Inicio Deja Stan miles de damnificados en Chiapas

Deja Stan miles de damnificados en Chiapas

Por Manuel de la Cruz

En Chiapas miles de damnificados se encuentran en albergues; cientos de casas quedaron destruidas e inundadas, las carreteras están arruinadas y los puentes fueron derrumbados por los aguaceros que ocasionó el huracán Stan. Mujeres, niñas, niños y personas de la tercera edad se encuentran entre los sectores más vulnerables frente a la catástrofe.

En la Sierra Madre de Chiapas, el panorama es desalentador: miles de personas se encuentran atemorizadas ante el desbordamiento de los ríos Grijalva y Mazapa que ha devastado la región.

En el auditorio del ayuntamiento de Amatenango de la Frontera se refugian 200 personas; la mayoría, mujeres, niñas, niños y ancianos que habitaban en los márgenes del río y fueron reubicados esta la madrugada.

Las enfurecidas corrientes arrasaron sin piedad sus empobrecidas casas, el ganado y cultivos. Los menores todavía lloran sin saber bien a bien qué sucede. Cecilia Filomena Martínez de 56 años, dice que en la desesperada huida con su familia, su madre, Emilia Tomás Gutiérrez, de 96 años, se rompió las piernas al caer de la ladera de un cerro.

LOS TESTIMONIOS

El agua destruyó la escuela y las instalaciones del Instituto de Desarrollo Humano que iba a inaugurarse el 15 de este mes; el puente Sonora cayó dejando al menos 20 aldeas incomunicadas. El alcalde Felix Toledo pidió al gobierno que, por la magnitud de los daños, considere a este municipio zona de desastre.

A lo largo de Motozintla, Mazapa de Madero, Amatenango del Valle y Frontera Comalapa, más de 25 kilómetros están bloqueados por la caída de árboles y cerros derrumbados. Enormes rocas y toneladas de lodo dificultan el paso.

El campesino Everaldo Pérez, dijo que las corrientes del Grijalva arrastraron 20 casas de madera y 100 quedaron inundadas en su comunidad, Reforma, municipio de Bejucal Ocampo. La tarde de ayer, la gente intentaba rescatar sus escasas pertenencias antes de que el agua las desapareciera.

La situación de ahora es comparada con las inundaciones que destruyeron la costa chiapaneca en 1998. En Tapachula, municipio fronterizo, con Guatemala, los daños aún no se pueden cuantificar. Las corrientes arrastraron todo cuanto encontraron a su paso: casas, carros, camiones, árboles.

Las autoridades hablan de por lo menos ocho muertos y un número no determinado de desaparecidos. El ejército y la marina, intensificaron el Plan DN-3. Policías y socorristas atienden con alimentos, agua y medicamentos a los miles y miles de damnificados de la costa y el Soconusco.

Las cuadrillas de salud temen la propagación de enfermedades gastrointestinales o de la piel. En este contexto, el gobernador Pablo Salazar pidió a la población mantener la calma, porque las lluvias continuarán.

Protección Civil no tiene el reporte exacto de las comunidades aisladas en más de 20 municipios, once de los cuales fueron reconocidos como zona de desastre. Las y los chiapanecos todavía no se habían recuperado del impacto que sufrieron con los remanentes de la tormenta tropical Norma cuando Stan los tomó nuevamente por sorpresa.

Según Protección Civil, los daños seguirán incrementándose si las lluvias no cesan en las siguiente horas.

05/MC/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más