Inicio Decidir sobre el propio cuerpo, un ritual de sanación

Decidir sobre el propio cuerpo, un ritual de sanación

Por Sandra Chaher

Hoy, una vez más como desde hace milenios, las mujeres vamos a participar de un ritual colectivo. Celebraremos estar juntas, como hicimos por los siglos de los siglos. No, todavía no diremos la palabra sagrada. Eso es al final, cuando deba conjurarse el hechizo.

Vamos a reunirnos para recordar, y también para pedir, como repetimos desde hace 15 años todos los 28 de septiembre, que se reconozca nuestro derecho a decidir sobre nuestro cuerpo.

Un ritual que nos convoca desde 1990, cuando un grupo de mujeres decidió institucionalizar la fecha como Día por la Legalización del Aborto en América Latina y el Caribe.

Las mujeres siempre tuvimos rituales. Aun cuando no estuvieran institucionalizados, cuando no fueran festividades de calendario ni prohibidos aquelarres de brujas, ¿quién no participó de una sobremesa familiar de mujeres, de una veraniega siesta de cotilleos, de chismes volando como pimienta alrededor de cacerolas en el fuego?

Y las más jóvenes, ¿no hacemos cafés de chicas, cenas de chicas, fiestas porque sí? Y aunque rompa la festividad del párrafo: acompañar a una mujer a hacerse un aborto, ¿no es acaso un ritual femenino?

Un ritual de sanación. Celebraciones sin dios ni patrón. Festejos porque sí, porque manda el alma, el deseo, el cuerpo.

Hoy nos vamos a juntar para reclamar a otros –varones, pero también mujeres- que nos devuelvan un derecho y un poder que nos pertenecen, y que una historia construida en masculino nos quitó.

¿Vamos a adorar a alguna deidad? No. Pero vamos a pedirles a quienes se erigieron, y ayudamos a erigir en deidades, que nos escuchen.

¿A quién está dirigido nuestro pedido? ¿A quién nuestra lanza? A nuestros señores y señoras parlamentarios primero. A nuestros funcionarios y políticos después. Y junto a estos dioses de la modernidad, como héroes y heroínas, y deidades menores, a médicos y médicas, jueces y juezas, religiosos y religiosas de todos los credos.

Y por último, aunque nosotras también seamos parte del pueblo, a todas las mujeres y varones de buena voluntad que habitan esta tierra.

Que nuestra palabra sea oída. Nuestro canto escuchado. Nuestra cara vista. Que nuestra cinta verde vuele y se plante en cada solapa, en cada corazón.

Y ahora sí… Amén, que no quiere decir otra cosa que “así sea”, una bella palabra que no dejaremos de usar aunque también nos la hayan expropiado.

05/SC/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content