Inicio » Deficiente la atención de salud sexual y reproductiva en zona metropolitana

Deficiente la atención de salud sexual y reproductiva en zona metropolitana

Por la Redacción

En la zona metropolitana del Estado de México y del Distrito Federal, la atención de la salud sexual y reproductiva de mujeres en situación de pobreza es deficiente toda vez que continúan prácticas como la negación del servicio, falta de camas y el abuso verbal por parte de los médicos.
 
De acuerdo con el estudio “Barreras para la atención a la salud reproductiva de mujeres en situación de pobreza en el medio urbano” elaborado por el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) prevalece un uso indiscriminado de cesáreas innecesarias en los hospitales, incluso desde los primeros meses del embarazo los médicos avisan a las mujeres que su parto será por cesárea.
 
El estudio detectó que entre las principales preocupaciones de las mujeres a la hora de entrar a un hospital a parir destacan que el producto naciera bien, la atención en el parto y el miedo de morir durante el parto.
 
DESABASTO DE MEDICAMENTOS
 
Una de las dificultades que las mujeres enfrentan en los servicios de salud pública es el desabasto de medicamentos y suministros lo que las obligó a comprarlos en una farmacia y hacer un gasto significativo.
 
De acuerdo con este estudio el desabastecimiento de medicamentos es una de las principales razones para que las usuarias tengan que acudir con médicos privados. Es decir, el incentivo para ir a los servicios públicos disminuye al no incluir los medicamentos en la atención.
 
Otra queja común es el tiempo de espera lo que consideran un obstáculo para su atención ya que la mayoría está a cargo del cuidado  del hogar y de la familia y muchas veces no pueden ir a atender sus propias necesidades.
 
En especial varias mujeres mencionaron que el tiempo de espera fue el motivo principal por el que no acudieron a los servicios de planificación familiar pues eso les implica pedir permisos en el trabajo, y no poder llevar sus hijas e hijos a la escuela, recogerlos o preparar la comida.     
 
Además del tiempo de espera para entrar a la consulta está el tiempo para conseguir la ficha de consulta lo cual muestra una saturación de los servicios.
 
Otro factor que destacaron las usuarias más jóvenes entrevistadas en el estudio es que llegar temprano para conseguir la ficha para su consulta significa salir más temprano de sus casas lo que consideran pone en riesgo su integridad física por la inseguridad en sus colonias.
  
En otros casos se reportó la negación de servicios cuando las embarazadas no consiguieron un pase previamente para parir en  un hospital o cuando éste no tenía disponibilidad de camas.
 
Otro aspecto indignante en los servicios de salud es el trato verbal de algunos médicos, sobre todo al momento del parto, que van desde el “Cállese, si grita yo la dejo aquí, ahí la dejo con su bebé y yo me lavo las manos” o el “Ay señora, porque no gritó cuando estaba con su pareja”.
 
O uno más que le negó a una mujer dar la incapacidad y le dijo “Eso lo hubieras pensado y no te hubieras embarazado, si hubieras estudiado, hubieras terminado tu carrera no te hubieras embarazado y no estarías sufriendo nada de esto”.
 
Con todo esto en la investigación se señala que el parto es significante para cualquier mujer y por ello los servicios de salud deben ofrecer competencia técnica y humana en la atención, que tome en cuenta las preocupaciones, tanto médicas como emocionales.
 
13/AGM/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: