Inicio » Demandan reconocimiento legal a la medicina tradicional

Demandan reconocimiento legal a la medicina tradicional

Por Román González

A un año de su creación, la Dirección de Medicina Tradicional de la Secretaría de Salud no ha impulsado el reconocimiento legal y la protección de los saberes médicos tradicionales, ni la conservación del patrimonio natural de los pueblos indígenas.

No se ha hecho nada como respuesta a los pronunciamientos y demandas de los pueblos indígenas, a pesar de que el gobierno federal asegura que el fortalecimiento de la medicina tradicional es una política prioritaria, afirma el Movimiento Nacional de Médicos Tradicionales (Monamet).

Este movimiento atribuye la inacción, entre otras cosas, al haber nombrado como director de Medicina Tradicional a Alejandro Almaguer González, “empresario guanajuatense que ha promovido la depredación de plantas medicinales en comunidades pobres, pagando una miseria a los recolectores y elaborando productos naturistas que exporta a Japón y otros países para beneficio personal”.

Además, revelan, se creó un consejo nacional conformado por científicos, investigadores, burócratas, empresarios y amigos personales de Almaguer. En ningún momento, apuntan, invitaron a integrantes de organizaciones de médicos tradicionales.

Exigimos, destaca el Monamet, que la dirección de Medicina Tradicional sea ocupada por médicas y médicos tradicionales reconocidos en el ámbito nacional e internacional.

LA VISION OFICIAL

El estudio “Relación intercultural con la medicina tradicional”, elaborado por la Dirección de Medicina Tradicional, señala que las distintas instituciones oficiales han establecido diversas formas de relación con esa disciplina.

Menciona al Instituto Nacional Indigenista (INI), que en 1974 convocó al primer congreso de médicos indígenas tradicionales en San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

Habla del reconocimiento de la medicina tradicional en la legislatura del estado de Oaxaca, en 2001, en tanto que el Instituto Mexicano del Seguro Social IMSS-Solidaridad, hoy IMSS-Oportunidades, inicia la relación en 1982, que continúa a la fecha.

El documento indica que está en proceso la consolidación de la relación intercultural con las organizaciones de médicos tradicionales, toda vez que “partimos en un primer momento del proceso de sensibilización-capacitación del personal de salud de las instituciones del sector”.

El Programa Nacional de Salud y Nutrición para los Pueblos Indígenas de la Ssa propone “fortalecer los servicios de salud que se dirigen a esta población, con absoluto respeto a su cultura”, y destaca además la demanda de reconocer la participación del médico tradicional en la salud de las comunidades.

Por esto, a decir de la Dirección de Medicina Tradicional, han decidido fomentar estrategias de coordinación entre la medicina tradicional y la alópata, para buscar una relación intercultural complementaria entre ambas practicas.

EL TITULAR DE MT

En ese estudio, el director de Medicina Tradicional, Alejandro Almaguer González, dice que la relación intercultural en salud significa que el personal del ramo deberá actuar con absoluto respeto a la cultura de las personas que utilizan y ofrecen los servicios de la medicina tradicional, toda vez que las dos formas de atención a la salud, la científica y la tradicional, conviven en un mismo espacio.

Explica que si se identifican procedimientos y/o indicaciones terapéuticas de riesgo para la salud de la población usuaria de cualquiera de las dos medicinas se deberá alertar sobre esta situación, y promover el cambio de conductas para su solución.

Además, refiere que en la construcción de los programas de trabajo que se decida realizar, se deberá promover la participación de la población a la que van dirigidos, del personal institucional, de los curanderos y de las parteras.

Para Almaguer González, el nuevo reto para la atención médica en México es lograr que los sistemas de salud que tienen influencia en comunidades indígenas y campesinas, operen de acuerdo con valores interculturales para lograr una relación respetuosa entre la medicina tradicional y los servicios de atención médica del sector salud.

MÁS RECLAMOS

Reunida en Huautla, comunidad de la sierra mazateca del estado de Oaxaca, donde hace 107 años nació María Sabina, la Organizaciones de Médicos Indígenas y Parteras Tradicionales acordó en julio pasado “cerrarnos a todos los intereses externos a los pueblos indígenas en tanto no exista reglamentación legal que proteja nuestro patrimonio cultural y natural”.

En voz de Hermila Diego González, presidenta de esa organización, exigieron que el Estado mexicano apoye irrestrictamente a las organizaciones indígenas para la difusión amplia del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y demás acuerdos, leyes, convenios y tratados nacionales e internacionales que protegen el patrimonio cultural y natural de los pueblos indígenas.

En ese tenor, demandó que todos los proyectos que involucran el acceso a los recursos naturales y el conocimiento de los pueblos indígenas sean consultados y discutidos previa y ampliamente en el seno de las asambleas de los pueblos indígenas y con las bases de las organizaciones indígenas.

Antes, durante el Segundo Encuentro en Defensa de la Medicina Tradicional en la comunidad purhépecha de Caltzontzin, Uruapan, Michoacán, realizado en junio del 2002, mujeres y hombres pertenecientes a pueblos, comunidades indígenas y organizaciones de médicos tradicionales, así como de la sociedad civil, se pronunciaron a favor de frenar las acciones de bioprospección y biopiratería en tierras y territorios indígenas.

Denunciaron que el gobierno federal aplica políticas tendientes a debilitar el ejercicio de la medicina tradicional, tales como el acuerdo del 7 de diciembre de 1999 que prohíbe el uso de 85 plantas medicinales, con el fin de favorecer a un reducido número de empresas farmacéuticas que se han enriquecido al cobijo del Estado mexicano.

“Hoy como ayer, seguiremos ejerciendo nuestra autonomía y libertad fundamental como comunidades indígenas, organizaciones e individuos para practicar la medicina tradicional y cualquier otra práctica médica y curativa, con independencia del mercado e intereses de las grandes empresas farmacéuticas”, concluyeron.

POBLACIÓN

La población indígena en México se estima en nueve millones 167 mil 488 de personas, según el censo del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática realizado en 2000. La medicina tradicional es todavía en la gran mayoría de los casos el único recurso de salud con el que cuenta esta población.

En el ámbito internacional, con la intención abierta de aprovechar las experiencias de la medicina tradicional en los sistemas de salud en el mundo, oficialmente con la declaración de Alma Atta en 1979, la Organización Mundial de la Salud (OMS) invitó a los países miembros para buscar y lograr la participación activa de la población, aprovechando sus conocimientos en esta medicina, considerando sus necesidades, recursos locales y características sociales y culturales.

Desde entonces se han emitido diversos acuerdos y propuestas internacionales para valorar el sistema tradicional indígena, como el artículo 25 del convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), de 1989, y más recientemente la propuesta de la Organización Panamericana de la Salud sobre Medicina Tradicional y Terapias Alternativas, de 2002.

La medicina tradicional mexicana, en la práctica, ha ayudando a resolver las necesidades de salud que han aquejado a nuestro pueblo, con el uso sistemático de una amplia gama de recursos terapéuticos, entre los que destacan los medicamentos de origen vegetal, animal y mineral.

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: