Inicio Declaración de líderes religiosos del mundo con motivo del X aniversario del Año Internacional de la Familia

Declaración de líderes religiosos del mundo con motivo del X aniversario del Año Internacional de la Familia

Por la Redacción

En vísperas del décimo aniversario del Año Internacional de la Familia, líderes religiosos y tradicionales del mundo entero, hicieron un llamado a los gobiernos para que instrumenten políticas y leyes que mejoren el apoyo a las familias, tomando en cuenta la pluralidad de sus formas y el número creciente de familias monoparentales.

El próximo 6 de diciembre de 2004, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas celebrará el décimo aniversario del Año Internacional de la Familia, que fue proclamado para crear conciencia sobre la familia y promover políticas que mejoraran su bienestar.

En este contexto, los líderes religiosos, demandaron el alivio de la deuda de los países pobres, de modo que el desarrollo económico y social puedan ser sostenidos y las familias puedan recibir apoyo por parte de sus gobiernos.

Llamaron a poner fin a las guerras de agresión y a la degradación del ambiente, puesto que ambos fenómenos dañan a las familias.

Igualmente, se pronunciaron por la eliminación de todas las formas de violencia contra las mujeres y los hombres, las niñas y los niños, así como la supresión de los matrimonios infantiles y la mutilación genital femenina.

Pidieron además trabajar por la equidad de género para niñas y mujeres y al acceso universal a una amplia gama de servicios e información reproductivos y sexuales.

Apelamos –dijeron- a nuestros compañeros líderes religiosos de todos los credos y convicciones para que reconozcan y ofrezcan apoyo moral a las familias en todas sus diversas formas de composición, estructura y funciones.

“Defendemos el reconocimiento, la afirmación y la protección universales y permanentes de los derechos humanos básicos de todos los integrantes de la familia en sus identidades individuales y colectivas; aplaudimos los esfuerzos de los adultos responsables que construyen diversas estructuras familiares capaces de honrar y proteger a las y los niños, especialmente aquellos que son vulnerables, y afirmamos la igualdad de derechos de mujeres, hombres, jóvenes, niñas y niños, puesto que es una condición esencial para la paz y la vigencia de los derechos humanos, la democracia, el desarrollo económico sustentable y el progreso general de la humanidad”.

En una declaración, con motivo de este aniversario, los líderes religiosos reconocieron y afirmaron que los principales instrumentos de derechos humanos de Naciones Unidas, así como sus planes y programas de acción globales, reclaman la más amplia protección y la mayor asistencia posibles a las familias.

Destacaron que en los diferentes sistemas culturales, políticos y sociales existen familias de diversa estructura y apariencia, al destacar que la equidad entre mujeres y hombres y el respeto a los derechos humanos de todas las personas son esenciales para el bienestar de la familia y de la sociedad en general.

Al referirnos a la importancia de la familia en el mundo, celebramos las funciones fundamentales y trascendentales que las familias desempeñan en las sociedades: las familias se ocupan del cuidado de los niños, los ancianos y los enfermos.

“Las familias pueden proporcionar seguridad y estabilidad. En el mejor de los casos, suministran un espacio seguro para el desarrollo de relaciones humanas justas, íntimas, saludables y sagradas, así como para experimentar la bendición de la ayuda mutua”.

Sean nucleares o extensas, estén encabezadas por madres y padres, por parejas del mismo sexo o por un solo padre o madre, estén formadas por parejas sin hijos o tengan una prole abundante, las familias aportan cualidades de enorme valor a las comunidades en las que viven, destacaron los líderes mundiales.

En este contexto opinaron que todas las familias, tanto las ortodoxas como las heterodoxas, deben ser protegidas y apoyadas por los gobiernos, las organizaciones no gubernamentales y los líderes tradicionales y religiosos.

Abogaron por los derechos y las libertades que favorecen la satisfacción de las necesidades y el mejoramiento de la situación de niñas, niños y adolescentes, personas ancianas, desempleadas, discapacitadas, enfermas, débiles y solteras en todas las etapas de su vida, así como de las personas y parejas que no tienen hijos.

Celebramos la existencia de movimientos sociales que ofrecen respaldo a las familias, entre los cuales se encuentran las teologías de la liberación, los movimientos a favor de los derechos humanos, y los que promueven la justicia social, comunitaria y feminista.

En su declaración, los líderes mundiales agradecieron a aquellas personas cuyos esfuerzos contribuyen a modificar las actitudes de la sociedad para favorecer el mejoramiento de la familia, así como el realce y la ampliación de los papeles que desempeñan mujeres, hombres y niños, promoviendo la igualdad de derechos para las mujeres y la vigencia de los derechos de niñas, niños y adolescentes.

Al trascender el modelo según el cual los hombres deben desempeñarse en la esfera pública y las mujeres en la familia, hemos liberado tanto a hombres como a mujeres para que puedan ser ellos mismos.

Avalaron al tiempo, la labor de ese tipo de movimientos a favor de la eliminación de la violencia y la discriminación contra las mujeres y en la promoción de leyes equitativas que permiten tanto a las mujeres como a los hombres solicitar licencias de maternidad o de paternidad, ha fortalecido a la familia.

Y reconocieron la contribución de los movimientos que estimulan a los varones a realizar pacíficamente tareas relacionadas con el cuidado de los niños y a asumir responsabilidades iguales en la crianza de los hijos y en la formación de valores en ellos.

Mientras celebramos la diversidad de las familias y de sus funciones fundamentales, expresamos también nuestra preocupación por la carencia de protección y apoyo que sufren las familias y sus integrantes en la actualidad.

La declaración que cuenta con el aval de numerosas organizaciones y líderes religiosos en el mundo, será enviada a Jefes de Estado, misiones permanentes de Naciones Unidas y organizaciones no gubernamentales.

2004/SM/GM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content