sido, va sonar como un alabo pero han sido muy inteligentes. Porque han sabido dividirnos, desde la religión, desde la educación, desde los temas de diversidad sexual. En Guatemala es más fácil que escuches a una persona que apoya a Jimmy Morales, porque “es una persona que defiende a la familia”, a que apoyen a una defensora del Lago de Izabál, por ejemplo. ¡Cuando nos interesa más el lago! Pero la gente está tan dividida en esa cuestión de intereses de posturas sociales y demás, que se torna un panorama bastante nublado para Guatemala, y más ahora que es proceso electoral.

– SG: ¿Y las organizaciones de mujeres, también son divididas?

– RO: Sí hay cierta división. Siento que falta un trabajo en conjunto con mayor impacto. Si hay ciertas organizaciones que han articulado campañas, que han hecho acciones en la calle, y que han trabajado en conjunto, pero siento que sí falta mucho. Como dice la ley de la vida, ‘Divide y vencerás’, y en Guatemala muchas mujeres siguen teniendo ese prejuicio de ‘Yo defiendo mis intereses, y los intereses de mi sector’. Y un ejemplo claro de eso, una situación bastante lamentable, es que el mismo 25 de noviembre, que debía ser un día en el que todas nos uniéramos, lucháramos por una misma causa, hubo conflictos internos en esta manifestación, ¡entre mujeres! Entonces, sí existe todavía esa división. Sé que uniendo a todas las organizaciones de mujeres, haciendo el mismo esfuerzo, podríamos hacer algo de mucho impacto. Pero cuesta mucho, porque definitivamente hay sesgos en cada una de las organizaciones, y eso ha complicado el proceso.

– SG: ¿Es lo mismo que se puede esperar del proceso electoral entonces?

– RO: Sí. La verdad es que ahorita las opiniones en Guatemala están muy divididas. No hay un listado de candidatos que tú puedas decir, éste o ésta representa mis intereses, eso ha sido siempre un problema para Guatemala. Se presentan decenas de candidatos, mucha gente ni siquiera conoce los nombres de todos. Y ahorita estás con el tema de la familia, se toca mucho la pena de la muerte, porque una de las estrategias que más se ha utilizado en Guatemala para el tema de los procesos electorales, es la violencia. En este último tiempo que los partidos  políticos empezaron a proclamar a sus candidatos  a presidencia, han habido ataques a buses, ha incrementado la violencia diaria, hay motines en una de las cárceles más importantes. Y casualmente, hay ciertos candidatos que dicen, ‘Pero miren, yo por lo del bombazo que hubo en el bus, por eso había previsto que se hiciera esa iniciativa de ley.’ Entonces, así van manejando, dicen ‘No, pero ésta tiene más experiencia en eso,  y ésta tiene un pasado, porque su papá era Ríos Montt (Ex presidente responsable de genocidio), y entonces seguro sabe cosas de seguridad… ¿me explico? Es muy complicado, la gente vota “por el menos peor”, y no vota por alguien que representa sus intereses.

– SG: ¿Y qué aporta “La Cuerda” en este proceso?

– RO: Creo que nosotras tenemos la oportunidad a través de nuestras páginas y la parte digital, de hacer un llamado a la reflexión. De decirle a la gente que hay una propuesta diferente. No jugamos que somos de derecha, de izquierda, de norte, de sur, ¡No! Nosotras buscamos un cambio en el sistema, un cambio que sí nos permita ser protagonistas de la propia historia, y que seamos vizibilizadas. Decirle a la gente, Usted tiene derechos, puede decir: yo no quiero, poner, quitar, darle este poder al pueblo a través del conocimiento. Creo que eso es el mayor aporte a través de “La Cuerda”, darle el conocimiento a la gente de lo que está sucediendo, pero más allá de decirle en una noticia: Esto pasó, es decirle: Esto pasó, y esto proponemos nosotras. Siempre las notas tratamos de enfocarlas a eso, a compartir la propuesta feminista que ha trabajado la Asociación junto con compañeras en una asamblea.

 

19/ SG/LGL

 

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más