Inicio Déficit de personal y equipo para reducir cáncer de mama

Déficit de personal y equipo para reducir cáncer de mama

Por Guadalupe Cruz Jaimes

Para reducir la muerte de mujeres por Cáncer de Mama (CaMa), se requiere tener cinco veces más equipo y personal capacitado que permita tomar mastografías a 7 de cada 10 mexicanas mayores de 50 años de edad.

Así lo dio a conocer a Cimacnoticias Mario Gómez Zepeda, subdirector de Prevención y Atención de CaMa, del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva (CNEGySR).

Este hecho, es preocupante debido a que en el país cada dos horas muere una mujer por CaMa, al año fallecen más de 4 mil 800 por esta enfermedad, considerada la primera causa de muerte de las mexicanas desde 2006.

Actualmente, en la Secretaría de Salud (SS) trabajan 190 radiólogos que leen mastografías y tienen 192 aparatos, con este equipo “se pueden tomar alrededor de 100 mil estudios de este tipo, cuando la meta para este año es de 560 mil mastografías”.

Para alcanzar este objetivo “se requiere quintuplicar el número de médicos y de aparatos”, ya que de esta forma sería posible que 70 por ciento de las 7.3 millones de mujeres de 50 a 69 años de edad, se realice una mastografía.

Para impactar en la reducción de muertes por CaMa se necesita alcanzar esa cobertura, que equivale a alrededor de 4.2 millones de mastografías cada año, afirmó el funcionario del CNEGySR.

De las mexicanas mayores de 50 años de edad, que son quienes tienen mayor riesgo de padecer este tipo de cáncer, la SS atiende a 3.6 millones de mujeres que carecen de seguridad social. Para la detección de CaMa en esta población, el sector se propuso realizar más de 441 mil mastografías, pero sólo realizaron 237 mil 703.

Alcanzaron una cobertura de 7.8 por ciento, cuando debieron lograr 14.4 por ciento, ello se debe, a que las acciones emprendidas por el gobierno federal, aún no dan resultados, los cuales se espera sean visibles en dos o tres años más.

Si se suman las mastografías realizadas por la SS, mediante el Seguro Popular, a las que se hicieron en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y los hospitales de Petróleos Mexicanos y la Secretaría de Marina “alcanzamos 11.2 por ciento de cobertura”.

Para 2010, el CNEGySR espera alcanzar una meta de 16.8 por ciento, misma que a pesar de no ser “tan ambiciosa”, requiere para su cumplimiento que se aumente la infraestructura en la operación del Programa de CaMa.

“Cada que crece la población, debe aumentar la infraestructura, porque sube la meta, y necesariamente se deberían incrementar las plazas para operar un programa de esta magnitud, valdría la pena considerarla como política pública”, mencionó Gómez Zepeda.

A pesar de que hay dinero y voluntad, no hay quien opere los aparatos, “quién va a tomar las mastografías y quién va a leerlas”, señaló el subdirector de Prevención y Atención de CaMa.

El déficit de personal capacitado está vinculado con la falta de apertura de plazas en la SS, ya que sin la seguridad de una base, las y los radiólogos eventuales no se interesan en capacitarse sin recibir un beneficio laboral a cambio.

Además cuando se les ha capacitado y no obtienen una plaza en el sector, “terminan yéndose a hospitales privados, donde tienen mejores salarios por ejercer esta especialidad”.

“Necesitamos más personal capacitado con plazas para darles la seguridad de una base, para que le entren al programa. Ese es el apoyo que necesitamos, es más de capacitación y contratación de personal y seguir creciendo en infraestructura”, indicó.

De igual modo, se requiere tiempo para avanzar en la disminución de muertes por CaMa, pues “los recursos no dan resultados inmediatos, ya que se invierten en la construcción, compra e instalación de los equipos”.

De acuerdo con el funcionario del CNEGySR, el Programa de CaMa en el país, “va a llevar tiempo tener un plan que logre cubrir a todas las mujeres, con calidad y asegurando tratamiento”, ya que existen “varios proyectos” en construcción.

Uno de ellos, tiene que ver con la falta de personal para leer mastografías, éste consiste en la digitalización de mastografías, las cuales se envían a un grupo de radiólogos expertos para que los lean.

En Hermosillo, Sonora hay un centro de lectura de mastografías y en el Instituto Nacional de Cancerología. El equipo se compró en 2009, se instaló, pero todavía se está configurando.

“También tenemos una estrategia de subrogación, como Estado le pago a médicos privados para que tomen y lean las mastografías”.

Otro proyecto que arranca este año, es la construcción de unidades dedicadas 100 por ciento a la detección y diagnóstico de CaMa, las cuales se van a construir en ocho estados a los que ya se destinó el recurso. Su construcción tomará “todo este año y estarán funcionando en 2011”.

Los estados donde se construirán estas unidades son Veracruz, Chiapas, Campeche, Estado de México, Querétaro, Michoacán, Chihuahua, Quintana Roo. En cada uno, se realizarán “mínimo 10 mil mastografías adicionales”, de forma gratuita.

Dichas unidades de detección de CaMa están basadas en programas europeos, que además de dar diagnóstico brindan consejería a las pacientes, con estas acciones “creemos que va a cambiar la forma en que se detecta y diagnóstica el mal, favoreciendo más altos estándares de calidad”.

10/GCJ/LR/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content