Inicio Demandan chilenas despenalización de aborto

Demandan chilenas despenalización de aborto

Por la Redacción

Cerca de 250 mujeres chilenas que reconocen haberse practicado interrupción del embarazo en forma clandestina debido a restricciones legales, emitieron una Declaración Pública inserta en la prensa nacional exigiendo la despenalización del aborto.

Las chilenas pertenecientes a la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe, que han desarrollado diversas actividades en defensa de sus derechos sexuales y reproductivos reclamaron su derecho a elegir el momento en que desean ser madres, de acuerdo a información difundida por el portal Mujereshoy.

Las integrantes de la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe, señalan que su mensaje se dirige a toda aquellas que han abortado voluntariamente, a las que han apoyado a una hija, una hermana o una amiga que ha abortado, así como a las que nunca se han visto en la necesidad de interrumpir un embarazo, pero solidarizan con las que lo han hecho, porque saben que nunca es fácil.

También va dirigido a las que han sido obligadas a abortar, puesto que la maternidad debe ser decidida por cada mujer sin coerciones de ninguna clase. Va dirigido, a todos aquellos hombres que respetan el derecho de la población femenina a elegir libremente la maternidad y creen en el derecho de los niños y niñas a nacer en un entorno que le garantice afecto y cuidado.

“Con estas palabras queremos hacer un llamado a no creer en quienes quieren culpabilizarnos, y recordar por qué la interrupción de un embarazo no deseado es un derecho humano básico”, establecen, al tiempo que enumeran algunas de sus consideraciones:

1. Porque aunque muchos quieran esconderlo o negarlo, el aborto es un problema que ha afectado y seguirá afectando a la enorme mayoría de los hogares chilenos.

2. Porque son muchas las razones que puede tener una mujer para interrumpir un embarazo, cuando éste no es fruto de la voluntad, sino de una violación, del incesto, de la pobreza, de la ignorancia, del abandono de la pareja, de una falla del anticonceptivo, o incluso de un descuido. O puede ser necesario interrumpirlo porque así lo requiere un tratamiento médico, o por una malformación fetal, o por la inmadurez física o emocional de la madre.

3. Porque en la mayor parte de los casos, las mujeres se ven empujadas a abortar por una sociedad hipócrita e insensible que pone todas las barreras posibles para la prevención del embarazo, pero que a menudo sólo ofrece discriminación y penurias a las mujeres que se convierten en madres, más aún si son jóvenes, pobres o solteras.

4. Porque para llevar adelante la difícil decisión de interrumpir un embarazo, las chilenas deben recurrir a servicios clandestinos o a prácticas caseras que muchas veces ponen en riesgo sus vidas, que pueden llevar a urgencias hospitalarias, a la muerte o a dejar secuelas, como la infertilidad. Hecho de esta manera, los costos para el país y para las mujeres es muy alto.

5. Porque en época de nuestras madres y abuelas el aborto se llamaba “remedio”, y era una práctica frecuente que solidaria, sensata y discretamente era apoyada por otras mujeres, mientras que hoy se le llama asesinato y el temor y la condena dificultan la solidaridad, demostrando que las mujeres estamos cada vez más acorraladas en Chile, que somos cada vez menos libres de decidir cuándo queremos ser madres.

2004/GV/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más